Archivos para la categoría Gobierno Teocrático

Las iglesias de Apocalipsis: Sardis y la necesidad de vigilar

Seguir leyendo

Ponte en vela y afirma las cosas que quedan, que estaban a punto de morir, porque no he hallado completas tus obras delante de mi Dios. Apocalipsis 3:2 NBLA

La ciudad de Sardis había sido muy grande e importante. Seiscientos años antes de Cristo había sido la capital del imperio lidio, llegando al apogeo de su esplendor bajo el reinado de Creso. Esta ciudad estaba asentada sobre una meseta, rodeada de acantilados, en una posición casi inexpugnable, eso lo había llenado de orgullo y también de confianza en sí mismos. Creso se animó a desafiar al imperio persa, fue derrotado por sus fuerzas y huyó a refugiarse en la ciudad capital, pensando que allí estaba seguro y podría reagrupar sus tropas. Los persas sitiaron durante días la meseta, sin encontrar cómo hacerla caer. El rey persa, Ciro, ofreció una recompensa al soldado que encontrara cómo entrar, eso motivó a la tropa, la cual descubrió que podían escalar por una grietas, al llegar a la cima se encontraron que nadie vigilaba ese lugar, estaban demasiado confiados, fueron demasiado perezosos para montar guardia. La orgullosa ciudad cayó en manos de los persas y nunca más recuperó su esplendor.

Doscientos años después se volvió a repetir una historia similar. La ciudad había pasado a formar parte del imperio de Alejandro Magno y a su muerte, hubo guerras por el dominio de los territorios. Aqueo disputaba la ciudad con Antíoco, el primero se refugió en la ciudad y resistió el asedio durante un año, pero un puñado de hombres repitió la hazaña realizada dos siglos antes por los persas, entrando por el mismo lugar. el cual nuevamente estaba desprotegido de vigilancia.

Podemos decir que Sardis era una ciudad degradada, de ser esplendorosa capital había pasado a ser una sombra.

Cuando a la iglesia de Sardis se le advierte sobre ser vigilante y el costo de no vigilar, lo entendían perfectamente, vivían viendo el resultado de ese descuido.

La falta de vigilancia había ido minando la iglesia, se había ido muriendo y no reaccionaban. Cristo los exhorta a volver a vigilar para que lo que está en peligro de morir sea afirmado.

¿Cómo podemos estar vigilantes?

  • Alertas en completar la obra: a la iglesia de Sardes se les dice que sus obras no son perfectas, esta palabra se traduce como completas, en otras traducciones. Comenzar algo y no completarlo es como no hacerlo en absoluto. A Saúl, el comenzar la guerra contra los amalecitas y no exterminarlos, le costó el trono, su obra no había sido perfecta porque no estuvo completa. Cristo en la cruz exclamó: «¡Consumado es!», o sea, ya está completada la obra. Pablo dijo que había completo su carrera (2 Timoteo 4:7)
  • Alertas en contra de las asechanzas del diablo: «Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar» 1Pedro 5:8
  • Alertas en contra de la tentación: «Velad y orad-dijo Jesús-para no caer en tentación» Mateo 26:41
  • Alertas contra las falsas enseñanzas: » Porque yo sé que después de mi partida entrarán en medio de vosotros lobos rapaces, que no perdonarán al rebaño. Y de vosotros mismos se levantarán hombres que hablen cosas perversas para arrastrar tras sí a los discípulos. Por tanto, velad…« Hechos 20:29-31
  • Alertas esperando la venida del Señor. Pablo, hablando del día del Señor nos dice: «Por tanto, no durmamos como los demás, sino velemos y seamos sobrios.» Hechos 20:29-31

Nuestros frentes de vigilancia son varios, vigilando por nosotros mismos. por nuestras familias, por la iglesia…Somos llamados a velar, eso se hace en oración y dependencia del Padre.

¿Estás ocupando tu lugar de vigilancia?

La iglesias de Apocalipsis: Pérgamo, viviendo donde Satanás tiene su trono

Seguir leyendo

Yo conozco tus obras, y dónde moras, donde está el trono de Satanás; pero retienes mi nombre, y no has negado mi fe, ni aun en los días en que Antipas mi testigo fiel fue muerto entre vosotros, donde mora Satanás. Apocalipsis 2:13

Pérgamo era otra ciudad ubicada en Asia Menor, o lo que hoy se conoce como península de Anatolia. El nombre ya es sugerente, porque el significado probable es «matrimonio mixto» (gamos en griego significa matrimonio). Esta ciudad fue conocida en la antigüedad por su gran biblioteca, de cerca de dos cientos mil pergaminos (incluso allí se comenzó a manufacturar el pergamino, que terminó desterrando el uso del papiro)

Por otro lado, fue la primera ciudad del imperio que erigió un templo para adoración del emperador, se cuenta que los cristianos eran obligados a ofrecer incienso en el altar del césar a cambio de permanecer con vida. Pérgamo era la sede del culto al emperador en toda la provincia. El procónsul que tenía su cuartel en esta ciudad era ius gladii, o sea que tenía derecho a espada, podía condenar a muerte y era lo que hacía con los que no quisieran decir que césar era kiryos, o sea señor.

También era el centro de adoración del dios Esculapio, el templo de este ídolo era el hospital de la antigüedad. Allí los sacerdotes cuidaban a los enfermos y los trataban con toda clase de supercherías mezcladas con algo de ciencia.

Pérgamo poseía un antiguo templo a Zeus, emplazado en la saliente de una roca y que tenía forma de un inmenso trono.

Por todo lo anterior podemos decir que no era nada fácil ser cristiano en Pérgamo. Los cristianos eran perseguidos, a pesar de la aparente erudición que la biblioteca aportaba. Es que conocimiento intelectual no necesariamente va divorciado de intolerancia y discriminación. Que una persona tenga su intelecto lleno de información no la hace misericordiosa, necesariamente. El orgullo intelectual suele ser uno de los mayores enemigos de la fe, porque no la puede comprender, nótese que decimos el orgullo y no el conocimiento en sí.

En medio de un lugar tan peligroso, tan hostil. Sufriendo las peores circunstancias, ellos se mantuvieron fieles y fueron valientes. O sea que el hecho de que vivieran en un lugar donde Satanás mismo tenía su trono no era el verdadero inconveniente.

Hoy vivimos en una sociedad que no difiere en mucho de la de aquella época, solamente que todavía no peligra nuestra vida. Pero el intectualismo soberbio, la adoración al sistema, la idolatría mezclada con superstición de la llamada Nueva era y la intolerancia de los grupos «progresistas» hacen el caldo de cultivo perfecto para la resistencia a la iglesia.

¿Cuál es el llamado de atención?

A pesar de todo lo mencionado, no se da ninguna advertencia relacionada al gobierno del enemigo en esa región. La alerta es interna:

Pero tengo unas pocas cosas contra ti: que tienes ahí a los que retienen la doctrina de Balaam, que enseñaba a Balac a poner tropiezo ante los hijos de Israel, a comer de cosas sacrificadas a los ídolos, y a cometer fornicación. Y también tienes a los que retienen la doctrina de los nicolaítas, la que yo aborrezco. Apocalipsis 2:14-15

Es que NADA puede afectar externamente a una iglesia que interiormente está fuerte, aun vivir donde Satanás tenga su trono.

Notemos que se le dice: «tengo unas pocas cosas contra ti». No dice que esas pocas cosas sean pequeñas, no significa eso. Son pocas pero importantes: «tienes a los que retienen la doctrina…», de la misma manera que se tiene un tumor y no se lo erradica. Había una inacción de parte de la iglesia, no tomaban una determinación con respecto a las doctrinas que se habían infiltrado. Que se mencione la palabra doctrina quiere decir que no solo practicaban sino que enseñaban sus prácticas perversas. Una de las estrategias más empleadas por las tinieblas es mezclarse desde adentro con la iglesia, como lobos en medio de ovejas, como cizaña entre el trigo. Esa es la manera más efectiva de debilitar el cuerpo de Cristo. El peligro no era externo, los fieles de Pérgamo podrían haber vivido en el infierno mismo, mientras estuvieran firmes por dentro.

Nicolás significa lo mismo que Balaam en su origen etimológico, es probable que se esté refiriendo a lo mismo. Los que seguían esta doctrina, básicamente, trataban de persuadir a los cristianos de que no había nada malo en adaptarse «prudentemente» al mundo. Confundían la libertad cristiana con la promiscuidad pagana. Eran la clase de personas a las que Pablo advertía que no usaran la libertad como una oportunidad para vivir conforme a la carne (Gal_5:13 ). Probablemente argumentaban que el cristiano estaba tan defendido por la gracia que podía hacer todo lo que fuera sin sufrir ningún daño (semejante a lo que es hoy el mensaje de la hipergracia).

A veces estamos tan enfocados en protegernos de los embates externos que bajamos la guardia con respecto a las doctrinas que abrazamos. El Cristo victorioso va a pelear contra las falsas doctrinas con la espada de su boca. con su misma palabra, que es más cortante que acero de dos filos. Lo importante es que nos encuentre alertas a esto, siendo como los de Éfeso, que odiaban las falsas doctrinas, que Cristo mismo odia, no permitiendo que el cáncer de las doctrinas herejes nos debilite.

¿Hay alguna doctrina que abraces, que sea una adaptación al mundo y sus deseos? Es tiempo de revisar en qué creemos y por qué creemos eso. Los postreros tiempo serán como se describe a la iglesia de Pérgamo, como viviendo donde reina Satanás, pero el mantener doctrinas y prácticas puras serán un preventivo para poder mantenernos en pie. No comulgamos con el mundo, sino con la VERDAD misma y vivimos según ella.

Las iglesias de Apocalipsis: Esmirna y el temor a sufrir

Seguir leyendo

No te asustes por los sufrimientos que vienen. Escucha, el diablo va a meter a algunos de ustedes en la cárcel para ponerlos a prueba. Van a sufrir durante diez días, pero sigue firme en tu fe, incluso si tienes que morir. Si no renuncias a tu fe, yo te premiaré con la vida eterna. Apocalipsis 2:10 PDT

Hay una idea dando vueltas, aun entre los cristianos, de que los hijos de Dios tenemos asegurada una vida terrenal de felicidad, satisfacción, libre de dolores. Pero eso jamás fue prometido por Dios, al  contrario:

Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo. Juan 16:33

Jesús nos advirtió acerca del sufrimiento, pero juntamente con esto nos dice que miremos su ejemplo: Él ha vencido a ese mundo que nos causa aflicción.

El dolor es parte de la vida, en algún momento perderemos algo o alguien, tendremos algún tipo de frustración, seremos incomprendidos o malentendidos, nos atacarán, herirán o despreciarán. Y eso también fue anticipado por Jesús 

Bienaventurados sois cuando por mi causa os vituperen y os persigan, y digan toda clase de mal contra vosotros, mintiendo. Gozaos y alegraos, porque vuestro galardón es grande en los cielos; porque así persiguieron a los profetas que fueron antes de vosotros. Mateo 5:11-12

No estamos haciendo una apología del masoquismo. No decimos que debemos autoflagelarnos, esa no es la idea del sufrimiento cristiano. 

Hay dos grandes causas de sufrimiento: 

1- El que es causado por el propio pecado del hombre: por ejemplo un hombre engaña a su esposa y por ese acto de adulterio la familia se disuelve trayendo sufrimiento al adúltero, a la esposa engañada, a los hijos y aún a los cónyuges e hijos de los hijos porque hubo un mal modelo de padre y de familia. Todo ese sufrimiento es causado por el hombre. 

2- El sufrimiento por seguir, servir y obedecer a Cristo: por ejemplo la pérdida de trabajo por no querer hacer las cosas deshonestas que se piden en ese lugar.

El sufrimiento es inevitable, porque nadamos contra la corriente del mundo y es inevitable el choque. Pero cada choque nos hace más fuertes, más sabios, más maduros. Cada prueba por la que pasamos es una oportunidad de conocer más a nuestro Padre, de crecer en fe viéndole actuar en nuestro favor.

La iglesia primitiva sabía esto, no encontramos registros de personas desilusionadas por haber sido defraudada por Dios. Ellos sabían, desde el primer momento que volverse cristianos los haría vulnerables a la ira del imperio, aun así la iglesia no dejaba de crecer. 

El consejo que se da a Esmirna no es a no sufrir, sino a no temer el padecimiento . En la medida en la que estemos preparados será más fácil sobrellevar el dolor. 

Amados, no os sorprendáis del fuego de prueba que os ha sobrevenido, como si alguna cosa extraña os aconteciese, 1 Pedro 4:12

Pensemos en nuestra vida como una carrera de maratón, si nos preparamos para correr cuarenta kilómetros y luego se nos pide hacer una carrera de doce, tendremos resistencia de sobra. Pero si entrenamos para correr dos, no completararenos los doce. De la misma manera, si nos preparamos para entregarlo absolutamente todo por Cristo no sufriremos tanto al perder algo, porque en nuestro corazón ya lo habíamos sacrificado en el altar. 

El temor tiene su raíz en el pensamiento de que algo malo va a acontecer y no tendré las herramientas para impedirlo o superarlo. Pero quiero darte una buena noticia: no importa lo malo que vaya a suceder, tienes LA herramienta para superarlo, tu Padre está contigo. Y eso es más que suficiente. 

No nos refugiamos en nuestra propia fortaleza o sabiduría. Nos refugiamos en nuestro Lugar Seguro, en nuestra Torre Fuerte, nos cobijamos bajo sus alas y nos dejamos abrazar por el Consolador. 

Apologética siglo XXI: matrimonio. divorcio y recasamiento II

Seguir leyendo

En la época de Jesús el divorcio era algo muy común, tanto como ahora. Dentro de la sociedad judía un hombre podía repudiar a su mujer por cosas tan vanas como quemar la comida, en el Imperio romano no era mejor, había mucha facilidad para obtener un divorcio.
Los judíos se amparaban en la ley, ya que la misma decía:


Cuando alguno tomare mujer y se casare con ella, si no le agradare por haber hallado en ella alguna cosa indecente, le escribirá carta de divorcio, y se la entregará en su mano, y la despedirá de su casa. Deuteronomio 24:1


La ley de Moisés hablaba de encontrar algo indecente, pero había escuelas rabínicas que hacían de esta salvedad una regla muy laxa y permisiva. Por esa razón en Mateo 19 le preguntan sobre el divorcio:


Entonces vinieron a él los fariseos, tentándole y diciéndole: ¿Es lícito al hombre repudiar a su mujer por cualquier causa? Él, respondiendo, les dijo: ¿No habéis leído que el que los hizo al principio, varón y hembra los hizo, y dijo: Por esto el hombre dejará padre y madre, y se unirá a su mujer, y los dos serán una sola carne? Así que no son ya más dos, sino una sola carne; por tanto, lo que Dios juntó, no lo separe el hombre. Le dijeron: ¿Por qué, pues, mandó Moisés dar carta de divorcio, y repudiarla? Él les dijo: Por la dureza de vuestro corazón Moisés os permitió repudiar a vuestras mujeres; mas al principio no fue así. Mateo 19:3-8

Hay mucho debate sobre los versículos que siguen, sobre el tema de “a causa de fornicación” y lo que eso significa. Pero lo central aquí es, en primer lugar, el deseo de Dios: que el hombre y la mujer se conviertan en uno, una unidad indivisible y a eso es lo que los lleva Jesús en primera instancia. Entonces ellos insisten (porque en realidad quieren oír lo que ellos desean) en que Moisés legisló el divorcio y la contestación de Jesús es muy fuerte: “por la dureza de vuestro corazón”. La razón de permitir el divorcio fue la dureza del corazón del hombre y no el deseo original de Dios

Como hijos de Dios, nuestro placer debe ser hacer lo que Él desea. Y Él nos dice que lo que unió, no lo separe el hombre. Esas palabras deberían ser más que suficientes para luchar con todas nuestras fuerzas, y cuando estas falten en lo natural, con el amor sobrenatural que fluye de la Fuente del amor. Solo la dureza de nuestros corazones nos hace considerar la posibilidad del divorcio.

¿Y qué sucede con las personas que viven violencia doméstica u otras cosas terribles? En ese caso es mejor no ser dogmáticos, pero sí recordar que lo que nosotros no podemos cambiar, Cristo puede hacerlo. En lo natural, diríamos que huya de esa relación, pero no somos naturales y creemos en la manifestación sobrenatural de Dios en nuestras familias, en la restauración y en que su voz nos guía a lo mejor. Para eso también está el cuerpo de Cristo, que puede ayudar, guiar y contener.

ANTES DE SEGUIR, medita en lo siguiente

  1. ¿Deshice la maleta al casarme o, íntimamente, considero la posibilidad de darle un fin a la pareja?
  2. ¿He tenido pensamientos de divorcio? Los motivos, ¿son cosas que Dios no puede revertir?
  3. ¿Cuánto tiempo dedico a guardar, en el Espíritu, mi matrimonio?
    Consejo personal: hermano/a amado/a, te ruego que, si cruzó por tu mente la idea de divorcio:
    a) Renuncies a ello, le pidas perdón al Padre por considerar algo que Él no considera.
    b) Busques la comunión con tu cónyuge y traten de restaurar el amor.
    c) Que lo expreses, busca un hermano/a maduro que te ayude en esto, confiesa tus pensamientos, poner en palabras nuestros pensamientos, nos ayuda.
    d) Cuando medites, haz el ejercicio de NO pensar en lo que tu pareja necesita cambiar, sino de preguntarle al Padre qué puedes hacer tú en esta situación. Buscar qué tienes tú para aportar es mucho más productivo que llenarte de amargura por lo que la otra persona todavía no cambia.
    Por último, ¿considerarías hacer algo que Dios odia?
    «Yo aborrezco el divorcio —dice el Señor, Dios de Israel—, y al que cubre de violencia sus vestiduras», dice el Señor Todopoderoso. Así que cuídense en su espíritu, y no sean traicioneros. Malaquías 2:16 NVI

Nuevo matrimonio

Dentro de la iglesia hay muchas posturas con respecto a este tema, uno de los debates más comunes es sobre la cláusula de excepción de Mateo 19:

Les digo que, excepto en caso de infidelidad conyugal, el que se divorcia de su esposa, y se casa con otra, comete adulterio Mateo 19:9  NVI

Mucho se ha dicho y escrito sobre “en caso de infidelidad conyugal”, o como traduce la RV60 “por causa de fornicación”. Sea cual sea la interpretación, es el único motivo por el que parece que el nuevo matrimonio del cónyuge inocente es permitido. Ahora bien, que sea un permiso no lo convierte en una obligación, ya que, si hubiera infidelidad, siempre tenemos como recursos el perdón y la restauración; la falta de perdón pone en evidencia lo que decía Jesús de la “dureza del corazón”.

Como hay mucho material sobre este tema, en caso de que alguien quisiera estudiar sobre ello, no vamos a profundizar en ello.

Ahora bien, en caso de que el divorcio ya se haya efectuado y que sea irreversible, sería bueno examinar las razones que se dan comúnmente para volver a contraer matrimonio:

  1. Para no estar solo: la percepción de soledad está en el alma, quien vive en el Espíritu sabe nunca está solo, en primer lugar, porque conoce que el Señor está a su lado hasta el fin y en segundo lugar porque puede discernir que habita en familia, la iglesia en la cual el Espíritu nos ha bautizado. Cuando Dios dijo que no era bueno que Adán estuviera solo, no hablaba del sentimiento de soledad, la correcta traducción sería: “no es bueno que sea el único”. Sin dudas hoy ya no somos únicos, sino que vivimos en medio de la multitud de hijos.
  2. Para no tener tentaciones sexuales: las tentaciones van a existir siempre, sea cual sea la condición. Para esto lo que necesitamos es el fruto del Espíritu llamado dominio propio. El deseo sexual es un apetito muy poderoso, pero no lo es tanto como nuestra vida en el Espíritu. Cualquier apetito carnal se puede (y se debe) dominar y poner en sujeción.
  3. Para ser feliz: “en su presencia hay plenitud de gozo” dice el salmista. Si no puedo tener gozo y felicidad en mi situación actual, no es por falta de algo, sino por no saber recrearme en la presencia de Dios en mi vida. Cuando Pablo decía enfáticamente: “¡Regocijaos!”, estaba en la cárcel, no tenía motivos humanos para el gozo, sin embargo, lo desbordaba.
  4. Porque sueño con una familia: es un sueño válido, pero mi sueño mayor es hacer Su voluntad, nunca mis anhelos deben interponerse en el camino de mi obediencia. Hay sacrificios que deben hacerse por amor. Si Abraham pudo estar dispuesto a sacrificar un hijo en el altar, yo puedo ofrecer mis sueños para ser sacrificados, en ese mismo altar.
  5. Porque las exigencias modernas hacen necesario tener dos ingresos para cubrir el presupuesto: ¿Has visto algún justo desamparado? Nuestra provisión no viene de otro lugar que no sean Sus manos generosas. Poner mi expectativa de provisión en algo externo es falta de fe.
  6. Para que mis hijos sepan lo que es tener un padre cristiano: suena muy espiritual, pero tus hijos ya tienen Padre, en la medida que los guíes a que le conozcan, Él se encargará de suplir con creces la falta de un padre humano.

En resumen, leemos que:


Porque de él, y por él, y para él, son todas las cosas. A él sea la gloria por los siglos. Amén. Romanos 11:36


Si todo es por y para Él, es válido preguntarnos si el deseo que contraer un segundo matrimonio tiene su fundamento en algo para Dios o en mis propias necesidades, que no estoy dejando que Él supla.
Si eres divorciado/a y estás anhelando volver a casarte, honestamente ¿Cuál es la motivación?


La idea de este artículo no es emitir juicios sobre los que contrajeron segundos matrimonios, el juicio le pertenece al Señor y Él es rico en misericordia, sobre todo cuando hemos cometido pecados en ignorancia.


Quiera Dios mantenerte firme en tu matrimonio, fiel, santo y enfocado en demostrar el amor de Dios a tu cónyuge. Si estás separado, mi oración es que seas lleno de fortaleza, capacidad de perdonar, que tus heridas sean curadas por el bálsamo del cielo, libre de toda amargura y que en Él encuentres tu plenitud.


Estela Ortiz

Apologética Siglo XXI: Matrimonio, divorcio y recasamiento I

Seguir leyendo

Matrimonio

Cuando leemos la Biblia en nuestro idioma, una de las dificultades que los traductores bíblicos tratan de sortear es la de expresar fielmente lo que se dijo en otro idioma, lejano a nosotros hoy, en tiempo y espacio. Por ejemplo, tenemos un versículo muy conocido:

Honroso sea en todos el matrimonio, y el lecho sin mancilla…Hebreos 13:4a

Cuando lo leemos en la versión RVR60 nos puede dar la idea de que es un deseo del autor, pero al comparar con otras versiones descubrimos otra cosa, veamos este mismo versículo traducido desde otra perspectiva:

Tened todos en alta estima el matrimonio y la fidelidad conyugal (BAD) 

Todos deben considerar el matrimonio como algo muy valioso (BLS) 

Que todos respeten el matrimonio y mantengan la pureza de sus relaciones matrimoniales (DHH) 

Tengan todos en alta estima el matrimonio y la fidelidad conyugal (NVI 1999) 

En estas versiones vemos que es un mandato, no una sugerencia. Lo que se ordena es considerar el matrimonio como algo de sumo valor. La palabra que en la RVR60 se traduce como honroso, es la misma que se usa en varias ocasiones, sobre todo en Apocalipsis, para “piedras preciosas”.

Nadie, en su sano juicio, juega con cosas valiosas: por el contrario, las cuida, lo más valioso se guarda celosamente, para resguardarlo. Eso es exactamente lo que nos dice el apóstol con respecto al vínculo matrimonial. De esto podemos sacar algunas premisas:

  1. Quien tiene ese bien tan preciado se debe sentir dichoso y agradecido. Una de las trampas del enemigo es hacernos ver hacia otro lado, considerar como más valioso lo que otro tiene, enfocarnos en lo que falta construir, para que caigamos en el menosprecio de nuestro matrimonio. Cuando la semilla del menosprecio se siembra en nosotros, el infierno ya ganó un territorio importantísimo y está a un paso de vencernos en esa área.
  2. Nos cuidamos de tomar conductas de riesgo con lo valioso que poseemos. A nadie se le ocurriría darle un vehículo nuevo y costoso a su hijo de 10 años para que lo haga rodar por la ruta, en primer lugar, porque valora la vida de su hijo y segundo, porque sabe que no está capacitado para cuidar de ese bien. Nadie osaría darle una joya reliquia familiar para que la niña de dos años juegue adornando a sus muñecas. Sin embargo, hoy hay gente que juega con el gran tesoro que es el vínculo matrimonial de muchas maneras: permitiendo relaciones que no son puras, viendo pornografía, descuidando a su cónyuge y sus necesidades, etc.

El menosprecio por el matrimonio nos pone, como dijimos en un área de vulnerabilidad extrema. El matrimonio hoy está desprestigiado, por eso tantas parejas deciden convivir, para así separarse sin problemas cuando “el amor se acabe”. Pero hay un pensamiento subyacente a esto: “formo pareja, pero tengo las maletas listas para huir cuando fuere necesario”. Eso, lamentablemente, es un pensamiento instalado en la sociedad y afecta también a la iglesia, donde el índice de divorcios es alarmante.

ANTES DE SEGUIR. Si estás casado o en camino de hacerlo medita en esto, pidiéndole al Padre que te ayude a verte claramente:

  1. ¿Considero mi matrimonio como algo sumamente valioso? Si encuentras el más mínimo signo de menosprecio pide perdón, revierte eso con gratitud, trayendo a la memoria todas las bendiciones que te ha traído.
  2. ¿Estoy poniendo en riesgo mi matrimonio, de alguna manera? Deja que sea el Espíritu el que te conteste esta pregunta, permítele transformarte y apártate de la conducta de riesgo.
  3. Si es necesario, busca ayuda en el cuerpo. ¡No pierdas tu tesoro!

UNA DE LAS TRAMPAS EN LA QUE PODEMOS CAER EN UNA CRISIS MATRIMONIAL ES MIRAR AL OTRO Y ENUMERAR LOS CAMBIOS QUE DEBERÍA HACER PARA RESTAURAR LA RELACIÓN. ¿Por qué es una trampa? Porque todo lo que esté fuera de nuestro alcance solo nos trae frustración y ansiedad, podemos caer en la manipulación, la violencia y muchas otras cosas. En una crisis mi pregunta debe ser: ¿Qué puedo aportar yo para solucionar? Y tal vez pienses que ya has perdonado mucho, soportado mucho, concedido mucho. Pero ¿acaso eso no es lo que hace Cristo con nosotros cada día? ¿Dónde queda el “sed imitadores de Cristo”, si no lo puedo aplicar a mi propia vida íntima, al vínculo más importante que tengo sobre la tierra?

Estela Ortiz

Continuaremos con este tema la siguiente semana, hablaremos sobre divorcio y nuevo casamiento.

Apologética siglo XXI: Cristianismo y política

Seguir leyendo

La utilización de la palabra política se hizo popular gracias a Aristóteles, quien escribió una obra justamente titulada “Política”, el término hace referencia a las polis griegas, que eran las ciudades estado que componían la Grecia antigua.

Según la RAE se define como: actividad de quienes rigen o aspiran a regir los asuntos públicos. Otros diccionarios dicen: ciencia que trata del gobierno y la organización de las sociedades humanas, especialmente de los estados. Actividad de los que gobiernan o aspiran a gobernar los asuntos que afectan a la sociedad o a un país.

Me permití marcar en negrita algunas palabras del párrafo anterior para poder entender mejor nuestro lugar como cristianos, en este tema. La política está relacionada al gobierno, al orden, a la organización. Cuando nos ponemos a reflexionar en todo el contexto bíblico eso es lo que el Padre nos ha encomendado desde el Edén. Dios nos puso como administradores, por eso se dice que somos ministros, Pedro nos nombra como un reino de sacerdotes, Pablo dice que se nos ha investido de poder y autoridad, Juan nos dejó una frase impactante:

y nos has hecho para nuestro Dios reyes y sacerdotes, y reinaremos sobre la tierra. Apocalipsis 5:10

Si vemos todo lo anterior podemos decir que el cristiano es un ser político en el amplio sentido de la palabra, porque nuestra responsabilidad es el reino de Dios en la tierra.

Dentro de la iglesia hay diferentes posiciones sobre el tema. Están los que dicen: “no me interesa la política, hay mucha corrupción en ella”. Están los que opinan: “Es necesario que nos involucremos en política y tomemos un lugar protagónico en ella”. Y están los que no se deciden por lo uno ni por lo otro. Por esa razón vamos a tratar de analizar qué dice la Palabra al respecto.

Hemos sido comisionados para gobernar

El diseño original es que la humanidad, creada a imagen y semejanza del Creador, gobierne:

Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree…Génesis 1:26

El ser humano ha sido dotado de poder desde el nacimiento mismo de la iglesia:

pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo…Hechos 1:8

El poder y la autoridad están íntimamente relacionados, quien tiene lo uno tiene o puede tomar lo otro.

Cuando hablamos de volver al diseño original, esta comisión de gobierno debe ser retomada. Hay una responsabilidad delegada que es necesario volver a asumir, esto lo sabe la misma naturaleza:

Porque el anhelo ardiente de la creación es el aguardar la manifestación de los hijos de Dios. Romanos 8:19

Un cristiano que no asume una posición de gobierno es uno al que no se le ha revelado su posición de hijo.

Pero ¿De qué tipo de gobierno hablamos? ¿Qué significa poder? La confusión surge cuando la autoridad y el poder que tenemos lo llevamos al plano natural y queremos «gobernar» a la manera de los hombres caídos. No estoy hablando en contra de militar en una agrupación política, pero el poder de un hijo no viene de allí, no depende de las alianzas políticas que consiga, de las estrategias que tenga. Cuando lo llevamos a ese plano nos estamos olvidando que José fue segundo de faraón directamente desde la cárcel, o Daniel consejero del rey de Babilonia siendo un cautivo, Moisés fue llamado a liderar al pueblo mientras apacentaba ovejas, lo mismo que David. Este argumento no es un menosprecio a la preparación intelectual, pero toda la instrucción que tengamos no nos garantiza un ejercicio sabio del poder natural que podamos conseguir.

¿Nos involucramos o no en política?

Pretender dar una respuesta generalizada no es posible, ya que, como todo, depende de las obras que el Padre haya preparado para cada persona en particular. Pero ya sea que milite o no en una agrupación política, el poder del hijo de Dios trasciende esa estructura, es mucho mayor y tiene la obligación espiritual de manifestarlo.

No es desconocido que en el ambiente de la política, mucho depende de la alianzas, de las concesiones que se hagan: «Te doy esto si me respaldas en lo otro». Es por esa razón que no es fácil para una persona que quiera mantener sus principios, rehusar involucrarse en ese sistema.

¿Entonces no tengo que aspirar a un cargo político? Si es Señor te envía, por supuesto que debes hacerlo, Daniel entró al pozo de los leones o sus amigos al horno de fuego y salieron indemnes. PERO TU AUTORIDAD NO DEPENDE DE UN CARGO.

Si los hijos ejerciéramos el poder y autoridad que poseemos, nuestras naciones no estarían como están. NO SON LAS LEYES EXTERNAS LAS QUE CAMBIARÁN AL HOMBRE Y LA SOCIEDAD.

El ejemplo de la historia

Cuando vemos la primera iglesia no encontramos hombres de influencia social, dicho por Pablo:

Pues mirad, hermanos, vuestra vocación, que no sois muchos sabios según la carne, ni muchos poderosos, ni muchos nobles; sino que lo necio del mundo escogió Dios, para avergonzar a los sabios; y lo débil del mundo escogió Dios, para avergonzar a lo fuerte; y lo vil del mundo y lo menospreciado escogió Dios, y lo que no es, para deshacer lo que es, 1 Corintios 1:26 -28

Sin embargo, trastornaron el mundo entero, lograron cambios sociales impensados, como en Éfeso, donde debilitaron el culto a Diana o lograron alejar a multitudes de la magia y la superstición. Lo hicieron sin hacer lobby, sin discursos políticos, sin leyes de hombres. SIMPLEMENTE CAMBIANDO LAS LEYES INTERNAS DEL CORAZÓN DEL HOMBRE.

A eso es a lo que hemos sido llamados, a traer el reino de Dios a la tierra, no a imponer leyes. Aunque haya mil leyes que condenen el aborto, eso no hará que las mujeres dejen de abortar, como no se han dejado de cometer asesinatos porque haya leyes condenatorias. Lo que logrará que una mujer ame el fruto de su vientre o que alguien deje de delinquir o de asesinar es que la ley de vida se implante en su corazón.

NUESTRO MAYOR ACTO DE GOBIERNO ES LA OBEDIENCIA AL MANDATO DE IR Y HACER DISCÍPULOS, TRAYENDO ASÍ EL REINO A LA TIERRA.

Por otro lado, que se implante el Reino no depende de una forma de gobierno humano. En la actualidad veo a cristianos defendiendo formas de gobierno como si de eso dependiera el éxito del cristianismo. Si así fuera, en Irán no tendríamos el crecimiento de la iglesia que tenemos, siendo que es una república islámica, o sea, que se rige por las leyes del Corán. En la China comunista la iglesia no tendría el crecimiento que tiene. La iglesia nació en medio de un imperio absolutista, vivió y creció en medio de caprichos imperiales y las mayores injusticias sociales, pero prevaleció, solo comenzó a decaer cuando el gobierno terrenal le fue favorable.

No estoy defendiendo el comunismo, la monarquía o la ley sharia, simplemente expongo que la forma humana de gobierno no va a frenar a la iglesia, pero sí lo hará una vida cómoda y hedonista, como la que buscamos en occidente. NO HAY FORMA DE GOBIERNO QUE SEA PERFECTA SI ESTÁ EJERCIDA POR HOMBRES IMPERFECTOS Y ALEJADOS DEL PADRE. EN Cristo, una monarquía, como la de David se vuelve bendición para el pueblo y en un modelo profético perfecto: Cristo como Rey eterno.

Nuestra responsabilidad con el gobierno

Así que recomiendo, ante todo, que se hagan plegarias, oraciones, súplicas y acciones de gracias por todos, especialmente por los gobernantes y por todas las autoridades. 1Timoteo 2:2

Una acción que realmente puede cambiar el curso de la historia, es la oración por lo gobernantes. Mucho más a menudo de lo que quisiera me llegan burlas al gobierno, quejas solapadas (algunas no tanto) y toda clase de demostraciones de desprecio por las autoridades. Conocemos que toda autoridad es puesta por Dios, sin embargo, no es lo más común que vayamos a Él, cuando creemos que les está faltando sabiduría o rectitud.

Antes que nada son personas a las que mirar con los lentes de la misericordia, entendiendo que caminan en tinieblas, que mientras no tengan la brújula interna de la ley de Cristo, andarán en pos de sus deseos o entendimiento. Si nos irritan sus acciones, lo mejor que podemos hacer es orar por ellos, porque sabemos que nuestra lucha no es contra carne y sangre sino contra las huestes que operan a través de ellos.

Resumiendo

Somos seres políticos, pero no de acuerdo con los parámetros humanos. Estamos designados para ejercer gobierno y para ello lo mejor que podemos hacer es:
1- Predicar el Evangelio para que la ley de Cristo llegue a los corazones
2- Discipular para que el Reino sea vivido aquí y ahora
3- Orar por quienes nos gobiernan, porque es un mandato y como ejemplo de amor

Estela Ortiz

¡Una ciudad cambiada!

Seguir leyendo

Así crecía y prevalecía poderosamente la palabra del Señor. Hechos 19:20

El cambio que vemos en la ciudad de Éfeso, a causa de la predicación de la Palabra de Dios es sencillamente impactante. Es el sueño hecho realidad de todos los que tenemos el peso por nuestra sociedad actual y una muestra de que algo tan sencillo como predicar el evangelio de manera perseverante puede trastornar el mundo entero.

Éfeso era un centro de superstición, la gente venía de todos lados a comprar paños mágicos para sanarse de enfermedades, las mujeres estériles acudían a comprar pociones para poder concebir. La brujería y la hechicería eran un mercado muy fuerte en esta ciudad. Pero vemos que. al venir a Cristo, la gente era convencida de su pecado, de tal manera que aun se despojaban de los libros de magia. Tenemos que tener en cuenta que los libros eran extremadamente caros en aquella época, tal vez leamos por arriba que lo que quemaron equivalía a cincuenta mil piezas de plata, pero podemos dimensionar la cifra si tenemos en cuenta que representaría el salario de ciento treinta y siete (¡137!) años de trabajo ininterrumpido. Considerando un salario mínimo de un trabajador de nuestra Latinoamérica, esa suma sería el equivalente actual a no menos de cinco millones de dólares. Considerando que la codicia no es un mal moderno, vemos la entrega y conversión de estas personas, que quemaron fortunas en libros que eran contrarios a la enseñanza que estaban recibiendo. ¡Eso es lo que anhelamos para nuestras ciudades! Que la gente se aleje de aquellas cosas pecaminosas que son culturales y no encuentre excusas para ello sino que lo haga voluntaria y gozosamente.

Por otro lado vemos, desde el versículo veintitrés en adelante de Hechos 19 una historia emocionante. Los plateros, que se habían enriquecido haciendo templitos en miniatura para venderlos como souvenir a los turistas que venían al templo de Diana (una de las siete maravillas del mundo antiguo), temían perder sus ganancias.

a los cuales, reunidos con los obreros del mismo oficio, dijo: Varones, sabéis que de este oficio obtenemos nuestra riqueza; pero veis y oís que este Pablo, no solamente en Efeso, sino en casi toda Asia, ha apartado a muchas gentes con persuasión, diciendo que no son dioses los que se hacen con las manos. Y no solamente hay peligro de que este nuestro negocio venga a desacreditarse, sino también que el templo de la gran diosa Diana sea estimado en nada, y comience a ser destruida la majestad de aquella a quien venera toda Asia, y el mundo entero. Hechos 19:25-27

Pablo «simplemente» había perseverado en predicar durante dos años, pero el efecto fue tremendo, ¡Los plateros temían por sus ganancias! ¿Te imaginas que los narcotraficantes de tu zona teman quedarse sin «clientes»? Como en la época del avivamiento de Gales, que las tabernas cerraban porque ya nadie iba a «ahogar sus penas» en alcohol.

¡Es emocionante esto de discipular naciones! ¡Vale la pena el esfuerzo, la renuncia, la perseverancia, las oraciones, el amor, todo lo que podamos invertir!

Es nuestro deseo el poder contagiarte de la necesidad, el apremio, el gozo y la urgencia de discipular tu ciudad y tu entorno.

Te sugerimos que puedas volver a leer los post anteriores y le puedas pedir a Dios que te llene de pasión por Él y por la venida de su Reino, ¡Avanza! ¡Él va contigo, en ti y por ti! ¡Tu ciudad gime esperando que te manifiestes!