Para discipular naciones: ¡Busquemos la puerta!

…se apartó Pablo de ellos y separó a los discípulos, discutiendo cada día en la escuela de uno llamado Tiranno. Hechos 19:9

El apóstol llegó a Éfeso, encontró a un grupo de creyentes, los bautizó y oró por ellos, siendo llenos del Espíritu. Inmediatamente comenzaron a asistir a las reuniones de la sinagoga local, presentando el evangelio; muchos fueron alumbrados con la verdad en esa instancia, pero muchos otros se resistieron y endurecieron su corazón realizando una sucia oposición de calumnias y burlas.

Ante ese clima tóxico, Pablo no se desanimó sino que buscó una alternativa, juntó a los discípulos y comenzaron a asistir diariamente a la escuela de Tirano y allí enseñaban. El lugar al que concurrieron puede ser un lugar público que recibiera ese nombre o bien las aulas de un maestro llamado Tirano. Un manuscrito de la época menciona que las clases regulares se impartían hasta las once de la mañana y se retomaban a la cuatro de la tarde, debido al gran calor; Pablo y los discípulos utilizaban las instalaciones en un horario en que nadie querría concurrir a causa del calor, que es muy agobiante al medio día, en esa zona. Y permanecieron allí durante dos años hasta que todos, judíos y griegos hubieron escuchado acerca de Cristo.

Por sus raíces judías, Pablo fue primero a una sinagoga, pero la oposición lo obligó a buscar una alternativa y esa variante, aunque no parecía efectiva ya que el horario era muy inconveniente, fue más que productiva. Si hubieran permanecido en la sinagoga, hubieran alcanzado solamente a judíos, pero el haber cambiado de lugar de predicación hizo que llegaran a los griegos, cumpliendo de esta manera el llamado de Pablo de alcanzar a los gentiles.

La oposición no siempre es para que frenemos la obra, a veces nos ayuda a ampliar el panorama y extendernos hacia cosas que no habíamos pensado alcanzar. Pablo buscó otra puerta cuando la de la sinagoga se cerró, esa perseverancia y determinación fueron las que le permitieron llegar a mucha más gente.

Cuando vemos la historia de la toma de Jericó vemos que estaba «cerrada, bien cerrada», pero hubo una intervención de Dios que abrió esas puertas y permitió que los judíos tomaran posesión.

Cuando tenemos la certeza de que Dios nos puso en un lugar, que hemos ido allí siguiendo su voz y no nuestro corazón, es preciso que no nos desanimemos y busquemos la puerta que nos va a llevar a cumplir el cometido.

Para reflexionar:

¿Cómo has estado reaccionando ante la oposición de cualquier tipo?

¿Puedes ver si hay otra puerta abriéndose?

¿Qué te ha dicho Dios al respecto? ¿Qué te ha dicho la iglesia?

2 Comentarios

  1. Lilia Sanchez El 26 septiembre, 2019 - 23:55

    Soy de Mexico, de Morelos, y ante las adversidad3 tenemos que guerrear para derribarlas y una de ellas es la adoración, Dios nos está usando en adorarle a Él y El pelea por nosotros: las puertas se abren , las universidades para llevar la adoración y la transformación en los jóvenes, estamos levantando Altares de adoración en plazas públicas, nos está sacando de las cuatro paredes para llevar el reino afuera, muchas veces la gente no quiere salir pero el Espíritu está transformando, tenemos que levantar a la nueva generación, y aquí estamos dispuestos a todo. Quiero ir al congreso, no se como pagar con la moneda mexicana, su costo es 839 pesos mexicanos ¿? No se a quien llamar para realizar mi pago correctamente.

Deja un comentario

Su dirección de email no será publicada. Los campos marcados son obligatorios.