Archivos para la categoría Texto

Las iglesias de Apocalipsis: Laodicea y el peligro de la falsa riqueza

Seguir leyendo

Dices que eres rico, que te ha ido muy bien y que nada te hace falta; y no te das cuenta de que eres un desdichado, miserable, pobre, ciego y desnudo. Apocalipsis 3:17 DHH

La ciudad de Laodicea era un centro financiero, era por lejos la más opulenta del imperio. En el año 61 AD un terremoto la devastó y los pobladores rehusaron recibir ayuda del imperio, volviendo a levantarla con sus propios recursos. También era un centro muy importante de confección de ropa y sus túnicas de finas lanas era reconocidas en todo el imperio. Así mismo se la conocía como un centro de salud, porque allí se elaboraban colirios muy preciados como remedio para la vista.

La iglesia de Laodicea se veía externamente viviendo en abundancia, pero todo lo que para los laodicenses era motivo natural de orgullo eran graves falencias espirituales: eran pobres llenos de dinero, ciegos aunque tenían a mano los mejores remedios para la vista y estaban desnudos viviendo en el centro de la industria textil. Es que una cosa es la apariencia externa y otra muy distinta la realidad espiritual, la condición que Dios ve.

Jesús dijo:

Afortunados los que reconocen su necesidad espiritual, porque el reino de Dios les pertenece. Mateo 5:3 PDT

La abundancia en que vivían los había hecho olvidar su dependencia. No reconocían su necesidad espiritual. Uno de los mayores peligros de la prosperidad y seguridad naturales, es que dejemos de ir a Dios, que nos sintamos satisfechos.

Lo maravilloso del carácter de nuestro Padre es que, aun dejándole de lado, Él sigue tocando a nuestra puerta y esperando que le demos su lugar. Y no solo eso, sino que a personas sin valor alguno en lo espiritual, si nos volvemos a Él, nos dará un lugar de autoridad, en su mismo trono.

He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo. Al que venciere, le daré que se siente conmigo en mi trono, así como yo he vencido, y me he sentado con mi Padre en su trono. Apocalipsis 3:20-21

Es un buen momento para replantearnos si no nos hemos sentido demasiado cómodos hasta el punto de dejar de depender de Él y su infinita gracia.

Y les daré un corazón para que me conozcan, porque yo soy el SEÑOR; y ellos serán mi pueblo y yo seré su Dios, pues volverán a mí de todo corazón. Jeremías 24:7

Las iglesias de Apocalipsis: Filadelfia y la fuerza escasa

Seguir leyendo

Yo conozco tus obras; he aquí, he puesto delante de ti una puerta abierta, la cual nadie puede cerrar; porque aunque tienes poca fuerza, has guardado mi palabra, y no has negado mi nombre. Apocalipsis 3:8

La ciudad de Filadelfia estaba situada en una zona de gran actividad sísmica, no eran sismos fuertes sino muy repetidos, lo que perjudicaba las viviendas y tenía a los habitantes en constante alerta. Era tal la situación que muchos se habían ido a vivir a las afueras, ya que existía el peligro, en la ciudad, de que una pared cayera de pronto. Los que se animaban a vivir dentro sabían del valor de tener una puerta abierta de escape, en estos casos.

En esta carta una de las cosas que Cristo dice de sí mismo es que es el que es verdadero, esta palabra, en el original representa la idea de lo que es real. Él es la realidad. Estando en Cristo, vivimos en Su realidad, que es opuesta a la que perciben nuestros sentidos físicos.

A esta iglesia se le ofrece una puerta abierta, lo cual es una invitación a cruzarla. Los de Filadelfia conocían el valor de una puerta abierta que les permitiera salvar la vida. Cristo les ofrecía la puerta para pasar a Su realidad, del lado natural de esa puerta, ellos tenían pocas fuerzas, del otro lado tenían fuerzas de búfalo; del lado natural los judíos los amedrentaban y hostigaban, del otro lado esa gente estaba de rodillas, sin poder ni autoridad sobre los cristianos fieles; del lado natural hay prueba y tribulación, pasando la puerta está la protección del Padre.

La puerta está abierta para los siervos fieles, para los hijos. Para que no tengan que vivir en la irrealidad de este mundo sino en lo verdadero, en la realidad del reino de Dios, donde toda necesidad está cubierta en Él: allí somos sabios, fuertes, enriquecidos…

Parte de la promesa que se hace a esta iglesia es:

Al que venciere, yo lo haré columna en el templo de mi Dios, y nunca más saldrá de allí… Apocalipsis 3:12a

La persona que ha logrado, con las escasas fuerzas que tenía, trasponer esa puerta y comenzar a vivir en la realidad celestial, es inamovible y puede sostener el peso de la edificación del Reino en el lugar que Cristo le asigne.

Para los postreros tiempos se necesitan cristianos que vivan la REALIDAD de Cristo, que venzan el sistema de esa manera.

¿Serás uno de ellos?

Las iglesias de Apocalipsis: Tiatira y el pecado de la tolerancia

Seguir leyendo

Pero tengo unas pocas cosas contra ti: que toleras que esa mujer Jezabel, que se dice profetisa, enseñe y seduzca a mis siervos a fornicar y a comer cosas sacrificadas a los ídolos. Apocalipsis 2:20

La carta a la iglesia a Tiatira es la más larga de las siete y la más enigmática, por causa del poco conocimiento que tenemos, en la actualidad, acerca de la ciudad, la iglesia y de la identidad de la persona nombrada como Jezabel.

Como vimos en las entradas anteriores de este blog, nos estamos centrando en las correcciones que se les hace a las iglesias, ya que entrar en un estudio profundo de todos los componentes de cada carta sería muy extenso. En el caso particular de Tiatira, son muchos los puntos a favor de esta congregación:

Yo conozco tus obras, y amor, y fe, y servicio, y tu paciencia, y que tus obras postreras son más que las primeras. Apocalipsis 2:19

Al leer este versículo vemos una iglesia vibrante, llena de servicio, de obras buenas, pero…

Pero tengo unas pocas cosas contra ti: que toleras que esa mujer Jezabel, que se dice profetisa, enseñe y seduzca a mis siervos a fornicar y a comer cosas sacrificadas a los ídolos. Apocalipsis 2:20

El cuadro rebosante de salud se empaña. Hagamos una analogía con la salud física, si vamos al chequeo médico y nos dicen: «sus pulmones, su hígado, riñones, corazón, sistema vascular y digestivo están muy sanos, solo tenemos un problema, Ud. tiene un tumor maligno en el cerebro, que pone en riesgo su vida».

Hasta que leemos el versículo veinte, todo parece perfecto en la iglesia. Lo que Dios tenía contra Tiatira era poco, pero era grave. Vemos en iglesias anteriores como Éfeso y Pérgamo que el tema de las doctrinas corruptas era común; hubo, hay y habrá un intento del enemigo de infiltrarse y debilitar la iglesia desde adentro.

¿Por qué es particularmente peligroso aquí, el tema de las falsas doctrinas? En Éfeso la iglesia las odia y combate, en Pérgamo tiene infiltrados a los que retienen estas doctrinas, pero en Tiatira se le ha dado lugar a Jezabel para que las enseñe, usurpando un puesto de autoridad como profetiza. En esta iglesia está institucionalizado el error y el resto de la iglesia lo tolera.

William Barckay traduce el versículo veinte de la siguiente manera: «Pero tengo contra ti que no haces ningún esfuerzo para poner en su debido lugar a esa mujer Jezabel, que se considera profetisa…»

¿Quién es Jezabel y qué enseñaba? Antes que nada consideramos que ese nombre es simbólico, no es probable que ningún judío llamara así a una hija suya, debido al bagaje de perversidad que conllevaba, recordando a la perversa e idólatra esposa del rey Acab. Entonces podemos especular que Jezabel era una persona con la influencia que tuvo la esposa de Acab sobre él y, por consiguiente, sobre el reino. La mencionada en esta carta tiene un rol protagónico en la congregación, se atribuye a ella misma uno de los cinco oficios ministeriales, pretendía hablar de parte de Dios, dando suprema importancia a sus enseñanzas.

No podemos extendernos mucho hablando acerca de Jezabel, porque lo que nos interesa en este caso es la reprensión que se hace a la iglesia: «Tengo contra ti…que toleras..» El pecado que se corrige es el de la tolerancia. En la actualidad se habla mucho de tolerancia, se exige mucho ser tolerante con todos y la intolerancia se mira con muy malos ojos. Cuando alguien opina de manera que otro pueda sentirse ofendido, hasta puede ser castigado por la autoridad civil por intolerante. Lo que Dios está corrigiendo en esta congregación es la permisividad, la pasividad que no le permite esforzarse por poner las cosas en su lugar.

En Tiatira había gremios que regulaban la vida comercial de la ciudad, gremios de trabajadores de la lana, la piel, el lino y el bronce, fabricantes de ropa exterior, tintoreros, alfareros, panaderos y hasta de traficantes de esclavos. Formar parte de esos organismos significaba asistir a comidas rituales en los templos paganos, ya que allí se hacían las reuniones, pero no integrar uno de ellos era un suicidio comercial. Aparentemente, Jezabel proponía llegar a un acuerdo con los principios del mundo en interés del comercio y el negocio, manteniendo, sin duda, que el Espíritu Santo podía guardarlos de todo mal. Muchos habrían sido contaminados con la enseñanza pervertida ya que se menciona a los amantes y los hijos de Jezabel.

No pareciera tan grave lo que proponía esta mujer, no sería tan malo comer lo sacrificado a los ídolos si era con el fin de que no hubiera necesidades económicas en la iglesia. Tal vez por eso mismo ellos podían hacer tantas obras de caridad. Pero el que tiene los ojos como llamas de fuego ve lo más profundo, las intenciones del corazón. No hay amistad entre Dios y los demonios, no hay comunión entre los hijos del Padre y las tinieblas. Todo lo que es a medias bueno, es definitivamente malo, esa es la tolerancia que tenía la iglesia y por la que fue exhortada.

El «nos es tan malo», no debería existir en nuestro lenguaje. Para mantenernos en pie en una sociedad con tanta mezcla es necesario ajustarnos a la santidad.

…y el que es santo, santifíquese todavía. Apocalipsis 22:11

No estamos hablando del hermano que practica algunas cosas porque todavía no tuvo convicción de pecado o no ha alcanzado madurez. Aquí hablamos de la enseñanza dentro de la misma congregación. Tal vez para no parecer tan religiosos, o tan estrictos, o para que la gente no se vaya de la iglesia, se permiten enseñanzas que apoyan que se puede practicar lo no tan bueno.

Es tiempo de esforzarnos en la santidad, de ajustarnos más que nunca a la voluntad de Padre, más allá de los «beneficios» que nos pueda dar el mundo.

La iglesias de Apocalipsis: Pérgamo, viviendo donde Satanás tiene su trono

Seguir leyendo

Yo conozco tus obras, y dónde moras, donde está el trono de Satanás; pero retienes mi nombre, y no has negado mi fe, ni aun en los días en que Antipas mi testigo fiel fue muerto entre vosotros, donde mora Satanás. Apocalipsis 2:13

Pérgamo era otra ciudad ubicada en Asia Menor, o lo que hoy se conoce como península de Anatolia. El nombre ya es sugerente, porque el significado probable es «matrimonio mixto» (gamos en griego significa matrimonio). Esta ciudad fue conocida en la antigüedad por su gran biblioteca, de cerca de dos cientos mil pergaminos (incluso allí se comenzó a manufacturar el pergamino, que terminó desterrando el uso del papiro)

Por otro lado, fue la primera ciudad del imperio que erigió un templo para adoración del emperador, se cuenta que los cristianos eran obligados a ofrecer incienso en el altar del césar a cambio de permanecer con vida. Pérgamo era la sede del culto al emperador en toda la provincia. El procónsul que tenía su cuartel en esta ciudad era ius gladii, o sea que tenía derecho a espada, podía condenar a muerte y era lo que hacía con los que no quisieran decir que césar era kiryos, o sea señor.

También era el centro de adoración del dios Esculapio, el templo de este ídolo era el hospital de la antigüedad. Allí los sacerdotes cuidaban a los enfermos y los trataban con toda clase de supercherías mezcladas con algo de ciencia.

Pérgamo poseía un antiguo templo a Zeus, emplazado en la saliente de una roca y que tenía forma de un inmenso trono.

Por todo lo anterior podemos decir que no era nada fácil ser cristiano en Pérgamo. Los cristianos eran perseguidos, a pesar de la aparente erudición que la biblioteca aportaba. Es que conocimiento intelectual no necesariamente va divorciado de intolerancia y discriminación. Que una persona tenga su intelecto lleno de información no la hace misericordiosa, necesariamente. El orgullo intelectual suele ser uno de los mayores enemigos de la fe, porque no la puede comprender, nótese que decimos el orgullo y no el conocimiento en sí.

En medio de un lugar tan peligroso, tan hostil. Sufriendo las peores circunstancias, ellos se mantuvieron fieles y fueron valientes. O sea que el hecho de que vivieran en un lugar donde Satanás mismo tenía su trono no era el verdadero inconveniente.

Hoy vivimos en una sociedad que no difiere en mucho de la de aquella época, solamente que todavía no peligra nuestra vida. Pero el intectualismo soberbio, la adoración al sistema, la idolatría mezclada con superstición de la llamada Nueva era y la intolerancia de los grupos «progresistas» hacen el caldo de cultivo perfecto para la resistencia a la iglesia.

¿Cuál es el llamado de atención?

A pesar de todo lo mencionado, no se da ninguna advertencia relacionada al gobierno del enemigo en esa región. La alerta es interna:

Pero tengo unas pocas cosas contra ti: que tienes ahí a los que retienen la doctrina de Balaam, que enseñaba a Balac a poner tropiezo ante los hijos de Israel, a comer de cosas sacrificadas a los ídolos, y a cometer fornicación. Y también tienes a los que retienen la doctrina de los nicolaítas, la que yo aborrezco. Apocalipsis 2:14-15

Es que NADA puede afectar externamente a una iglesia que interiormente está fuerte, aun vivir donde Satanás tenga su trono.

Notemos que se le dice: «tengo unas pocas cosas contra ti». No dice que esas pocas cosas sean pequeñas, no significa eso. Son pocas pero importantes: «tienes a los que retienen la doctrina…», de la misma manera que se tiene un tumor y no se lo erradica. Había una inacción de parte de la iglesia, no tomaban una determinación con respecto a las doctrinas que se habían infiltrado. Que se mencione la palabra doctrina quiere decir que no solo practicaban sino que enseñaban sus prácticas perversas. Una de las estrategias más empleadas por las tinieblas es mezclarse desde adentro con la iglesia, como lobos en medio de ovejas, como cizaña entre el trigo. Esa es la manera más efectiva de debilitar el cuerpo de Cristo. El peligro no era externo, los fieles de Pérgamo podrían haber vivido en el infierno mismo, mientras estuvieran firmes por dentro.

Nicolás significa lo mismo que Balaam en su origen etimológico, es probable que se esté refiriendo a lo mismo. Los que seguían esta doctrina, básicamente, trataban de persuadir a los cristianos de que no había nada malo en adaptarse «prudentemente» al mundo. Confundían la libertad cristiana con la promiscuidad pagana. Eran la clase de personas a las que Pablo advertía que no usaran la libertad como una oportunidad para vivir conforme a la carne (Gal_5:13 ). Probablemente argumentaban que el cristiano estaba tan defendido por la gracia que podía hacer todo lo que fuera sin sufrir ningún daño (semejante a lo que es hoy el mensaje de la hipergracia).

A veces estamos tan enfocados en protegernos de los embates externos que bajamos la guardia con respecto a las doctrinas que abrazamos. El Cristo victorioso va a pelear contra las falsas doctrinas con la espada de su boca. con su misma palabra, que es más cortante que acero de dos filos. Lo importante es que nos encuentre alertas a esto, siendo como los de Éfeso, que odiaban las falsas doctrinas, que Cristo mismo odia, no permitiendo que el cáncer de las doctrinas herejes nos debilite.

¿Hay alguna doctrina que abraces, que sea una adaptación al mundo y sus deseos? Es tiempo de revisar en qué creemos y por qué creemos eso. Los postreros tiempo serán como se describe a la iglesia de Pérgamo, como viviendo donde reina Satanás, pero el mantener doctrinas y prácticas puras serán un preventivo para poder mantenernos en pie. No comulgamos con el mundo, sino con la VERDAD misma y vivimos según ella.

Las iglesias de Apocalipsis: Introducción

Seguir leyendo

¿Alguna vez, al leer el libro de Apocalipsis tuviste la idea como si los capítulos dos y tres no tuvieran nada que ver con el resto del libro? Y, en realidad, no has estado muy errado, la clave la tenemos en :

Después de esto miré, y he aquí una puerta abierta en el cielo; y la primera voz que oí, como de trompeta, hablando conmigo, dijo: Sube acá, y yo te mostraré las cosas que sucederán después de estas. Apocalipsis 4:1

Lo que sucede en los tres primeros capítulos, acontece en la tierra, mientras que todo lo demás Juan lo ve «desde arriba», ya que «subió», y lo pongo entre comillas porque no es un plano natural sino espiritual, superior.

En el primer capítulo tenemos la preparación de Juan para recibir la revelación, el encuentro con el Cristo glorioso, esa visión que lo cambiaría para siempre.

En los capítulos dos y tres tenemos a la iglesia. Siete, simbólicamente significa totalidad; es la totalidad de la iglesia recibiendo la observación correctiva de Cristo, el cual se muestra multifacético, de acuerdo a lo que a esa iglesia, en particular, le hace falta. Había muchas más congregaciones, aun en la misma península de Anatolia, donde están las siete que se registran en el texto, no es que estas fueran más importantes sino que veremos que cada una de ellas tenía un aspecto que será necesario revisar hoy para estar aprobados en Su venida.

Podemos decir que en esos dos capítulos tenemos a la iglesia preparándose, purificándose para lo que vendrá. Recibiendo la dirección necesaria para salir triunfante. En esta serie veremos:

  • Éfeso: volver al primer amor
  • Esmirna: el temor a sufrir
  • Pérgamo: viviendo donde Satanás tiene su trono
  • Tiatira: el pecado de la tolerancia
  • Sardis: la necesidad de vigilar
  • Filadelfia: la fuerza escasa
  • Laodicea: el peligro de la falsa riqueza

Vamos a meditar, a través del estudio de estas iglesias en las cosas que debemos corregir, afianzar, conseguir mientras Cristo prepara Su regreso.

Apologética siglo XXI: La creación, ¿mito o verdad?

Seguir leyendo

Uno de los temas más controvertidos y polémicos es el de creación. Usualmente se desacredita, en ámbitos científicos, la idea de un Dios creador. Hay algunos puntos interesantes para desarrollar con respecto a esto:

La Biblia no es un libro de ciencias

El texto bíblico no tiene como objetivo ser una exposición científica. Su contenido fue escrito para dar fundamentos de fe a lectores de milenios antes de este tiempo, desde el punto de vista de lo que ellos podían comprender.

En publicaciones anteriores hemos dejado en evidencia que TODO lo que Dios dijo se ha cumplido fielmente, por lo que podemos inferir que, si todo lo demás fue verdadero, el relato del génesis también lo es. Lo que tendríamos que evaluar aquí es qué tipo de interpretación damos, el ser demasiado literales nos pone en una posición peligrosa, afirmando algo que Dios no afirmó. Por ejemplo, los siete días de la creación, hay quienes insisten en un día de veinticuatro horas, pero la palabra en hebreo, yom, tiene varias acepciones, entre ellas: período indefinido de tiempo.

Los judíos del tiempo de Jesús esperaban un Mesías libertador, pero le dieron forma de rey guerrero y no pudieron reconocer a Cristo cuando lo tuvieron delante. Nuestros prejuicios de cómo tendrían que ser las cosas nos pueden hacer obtusos, impidiendo que ampliemos nuestra visión.

Lo que sabemos a ciencia cierta es que el Padre creó todas las cosas por su divino poder y que fue un proceso, el tiempo cronológico de esto no nos fue revelado y es en vano que especulemos respuestas a ello, porque quedarán en ese plano: pura especulación.

Nos piden tener fe, pero no en Dios

Lo curioso de los postulados científicos es que, en algún punto, demandan fe en que eso es así, sin presentar evidencias concretas. Vamos a dar algunos ejemplos:

  1. La primera molécula de materia orgánica: hay mucho debate en cómo se formó la primera cadena carbonada y se unió a otras cadenas para formar compuestos más complejos. Ha habido pruebas de laboratorio que, replicando las condiciones que creen que hubo en ese tiempo, lograron formar algunos compuestos orgánicos, pero esas pruebas no han logrado aún formar un organismo similar a una célula. Cuando partimos desde algo tan básico nos es muy difícil creer en lo que sigue. Con respecto a cómo fue la transición de simples compuestos carbonados a estructuras complejas autoreplicantes tenemos múltiples teorías: hipótesis de Eigen, teoría del mundo de hierro-sulfuro, teoría de la playa radiactiva y muchas más. Pero recalquemos esto: son teorías, no demostraciones. Al no tener algo contundente, indirectamente, se nos está pidiendo que aceptemos por fe esas ideas, sin decir la palabra fe.
  2. “Es contradictorio preguntarse dónde estaba antes la materia, porque por definición el big bang es el comienzo del espacio y del tiempo. Aunque sea difícil de imaginar, de momento es el modelo teórico que mejor se ajusta a muchas evidencias observacionales, como la expansión del Universo o la radiación de fondo cósmico.” * Es algo difícil de imaginar, pero nos piden que creamos que, desde un punto, ubicado no se sabe bien dónde, salió toda la materia existente. Para ellos es el modelo que mejor se ajusta, simplemente porque borraron a Dios de la ecuación. Les es más fácil creer que de algo tan pequeño como la cabeza de un alfiler surgieron todos los planetas, estrellas, asteroides, astros y la infinidad del universo. Dicen que creemos en un “mito” y nos preguntan: “Si antes de Dios no había nada, ¿dónde estaba Dios?”, pero creen que antes del universo hubo un punto del que salió todo lo que conocemos. Nos demandan fe, pero no en Dios.

Cuando conviene, las leyes no aplican

  1. Para Hawking, en el momento del Big Bang, el universo era una singularidad, un momento en el que todas las leyes de la física dejarían de aplicar. Así que el universo evolucionó independientemente de lo que había antes. Hasta la cantidad de materia en el Universo puede ser diferente a lo que hubo antes porque la Ley de la Conservación de la Materia no aplicaría al momento del Big Bang. Como las leyes de la física contradicen muchos de los postulados, entonces, en vez de replantearlos, es preferible decir que no aplican, ya que, si las hacemos valer, invalidan el modelo propuesto.
  2. Lo mismo sucede con el momento que átomos sueltos se “organizan” en estructuras complejas. Esa idea contradice la segunda ley de la termodinámica, la naturaleza tiende a aumentar la entropía, no a disminuirla. En otras palabras: las leyes físicas muestran que todo tiende al desorden, no al orden. Pero esto no es tenido en cuenta al momento de elaborar modelos teóricos.

Y entramos en el plano de lo mítico

El cosmólogo Alan Guth de MIT ha sugerido que el universo puede ser una especie de experimento de laboratorio, concebido por cuenta de un Big Bang artificial por alguna inteligencia superior. Para salvar todos los baches que encuentran los que estudian con un grado de sinceridad estos temas, han optado por el “diseño inteligente”, entre estos, una ínfima parte son los que vislumbran a Dios en la ecuación, unos cuantos abogan por la intervención deliberada de extraterrestres, otros por materia orgánica llegada desde el espacio y los que, como Guth y otros, creen que lo que vivimos es una gran simulación al estilo Matrix, donde seríamos personajes de un “video juego” gigantesco.

Concluyendo

Hay tantas voces divergentes en cuanto al inicio del universo y de la vida en la tierra, que se hace casi imposible tomarlas con seriedad. Y nos resuenan las palabras de Pablo:

Profesando ser sabios, se hicieron necios. Romanos 1:22 

Estela Ortiz

* https://www.google.com.ar/amp/s/www.lavanguardia.com/ciencia/20170702/423751356969/origen-materia-big-bang.html%3Ffacet%3Damp

Apologética siglo XXI ¿Qué dice la Biblia con respecto a la sexualidad y el género? ¿Discrimina Dios a los homosexuales?

Seguir leyendo

No decimos nada nuevo al citar que en los postreros tiempos a lo malo se llamaría bueno y a lo bueno, malo. Sin dudas estamos ante una gran presión para normalizar aquello que Dios no ve como normal. Hace algún tiempo un sacerdote católico fue denunciado, en España, por predicar, durante la misa que el matrimonio es entre un hombre y una mujer, la acusación fue “delito de odio”, alegando discriminación contra los homosexuales.

Hoy estamos ante un nuevo paradigma, donde se tiene que aceptar cualquier tipo de conducta, caso contrario se considera que esa persona es intolerante y discriminativa. Las leyes, en general, tienden a avanzar hacia ese lado.

Por eso hoy vamos a resaltar principios bíblicos que nos ayudarán en este tema.

El tema de la sexualidad

Volvamos al principio para encontrar el diseño original, todo lo que tenía vida, tenía la capacidad y la obligación de reproducirse, no era opcional, todo tenía semilla, todo tenía capacidad reproductiva. El hombre no escapaba de este mandato, al contrario.

 Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgadla, y señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos, y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra. Génesis 1:28

Vemos que, de los cinco verbos en imperativo en este pasaje, tres están relacionados directamente a la reproducción y, por ende, a la sexualidad. Den fruto, o sea que no queden sin descendencia, que ese fruto sea abundante (multiplíquense) y que esa multiplicación sea tan abundante que se llene la tierra. No habla de un fruto escaso, habla de un fruto tan abundante que le de capacidad de dominio. En la sexualidad humana, lo importante es la preservación de la especie, no el disfrute, lo cual constituye un bonus.

Vamos explicarlo de esta manera, comer es imprescindible para el sustento del cuerpo, el ser humano necesita si o si comer, el sentido del gusto hace que la experiencia alimenticia sea disfrutable. En su sabiduría Dios nos dio el sentido del gusto para poder gozar del comer, de los sabores. El ser humano puede utilizar sabiamente esa experiencia o puede desvirtuarla cayendo en la gula, o sea distorsionando el objetivo principal y volviendo a la alimentación en un problema más que en una solución, obesidad, colesterol elevado, diabetes, etc son ejemplos claros de esta alteración.

Con la sexualidad sucede algo similar, el objetivo es la reproducción y, como un regalo, Dios proveyó de terminaciones nerviosas en áreas específicas que aportan la experiencia placentera, sumado a toda una complicada gama de emociones que se generan por el contacto físico, por sentirse amado, por poder expresar amor. Pero cuando el hombre se enfoca solo en el gozo que recibe y se olvida del mandato que subyace, suceden toda clase de perversiones: infidelidades, fornicación, violaciones, homosexualidad, etc

EL FIN DE LA SEXUALIDAD NO ES EL GOCE EN SÍ, SINO LA REPRODUCCIÓN. EL DISFRUTAR EN UN PLUS REGALADO POR DIOS.

Hijos para Dios

Cuando Dios crea a la pareja humana, busca, a través de ella formar una familia, de la cual Él sería parte.

¿No hizo él uno, habiendo en él abundancia de espíritu? ¿Y por qué uno? Porque buscaba una descendencia para Dios. Guardaos, pues, en vuestro espíritu, y no seáis desleales para con la mujer de vuestra juventud. Malaquías 2:15 RVR60

¿No te hizo uno el SEÑOR con tu esposa? En cuerpo y espíritu ustedes son de él. ¿Y qué es lo que él quiere? De esa unión quiere hijos que vivan para Dios. Por eso, guarda tu corazón y permanece fiel a la esposa de tu juventud. NTV

TODO tiene como fin último a Dios mismo, aun la familia que formamos, si bien la disfrutamos, la Biblia es bien clara con respecto a que el propósito de formar una familia es darle descendencia a Él.

El humanismo ha puesto los apetitos del hombre en un lugar de predominio, los ha exacerbado. Esta era es la de la sensualidad en todas sus manifestaciones. Esas ideas fueron permeando todos los ámbitos de la vida e instaurando como verdades, falacias lejanas a la voluntad de Padre. Por ejemplo, que el hombre tiene derecho a manifestar su sexualidad de la manera que te apetezca y que es “dueño de su cuerpo”. El ser humano tiene la responsabilidad de vivir cada aspecto de su vida en función a la voluntad del Padre, no de sus apetitos.

Formar una pareja, una familia, elegir un compañero, vivir la sexualidad, cada una de estas cosas tendrían que tener como fin último, formar una familia para Dios, no para nosotros mismos. No quiere decir que hay que ir a los extremos de que toda manifestación sexual en el matrimonio para engendrar hijos, porque también está escrito:

Sea bendito tu manantial,

Y alégrate con la mujer de tu juventud,

Como cierva amada y graciosa gacela.

Sus caricias te satisfagan en todo tiempo,

Y en su amor recréate siempre. Pro 5:18-19 

La relación física de la pareja, basada en el amor, ayuda a la misma a recrearse, a fortalecerse. Es la expresión máxima de la comunicación de los cónyuges, una unión que involucra todo el ser: alma, cuerpo y espíritu. Tan fuerte es la unión que Pablo la usa para ejemplificar a Cristo y su iglesia en Efesios 5.

Volviendo a las deformaciones del original, todo lo que atente contra el fin de Dios de formar descendencia para Él, no es parte del diseño original, o sea es una perversión del mismo en el estricto sentido de la palabra, o sea dado vuelta del diseño primero.

¿Dios discrimina a los homosexuales?

El amor de Dios no discrimina absolutamente a nadie

el cual quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad. 1Timoteo 2:4 

El anhelo del Padre es que todos volvamos a la correcta relación, quiere restaurar la versión original en nosotros. Para eso tenemos la conversión, que en un proceso por el cual nos vamos volviendo de la perversión, hasta alcanzar la medida de la estatura de la plenitud de Cristo.

No hay reproducción en la homosexualidad, aunque haya métodos artificiales para ello. Es por eso que Dios rechaza esta manifestación de perversión, ya que este ejercicio sexual no cumple con el propósito original, sino que se enfoca en el “placer” del ser humano que tiene esta práctica. Dios sigue amando al hombre o mujer, pero no avala su accionar. Y ese amor debe ser manifestado por los hijos de Dios, de la misma manera que podemos amar a personas con otros pecados, procurando que conozcan a Cristo, ya que el conocimiento de Él es la puerta de entrada a la conversión que les permitirá volver.

En ocasiones, nuestro fariseísmo ha hecho más mal que bien, porque pretendemos imponer manifestaciones externas sin un soporte interno que sea el fundamento para el cambio genuino.

En lo personal creo que no es con argumentos que se lleva a una persona homosexual al conocimiento de Dios, sino a través de la manifestación de Cristo en nuestras vidas. Jesús no echó de su lado a Magdalena, mientras le lavaba los pies con sus lágrimas; tampoco se alejó de la samaritana de mala reputación, sino que buscó establecer un diálogo con ella. Si realmente anhelamos que esa persona conozca a Cristo, seremos el vehículo, sin culpar, sin acusar, confiando que será el espíritu el que, en Su tiempo perfecto, convencerá de pecado y gestará los cambios.

Quiero recordarte lo que dijimos en el primer artículo de esta serie, nuestro objetivo no es tener argumentos para discutir, sino conocer lo que Dios dice sobre estos temas para fortalecer nuestra fe. No queremos “ganar” discusiones, queremos aprender a amar lo que Él ama y esforzarnos en llevarle frutos agradables.

Estela Ortiz

Apologética siglo XXI ¿Es la Biblia un libro confiable? III

Seguir leyendo

En las entradas anteriores hemos tratado de demostrar la confiabilidad de los escritos bíblicos, pero nos hemos centrado, más que nada en el Nuevo Testamento, ya que la veracidad de la existencia de Jesús y sus actos son más que fundamentales para nuestra fe.

En este post vamos a enfocarnos brevemente en el Antiguo Testamento. Del cual hay mucho para decir.

La importancia de los escribas

Así como vimos la conservación del texto del Nuevo Testamento, podemos decir que el proceso de copiado del Antiguo fue aun más riguroso. Los judíos contaban con el oficio del escriba, quien se encargaba de realizar la escritura y copia de los documentos. Ya mencionamos que la copia de los textos se hacía necesaria ante el desgaste propio de los materiales usados en la escritura, tanto los papiros como las tintas. Los escribas judíos tenían un intrincado ritual para realizar las copias, contaban letras, palabras y frases; si alguno de ellos no concordaba, el ejemplar se desechaba, tal era el celo que ponían al copiar.

 Antes del descubrimiento de los llamados rollos del Mar Muerto, los manuscritos más antiguos del texto hebreo datan del siglo IX de nuestra era, lo que significaba una gran distancia con los textos autógrafos y aumentaba la posibilidad de corrupción. Al encontrarse los rollos en Qunram, entre ellos había manuscritos datados en el siglo tercero antes de Cristo, al comparar esos textos tan antiguos con los manuscritos que se tenían fue asombroso ver que no habían sido alterados a pesar de los mil años de diferencia entre ellos. Esto nos da una pequeña idea de la tarea de conservación de la pureza del texto, realizada por los escribas

La cuestión histórica

Muchos escépticos argumentan en contra de la veracidad histórica del texto hebreo, insistiendo que no hay descubrimientos arqueológicos que prueben muchas de las aseveraciones bíblicas. Antes que nada, dejemos en claro que la Biblia no es y nunca pretendió ser un libro de historia, sino un texto que contiene historias, habiendo en algunos casos, baches de siglos sin registro histórico. No hay una sistematización histórica en el texto completo, aunque sí lo vemos en porciones tales como los libros históricos propiamente dichos.

Con respecto a las pruebas, nadie verá nada donde no quiere encontrar nada. Los prejuicios son de varias índoles, desde los que desacreditan la Biblia por cuestiones de incredulidad religiosa; los pro nazis (o proto nazis) de las escuelas alemanas que alegaban que eran textos míticos, justamente por tener procedencia judía, hasta los modernos musulmanes, que no quieren ver en los descubrimientos arqueológicos nada referido a los judíos porque eso le daría validez a su pretensión sobre la tierra.

Es verdad que no tenemos pruebas arqueológicas sobre muchas cosas, TODAVÍA, resalto esa palabra porque, si bien hay cosas no demostradas, tenemos muchas que se han ido descubriendo. Por ejemplo, durante mucho tiempo los escépticos decían que los hititas eran un invento judío, que nunca habían existido, hasta fines del siglo XIX cuando se descubre por primera vez que había habido un reino heteo. En la actualidad, tras más de un siglo, nadie duda de la existencia de los hititas y tenemos múltiples hallazgos que demuestran lo que en la Biblia estuvo escrito durante milenios.

Así como hay algunos hoy que niegan el holocausto judío en manos de los nazis, hay quienes alegan que no hubo cautiverio babilónico. Con respecto a esto tenemos las ostracas de Laquis, que son cartas escritas sobre barro cocido y que son anteriores a caer, la ciudad, en manos de los babilonios. Desde ese descubrimiento ha habido varios más que comprueban la veracidad del cautiverio babilónico.

El obelisco negro de Salmasar III relata que Jehú, rey de Israel le rindió tributo.

El cilindro de Nabónido menciona a su hijo Belsasar como corregente del imperio babilónico, este último es el que se menciona en el libro de Daniel como quien recibe la escritura en la pared, hasta ese momento los escépticos decían que Belsasar no había exitido.

Durante la última década del siglo XX se encontró la Estela de Dan, que data de finales del siglo IX antes de Cristo, donde se menciona al rey de Israel y a su aliado, un rey de la casa de David, es la primera inscripción, fuera de la Biblia, que menciona a David. Este hallazgo causó gran revuelo, idas y venidas por poder ser de respaldo a la pretensión judía.

La Estela de Merenptah contiene la más antigua referencia egipcia de los hebreos en tierra de Canaán.

Podemos mencionar muchos más, pero por cuestión de espacio no lo haremos. Si bien muchas de las historias, no tienen todavía respaldo arqueológico, no existe tampoco ningún descubrimiento que refute a la Biblia, lo único que se puede encontrar son discrepancias en términos de tiempo, pero tampoco tenemos las fechas exactas en la Biblia, por lo que estas discrepancias son irrelevantes.

El cumplimiento profético

Una de las cuestiones que más respaldan la veracidad del Antiguo Testamento es la enorme cantidad de profecías cumplidas literalmente. Cuando tenemos ante nosotros un texto que ha probado su exactitud profética no podemos dudar de su veracidad

Las profecías acerca de Jesús

Es tan impresionante la descripción que hace el Antiguo Testamento, que podemos reconstruir de la vida, obra, muerte y resurrección de Jesús con las profecías que contiene: sería descendiente de David, nacería de una virgen, en Belén; huiría a Egipto, habría duelo por la muerte de los niños en Belén, viviría en Galilea, enseñaría en parábolas, sería rechazado por su pueblo, sería traicionado por un amigo por treinta piezas de plata, sería martirizado, no abriría su boca, sus ropas serían repartidas, sería muerto junto a criminales pero sepultado en sepultura de ricos, sus manos y sus pies serían perforados pero ninguno de sus huesos quebrados, su costado sería traspasado, oraría por sus torturadores, resucitaría y se sentaría a la diestra de Dios.

¿Puede ser casualidad todo esto? ¿Qué probabilidades existen de que se dieran todas estas “casualidades”? Sin ahondar mucho, vemos que, solamente examinado esta evidencia, el Antiguo Testamento es verdadero.

El resto de la profecía

Como no podemos ahondar en este tema te recomendamos leer el capítulo once del libro “Evidencia que exige un veredicto” de Josh McDowell, el cual pueden encontrar como descarga gratuita en formato pdf. A través de la lectura te podrás maravillar de la exactitud de las profecías con respecto a reinos y naciones de la antigüedad.

¡Quedaría tanto por decir! Pero confío que estos temas hayan despertado en ti el deseo de profundizar y conocer más, de tener herramientas para defender lo que crees, sabiendo que es verdad.

 En los próximos post trataremos de dar respuesta a cuestiones sociales y preguntas que nos hace la gente que todavía no ha desarrollado fe, tales como machismo-feminismo, cuestiones de género, etc. Espero que nos acompañes.

Estela Ortiz

Apologética siglo XXI ¿Es la Biblia un libro confiable? II

Seguir leyendo

¿Lo que se lee es verdadero, verdaderamente sucedió o se dijo eso?

Ya determinamos en el post anterior que la transmisión correcta de los escritos originales del Nuevo Testamento está más que probada por las pruebas historiográficas. En este punto seguiremos avanzando en demostrar la fiabilidad de las Escrituras contestando la pregunta del título: ¿Lo que se lee es verdadero, verdaderamente sucedió o se dijo eso?, porque de nada nos serviría estar ante un texto que no varió pero que no es verdadero. Para eso vamos a poner la historia que figura en el Nuevo Testamento en el banquillo del acusado y a presentar defensa a su veracidad. Nuestros argumentos serán los siguientes:

Testigos oculares

Los escritores del NT escribieron siendo testigos oculares o tomaron nota de testigos oculares. Mateo y Juan fueron testigos presenciales de la vida y obra de Jesús, Marcos fue el escriba de los relatos de Pedro, por eso lo consideramos testigo ocular. En el caso de Lucas, él mismo no fue testigo directo, pero:

Muchos ya han intentado contar la historia de los eventos que se cumplieron entre nosotros. Escribieron lo que aprendimos de aquellos que desde el principio vieron lo que sucedió y servían a Dios anunciando a otros su mensaje.  Yo mismo, excelentísimo Teófilo, he investigado todo cuidadosamente de principio a fin, y decidí escribírtelo en orden para que tengas la certeza de que lo que te han enseñado es verdad. Lucas 1:1-4 PDT

Vemos que Lucas fue un cuidadoso investigador y recurrió a testigos oculares para escribir la historia.

Podemos coincidir que, a veces, los testigos pueden no ser cien por ciento confiables, pero tenemos el relato del Evangelio visto desde cuatro perspectivas diferentes y todas coinciden en los hechos.

Después de morir, Jesús se les apareció a los apóstoles y pasó cuarenta días con ellos, dándoles muchas pruebas de que estaba vivo y hablándoles del reino de Dios. Hechos 1:3

Les escribimos acerca de lo que siempre ha existido. Lo hemos oído, lo hemos visto con nuestros propios ojos, lo hemos observado y lo hemos tocado con nuestras propias manos. Hablamos de Aquel que es la Palabra que da vida. 1 Juan 1:1 PDT

No les estábamos contando ningún cuento cuando les dijimos que nuestro Señor Jesucristo vendrá y revelará su poder, porque nosotros ya vimos la grandeza de Jesús con nuestros propios ojos. 2Pedro 1:16 PDT

Lucas dice que son muchos los testigos de la resurrección, que pasaron con Él cuarenta días luego de la resurrección y Pablo lo refuerza diciendo que se apareció a quinientos y, en ese momento, algunos todavía vivían para confirmar sus palabras.

Porque primeramente os he enseñado lo que asimismo recibí: Que Cristo murió por nuestros pecados, conforme a las Escrituras; y que fue sepultado, y que resucitó al tercer día, conforme a las Escrituras; y que apareció a Cefas, y después a los doce. Después apareció a más de quinientos hermanos a la vez, de los cuales muchos viven aún, y otros ya duermen. Después apareció a Jacobo; después a todos los apóstoles; y al último de todos, como a un abortivo, me apareció a mí. 1Corintios 15:3-8

Si estuviéramos antes un jurado humano, en cualquier corte, por la cantidad de testigos afirmando lo mismo, tendríamos que dar como validada la veracidad de las Escrituras.

Testigos oculares hostiles

Otra de las cosas que podemos argumentar es que los cristianos defendían esas verdades ante un público hostil, que también había sido testigo, pero no había tomado parte por Cristo. Esos testigos antagonistas nunca contradijeron las palabras de los defensores de la fe, no es que no hubieran visto lo mismo, sino que no querían aceptar que Jesús era el Mesías.

Israelitas, escuchen estas palabras: Dios aprobó a Jesús de Nazaret y lo demostró ante ustedes con las obras poderosas, las maravillas y las señales milagrosas que hizo a través de él. Ustedes bien saben que es verdad porque lo vieron. Hechos 2:22 PDT

Los allí presentes no solo no argumentaron en contra, sino que muchos tuvieron su segunda oportunidad y se convirtieron. Y una imagen similar tenemos en el pórtico de Salomón, luego de sanar al paralítico, Pedro vuelve a hablar a una multitud que vio a Jesús e incluso consintió su muerte.

Mientras Pablo decía esto en su defensa, Festo dijo con voz fuerte: —¡Estás loco, Pablo! Te volviste loco de tanto estudiar. Pablo le respondió: —No estoy loco, excelentísimo Festo. Lo que estoy diciendo es verdad y es razonable. El rey sabe de esto y por eso me atrevo a hablar con toda libertad. Sé que nada de esto ha pasado desapercibido para él porque todo esto sucedió a la vista de todo el mundo. Hechos 26:24-26

Estando en la corte, Pablo le dice a Festo que él sabe que es verdad, los comentarios le llegaron, son demasiados los que lo han visto. Festo no alega no saber nada acerca del asunto.

Si los que ellos decían no fuera verdad sería fácilmente refutado. Incluso en la divulgación del Evangelio entre los judíos, no vemos que nadie argumentara en contra que Jesús no había existido, sino que no era el Mesías prometido, simplemente porque no entraba en el modelo de libertador nacional que ellos habían concebido.

Si tenemos testigos hostiles que no pueden negar la veracidad de los hechos, declaramos a las Escrituras fidedignas

Testigos que nunca se retractaron

Estos testigos estuvieron dispuestos a morir por defender lo que habían creído, de hecho, once de los doce apóstoles murieron martirizados y aun en los más profundos dolores no negaron la fe. Nos pueden argumentar que mucho mueren por mentiras creyendo que son verdad, como el caso de los fundamentalistas islámicos que se inmolan en nombre de Alá. Pero vemos en ellos una vida completa, no solo un acto de dar la vida, tomemos el ejemplo de Pablo:

¿Son ministros de Cristo? (Como si estuviera loco hablo.) Yo más; en trabajos más abundante; en azotes sin número; en cárceles más; en peligros de muerte muchas veces. De los judíos cinco veces he recibido cuarenta azotes menos uno. Tres veces he sido azotado con varas; una vez apedreado; tres veces he padecido naufragio; una noche y un día he estado como náufrago en alta mar; en caminos muchas veces; en peligros de ríos, peligros de ladrones, peligros de los de mi nación, peligros de los gentiles, peligros en la ciudad, peligros en el desierto, peligros en el mar, peligros entre falsos hermanos; en trabajo y fatiga, en muchos desvelos, en hambre y sed, en muchos ayunos, en frío y en desnudez 2 Corintios 11:23-27

Con el ejemplo de Pablo podemos ver que no era fácil ser cristiano en ese tiempo en particular. Todos los apóstoles pasaron por cosas similares y no volvieron atrás, ninguno negó la fe ¿Podría Jesús haber engañado a tanta gente? ¿Sería posible que les hubiera hecho creer con mentiras que era el Mesías? Siendo que vivieron con Él, es imposible que así fuera, un personaje ficticio no se puede sostener todo el tiempo, afloraría en algún momento el hombre y ellos hubieran, mínimamente sospechado que era mentira. Sin embargo, no lo hicieron, murieron convencidos de que la verdad que predicaban. Se puede engañan a personas ajenas, pero no a los que se conocen en la intimidad. Ellos fueron testigos de los milagros y sabían que no había trucos. Cualquier acto de ilusionismo hoy, requiere de una multitud de personas para ponerlo en escena, en un ambiente controlado, luz, sonido, etc, deben estar coordinados; en el caso de Jesús, la mayoría de sus milagros fueron al aire libre, con gente viendo desde todos los ángulos, sin posibilidad de trucos. Esto es lo que vieron los primeros cristianos y por lo que estuvieron dispuestos a dar su vida.

Si tenemos tantos testigos que rehúsan rectificar su testimonio aun bajo tortura, podemos decir que el testimonio de las Escrituras acerca de Cristo es verdadero

Testigos de la resurrección

Cuando Jesús fue apresado, sus discípulos se dispersaron, tuvieron miedo, se escondieron, Pedro llegó a negarle. Le conocían perfectamente, pero ante la muerte se amedrentaron. Cincuenta días después vemos a estos mismos hombres y mujeres predicando abiertamente en las calles de Jerusalén ¿Qué sucedió en el medio? LA RESURRECIÓN. Los discípulos sabían y confiaban en el amor del Maestro, en que Él proveía, sanaba, consolaba, guiaba, etc; pero en la resurrección tenemos lo último que quedaba por vender, la muerte, vencido el temor a la muerte, fueron invencibles, adquirieron una revelación que los fortaleció y desarraigó el último de los temores. Fueron testigos de los milagros, como vimos en el punto anterior y se fortalecieron ante la resurrección. Luego de eso, nada más importó.

Si Jesús hubiera sido un tremendo ilusionista, un gran engañador, aún hubiera sido muy difícil que pudiera engañar a quienes vivían con Él, para simular su muerte y resurrección hubiera necesitado aliados, puesta en escena, pero la tortura no fue una falsa, para eso se hubiera necesitado que los religiosos judíos y los soldados romanos estuvieran involucrados en el engaño, ellos lo bajaron de la cruz una vez muerto y dieron el cuerpo a su familia, a sus discípulos, los mismos que años después murieron por Él. Si hubiera sido mentira, ¿en qué los beneficiaba? No obtuvieron ganancias terrenales (al contrario, muchos fueron despojados de sus bienes), no ganaron reputación (fueron perseguidos), no ganaron privilegios (incluso muchos los perdieron). ¿Por qué habrían de sostener una mentira tantos años y sin que ninguno retrocediera aun ante las peores torturas? Esto nos da la pauta que ellos murieron por una causa que creyeron fehacientemente que era verdad, sin ninguna duda.

Si tantos testigos que salen “perjudicados” con su testimonio, no pueden retractarse, entonces es que es verdad.

Son muchos más los argumentos que podemos dar en defensa del Nuevo Testamento, pero no lo haremos por falta de espacio. La próxima semana estaremos hablando de la veracidad del Antiguo Testamento. Te espero para que nos sigamos enriqueciendo juntos en esto de saber dar defensa de aquello que hemos creído.

Estela Ortiz

Apologética siglo XXI: ¿Es la Biblia un libro confiable? I

Seguir leyendo

¿Es la Biblia un libro confiable? I

Toda nuestra fe evangélica gira alrededor de los escritos bíblicos y sin ellos no existiría el cristianismo. Cada una de las cosas que creemos nos remite siempre a la Biblia, en ella tenemos el registro de la base y fundamento de nuestra fe. Si piensas en cualquier punto de lo que crees o practicas, fíjate que en algún lugar está entrelazado con la Biblia.

La Biblia es el libro traducido a mayor cantidad de lenguas, el que más copias ha imprimido, sus principios son base de la legislación de muchos países. A la vez es uno de los textos más atacados, puestos en dudas y ridiculizados.

Cuando se nos pregunta acerca de nuestra fe, todos los caminos conducen a la Biblia, por eso es necesario tener, nosotros en primer lugar, la certeza de que lo que se lee en ella es verdadero, sin alteraciones ni errores. En este post vamos a hablar de esto , estaremos respondiendo a dos preguntas:

  1. ¿Lo que leo hoy, es lo mismo que se escribió en el texto original o sufrió modificaciones?
  2. ¿Lo que se lee es verdadero, verdaderamente sucedió o se dijo eso?

Fidelidad del texto

Para corroborar si un texto es fidedigno con respecto al original, existen pruebas, las cuales se aplican a cualquier texto antiguo, son las llamadas pruebas bibliográficas, las cuales son una forma de comprobación de la historicidad de un documento antiguo mediante el estudio de la manera en que se copió y transmitió desde el día de su escritura original.

Para lo anterior hay dos cosas que son fundamentales:

  1. La cantidad de copias manuscritas que tenemos de ese texto
  2. El tiempo que ha pasado desde que se escribió el original y el manuscrito que me llegó

¿Por qué es importante la cantidad de copias? Porque se pueden contrastar una con otra y así poder encontrar si hubiera algún error o cambio en alguna de ellas. Por ejemplo, si tengo diez copias de la misma antigüedad, en una de ellas aparece la palabra esposo, pero en las otras nueve esa palabra se encuentra como amigo, puedo darme cuenta que en la primera hay un error de traducción. Cuanto mayor sea el número de copias que tenga, mayor certeza de fidelidad al texto original podemos tener. Con mayor cantidad de copias es más fácil reconstruir el original.

Con respecto al segundo punto. La escritura, ya fuera sobre papiro, pergamino u otro material se iba deteriorando con el tiempo, por lo que surgía la necesidad de copiarla. Ese primer documento se denomina autógrafo, cuanto mayor sea el tiempo transcurrido entre ese texto original y la copia que tenemos, hubo mayor cantidad de copias en medio y por eso, mayor probabilidad de errores humanos al copiar. Cuanto más cercana al autógrafo es la copia que tenemos, mayor es la posibilidad de fidelidad en la transcripción.

NO EXISTE, otro documento que tenga mayor autoridad que la Biblia al pasar por la prueba bibliográfica, ya que en los dos puntos que mencionamos, supera ampliamente a cualquier otro escrito antiguo. Si no dudamos de la obra de Platón, siendo que desde su autográfo hasta el manuscrito más antiguo transcurrieron 1200 años y tenemos solo siete copias, sin embargo se enseña como verdad en escuelas y universidades; entonces ¿cómo podemos dudar de la Biblia?

La semana próxima seguiremos con este tema y contestaremos la segunda pregunta: ¿Lo que se lee es verdadero, verdaderamente sucedió o se dijo eso? ¡Te espero para poder seguir creciendo juntos en defender la verdad en la que hemos creído!

Estela Ortiz