Toma tu lugar en la cruz

Y a todos les decía: «Si alguien quiere seguirme, niéguese a sí mismo, tome su cruz cada día y sígame.” Lucas 9:23 NBL

¿Por qué estamos insistiendo en que es necesario tomar nuestro lugar? Por causa de los cambios que puedan venir, de los tiempos que nos toquen vivir.

También debes saber esto: que en los postreros días vendrán tiempos peligrosos. 2 Timoteo 3:1

La idea no es ser fatalistas o generar temor sino ser sabios en estar preparados, sabiendo el final de la historia: somos vencedores. Pero se requiere que transitemos este tiempo con sabiduría.

Para que podamos tomar nuestro lugar en la cruz, antes es necesario deshacer mitos acerca de lo que significa tomar la cruz:

  • No es transitar una enfermedad
  • No es soportar un tiempo de mala suerte
  • No es estar sujeto a un mal gobierno
  • Etc.

Todas las cosas anteriores son difíciles de transitar pero no se viven voluntariamente, llegan a nuestras vidas. Tomar la cruz es voluntario, elijo vivir crucificado. La cruz es el altar supremo, donde el Cordero de Dios fue sacrificado por nuestros pecados. Tomar la cruz significa estar en posición de sacrificio vivo en todo tiempo y ocasión.

Es significativo que en el libro de Apocalipsis solo se menciona una vez a Cristo como León y cerca de treinta como Cordero. El Cordero es símbolo de sacrificio y parecería débil sin embargo en la visión de Juan es el que es digno de alabanza, adoración, poder y honra, es el único que puede romper el sello de la profecía y el que tiene su trono con Dios. El sacrificio da poder y autoridad. No es inocente que en la visión de los postreros días la figura del Cordero sea preponderante. Deberíamos reflexionar en nuestro andar, a muchos nos gusta identificarnos con el León, pero ¿Cuántos nos identificamos con el Cordero inmolado? Jesús es ejemplo de tomar la cruz.

Nadie me la quita, sino que yo de mí mismo la pongo. Juan 10:18a

Su sacrificio fue voluntario.

Tomar la cruz es imitar a Cristo, que dio, cuando tenía derecho a exigir; perdonó, cuando tenía derecho a condenar; que amó aunque no fuera amado…

Vivimos en una temporada donde todo el mundo reclama derechos; los crucificados son coherentes con respecto a sus responsabilidades, saben que dar es mejor que recibir, pero dando se recibe.

Jesús no fue débil al morir, lo que el mundo miró como debilidad le dio la fortaleza y la autoridad para vencer a la misma muerte.

Para meditar:

  • ¿Consideras debilidad servir, pedir perdón, renunciar a tener razón o ganar en una discusión?
  • ¿Cómo reaccionas ante las injusticias hacia ti?
  • ¿Das el primer paso buscando la reconciliación?
  • ¿Eres rápido para perdonar la ofensa?
  • ¿Amas al pecador y puedes hacer la diferencia entre él y su pecado?
  • ¿Mantienes la mirada en la meta y sigues hasta alcanzarla?

Desde nuestra posición EN la cruz es desde donde podemos gobernar en este tiempo, no con prerrogativas de gobernantes humanos sino con sacrificio de Corderos.

2 Comentarios

  1. Boris El 21 noviembre, 2019 - 3:30

    INCREÍBLE! Muy correcto y acertado. Gracias por su renuncia a sueños personales y su total entrega para que el cordero reciba la recompensa de su sacrificio.

  2. Alma Medina Moreno El 22 noviembre, 2019 - 12:42

    Es importante identificar en los tiempos que vivimos, necesitamos alistarnos todos los días en buscar su rostro y su voluntad.

Deja un comentario

Su dirección de email no será publicada. Los campos marcados son obligatorios.