Pasión por lo secreto

«La ansiedad y la aceleración son características de este mundo, el estar conectado con varias cosas a la vez para distraernos, pero cuando aprendemos a desconectarnos de las cosas de este mundo parece que nos conectamos más con Él, nos damos cuenta que realmente no estamos solos. No es necesario ir a un desierto físico, vivir solo en una montaña, aislado del mundo; los amigos de Dios viven en ciudades o donde sea, no hay un parámetro para esto, los profetas de la antigüedad nacieron y vivieron vidas diferentes, unos en palacios, otros humildemente, unos en ciudades, otros en pueblos, pero el común denominador es que aprendieron a apasionarse por el secreto. No importa en qué ciudad o contexto social vives, entiende que Dios va a hablarte en lo secreto.»

Extracto de la clase Pasión por lo secreto del curso Amigos de Dios. https://ttl-training.com/p/amigos-de-dios

Antes de seguir leyendo, por favor, toma tiempo y lee el capítulo 2 del libro de Oseas:

Oseas 2 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

El amor de Jehová hacia su pueblo infiel

 Decid a vuestros hermanos: Ammi; y a vuestras hermanas: Ruhama.

Contended con vuestra madre, contended; porque ella no es mi mujer, ni yo su marido; aparte, pues, sus fornicaciones de su rostro, y sus adulterios de entre sus pechos;

no sea que yo la despoje y desnude, la ponga como el día en que nació, la haga como un desierto, la deje como tierra seca, y la mate de sed.

Ni tendré misericordia de sus hijos, porque son hijos de prostitución.

Porque su madre se prostituyó; la que los dio a luz se deshonró, porque dijo: Iré tras mis amantes, que me dan mi pan y mi agua, mi lana y mi lino, mi aceite y mi bebida.

Por tanto, he aquí yo rodearé de espinos su camino, y la cercaré con seto, y no hallará sus caminos.

Seguirá a sus amantes, y no los alcanzará; los buscará, y no los hallará. Entonces dirá: Iré y me volveré a mi primer marido; porque mejor me iba entonces que ahora.

Y ella no reconoció que yo le daba el trigo, el vino y el aceite, y que le multipliqué la plata y el oro que ofrecían a Baal.

Por tanto, yo volveré y tomaré mi trigo a su tiempo, y mi vino a su sazón, y quitaré mi lana y mi lino que había dado para cubrir su desnudez.

10 Y ahora descubriré yo su locura delante de los ojos de sus amantes, y nadie la librará de mi mano.

11 Haré cesar todo su gozo, sus fiestas, sus nuevas lunas y sus días de reposo, y todas sus festividades.

12 Y haré talar sus vides y sus higueras, de las cuales dijo: Mi salario son, salario que me han dado mis amantes. Y las reduciré a un matorral, y las comerán las bestias del campo.

13 Y la castigaré por los días en que incensaba a los baales, y se adornaba de sus zarcillos y de sus joyeles, y se iba tras sus amantes y se olvidaba de mí, dice Jehová.

14 Pero he aquí que yo la atraeré y la llevaré al desierto, y hablaré a su corazón.

15 Y le daré sus viñas desde allí, y el valle de Acor por puerta de esperanza; y allí cantará como en los tiempos de su juventud, y como en el día de su subida de la tierra de Egipto.

16 En aquel tiempo, dice Jehová, me llamarás Ishi, y nunca más me llamarás Baali. 

17 Porque quitaré de su boca los nombres de los baales, y nunca más se mencionarán sus nombres.

18 En aquel tiempo haré para ti pacto con las bestias del campo, con las aves del cielo y con las serpientes de la tierra; y quitaré de la tierra arco y espada y guerra, y te haré dormir segura.

19 Y te desposaré conmigo para siempre; te desposaré conmigo en justicia, juicio, benignidad y misericordia.

20 Y te desposaré conmigo en fidelidad, y conocerás a Jehová.

21 En aquel tiempo responderé, dice Jehová, yo responderé a los cielos, y ellos responderán a la tierra.

22 Y la tierra responderá al trigo, al vino y al aceite, y ellos responderán a Jezreel.

23 Y la sembraré para mí en la tierra, y tendré misericordia de Lo-ruhama; y diré a Lo-ammi: Tú eres pueblo mío, y él dirá: Dios mío.

Nuestra costumbre es hacer las notas del blog de manera anónima, porque es nuestro sentir y porque somos UNO, pero hoy haremos una excepción, mi nombre es Estela y quiero contarte mi testimonio con respecto al valor del secreto, del tiempo pasado en la cámara privada del Amado.

Normalmente, cuando leemos este pasaje de Oseas 2 comenzamos a prestar verdadera atención a partir del versículo 14, porque no nos consideramos a nosotros mismos adúlteros en nuestra relación con Dios, no consideramos que nuestra confianza esté en otra cosa que no sea Él y por lo tanto este juicio no se ajusta a nosotros. Nos gusta tomar a partir del verso 14, sus promesas, el tono amoroso y lo que hay en ese pasaje. Pero lo uno no es sin lo otro.

Yo estaba segura que estaba haciendo todo bien, tenía una familia hermosa, un ministerio sólido (según nos parecía), el respeto de la gente, tenía salud y finanzas estables. Pero literalmente de un día para otro todo desapareció o se deterioró en gran manera. Al principio me sentía sumamente aturdida, no entendía de dónde venía todo lo que pasaba; sentía, como el salmista, que «todas sus ondas y todas sus olas pasaban sobre mí», no lograba hacer pie y lo necesitaba desesperadamente para poder sostener a mis hijos y a la congregación. Fue en ese tiempo que me di cuenta que había estado muy distraída, cuidaba con celo las ovejas, pero había descuidado mi relación con el Pastor, cuidaba a mi familia, pero había descuidado a Aquel de quien mi familia había tomado nombre; hacía mil cosas y me esforzaba por hacerlas bien, pero UNA me faltaba y era la que realmente importaba, EL SECRETO. Me había dejado distraer, no había dejado de amarle, pero no le buscaba, no tenía tiempo para Él, aunque nunca dejé de leer la Biblia y tener tiempo de oración, pero es más allá, es el disfrute de la intimidad, la conciencia de un tiempo de amor recíproco, donde tengo tiempo para conocer su corazón y abrir el mío, eso se había enfriado.

No fue juicio, fue su amor redireccionándome, el que me detuvo. En el comienzo del verso 14 hay una palabra que es tremenda aunque pase desapercibida «PERO», eso nos marca un cambio de rumbo, de dirección ¡Cuando los «peros» vienen de Dios son maravillosos! En ese tiempo, dando manotazos de ahogado, pedí ayuda a muchas personas, pero la ayuda nunca llegaba; o, por lo menos, no llegaba de parte del hombre. Hasta que recordé que la primera palabra que había dicho en lenguas, años antes, había sido ISHI, que significa ESPOSO. Fue cuando entendí que ese tiempo de desierto abrazador, que me quitaba hasta el aliento, era simplemente para encontrarme con Él, sin distracciones, sin excusas, era para descubrir a MI ESPOSO. Literalmente el valle de Acor (penas, aflicción, desgracia, desastre…) se había convertido en esperanza. Ya no le llamaba Baali, que significa Señor en término de propiedad, o sea, ya no era solamente su esclava; ahora le llamaba Ishi, MI ESPOSO ¡Hay tanta diferencia entre ser esclava y ser esposa!

Los hijos de Dios podemos entrar en esa relación íntima, en ese enamoramiento mutuo. No solo podemos sino que «debemos», para poder hacer lo que hagamos desde Su corazón, bajo su guía. Hoy disfruto de una relación más madura. Obvio que el Valle de Acor no es agradable, pero lo hermoso es cuando el amor del Esposo nos abre la puerta de la esperanza. Cuando le comenzamos a conocer más en profundidad, cuando todo lo que esperamos tiene sustento en Él, que es fiel.

Considero que no había tanta diferencia entre un Israel distraído por la idolatría, a mi propia vida. Aunque tenía «ídolos» más aceptables, la realidad era la misma, mi atención y expectativas estaban en otro lado, no en Él.

Es necesario que volvamos a apasionarnos por el secreto, por entrar en sus cámaras, abrazarnos a sus pies, escuchar su voz, conocer su corazón. Solo así viviremos vidas plenas en todo sentido.

Toma tiempo de oración, de intimidad y pregúntale si te ve distraído, pregunta qué cosas están desviando tu atención y si es necesario, cambia el rumbo, camina hacia Él.

Te animo a que, si todavía no lo hiciste, puedas tomar el curso Amigos de Dios, sé que marcará tu vida y te llenará del deseo profundo de convertirte en un apasionado por lo secreto, por las cámaras del Amado.

¡Oro para que la pasión por estar con Él arda en todo tu ser!

 

Estela Ortiz

 

 

11 Comentarios

  1. Karla Chanto El 20 mayo, 2019 - 22:17

    Woow gracias por este mensaje
    En realidad es lo que me pasa, me he distraído en cosas que pienso que son para El pero en realidad me estoy olvidando de El

  2. Juan león El 22 mayo, 2019 - 19:00

    Gracias por compartir tan valiosa bendición!

  3. Glendy Pineda El 22 mayo, 2019 - 20:15

    Justo a tiempo❤️

  4. Carla El 22 mayo, 2019 - 20:28

    Amém, Gracias por tanta verdade!

  5. Gabriela Paredes El 22 mayo, 2019 - 23:21

    Muchas gracias por compartir este mensaje es justo lo que yo estaba atravesando llena de Actividades para la Iglesia y descuidando el Secreto,
    pero ahora se que lo más importante es permanecer ahí en el Secreto

  6. Jose Pinto El 23 mayo, 2019 - 3:12

    Gracias por ser instrumento del Señor y comunicar tu testimonio que nos ayudar a oir la voz del Señor a tra vez de ti para que volvamos al primer amor, a la intimadad con El.

  7. Ludsela El 23 mayo, 2019 - 11:48

    Wow! Gracias Amada.
    Volveré al lugar secreto donde mi Amado me Espera.😇💗

  8. Tania El 29 mayo, 2019 - 12:05

    Que mensaje tan acertado para estos tiempos. Gracias.

  9. Daniela El 11 junio, 2019 - 16:55

    Sin duda alguna estoy pasando por el valle Acor, y literalmente he buscado ayuda por todos lados, y hoy sin duda entiendo que debo ir a ÉL. no hay otro camino, Estoy muy agradecida por leer esto y motivarme a seguir y volver a enfocarme. Saludos Estela.

  10. Alejandra El 19 junio, 2019 - 13:09

    Amén! Me pasa😭
    Debo volver al lugar secreto con él.
    Gracias por sus oraciones…
    Que la pasión por estar con Él arda en todo mí ser.

  11. Johanna El 13 septiembre, 2019 - 7:06

    WOW. SO GOOD AND VERY TRUE!!! ITS TIME TO BE IN THE SECRET PLACE ❤️

Deja un comentario

Su dirección de email no será publicada. Los campos marcados son obligatorios.