Apologética siglo XXI: ¿Qué dice la Biblia sobre la vida en gestación?

Se suele ver mucho debate con respecto a en qué momento un embrión se considera ser vivo. Esta discusión obedece a que muchas de las constituciones establecen proteger el individuo desde el primer momento de vida y se desean establecer mecanismos que permitan suprimir la vida en gestación cuando se crea necesario hacerlo.

No vamos a discutir ese tema en este artículo, ya que está visto que es un diálogo infructuoso. Podemos decir, como lo hemos dicho en otras publicaciones anteriores, que nadie verá nada donde no quiere verlo.

Por eso nos vamos a centrar en lo que dice nuestro Padre al respecto. Es hermoso ver la realidad de una persona que todavía no nació, según la perspectiva de Dios.

Jeremías: destinado antes de ser concebido

 Antes de darte la vida, ya te había yo escogido; antes que nacieras, ya te había apartado y te había destinado a ser profeta de las naciones. Jeremías 1:5. DHH

Es maravilloso ver que antes de su existencia física Jeremías ya había sido visto por Dios, quien lo escogió, lo apartó y le dio un propósito. Él no vio un grupo de células, tuvo una visión clara de la persona que iba a ser y su propósito en el plan eterno. Ese ser fue pensado en la eternidad y se le adjudicó un rol a cumplir. No fue un accidente, no fue voluntad de sus padres, fue diseño de Dios desde antes de su propia gestación.

Juan el bautista y la sensibilidad espiritual


Tan pronto como Elisabet oyó el saludo de María, la criatura saltó en su vientre. Entonces Elisabet, llena del Espíritu Santo, exclamó: —¡Bendita tú entre las mujeres, y bendito el hijo que darás a luz! Pero, ¿cómo es esto, que la madre de mi Señor venga a verme? Te digo que tan pronto como llegó a mis oídos la voz de tu saludo, saltó de alegría la criatura que llevo en el vientre Lucas 1:41-44 

En este hermoso relato vemos una verdad tremenda: el cuerpo y lama de este ser son inmaduros, pero su espíritu, lo que lo conecta al Creador, ya es maduro. Es por eso que Juan, siendo un feto, reconoce al Mesías prometido en el vientre de María. ¿Puedes verlo? Un feto teniendo discernimiento espiritual y visión profética

Jacob y Esaú: dos naciones en el vientre


Rebeca tenía mucho malestar por causa de su embarazo, sin saber que era múltiple y consultó a Dios:

y él le contestó: «Dos naciones hay en tu seno” Génesis 25:23 a

No le dijo: “hay dos niños”, sino dos naciones. Cada ser humano nace con la capacidad de multiplicarse y la responsabilidad de hacerlo. El Padre ya los veía por lo que serían, no se quedó con la mirada en el hoy y ahora. Rebeca estaba sufriendo mucho, si leemos el pasaje completo vemos que aun pensaba en su propia muerte, no era un embarazo agradable y placentero. Pero consultó a Dios y Él le dio una palabra que la fortalecería para seguir adelante.

Resumiendo

Eso tan pequeñito en el vientre, Dios ya lo vio, lo llamó, le dio destino y propósito y lo nombra por lo que llegará a ser. Nuestros ojos (a través de la ciencia) ven un grupo de células, Dios ve naciones.

Si estás gestando vida te invito a que le pidas al Padre verlo con Sus ojos y no con los tuyos, para ser certero al criarlo.

Que no te queden dudas que el Dador de la vida lo ha diseñado y por eso debemos verlo como alguien sagrado. ¡Qué hermoso regalo y desafío es portar el propósito vivo de Dios en el vientre!