Saetas training: Enviados I

Entonces oí la voz del Señor, que decía: «¿A quién voy a enviar? ¿Quién será nuestro mensajero?» Yo respondí: «Aquí estoy yo, envíame a mí.» Isaías 6:8 DHH

Ya hemos visto que Dios te eligió y se encarga de darte forma pero, como hemos dicho en algún otro post, Dios no tiene adornos. Si te fijas en la creación, en Génesis, cada cosa creada tenía una obra asignada, por ejemplo:

Dijo luego Dios: Haya lumbreras en la expansión de los cielos para separar el día de la noche; y sirvan de señales para las estaciones, para días y años Génesis 1:14

Todo lo creado tenía una razón de ser, un envío. Dios es un administrador perfecto y nada carece de propósito en su Reino. Tampoco tú, ya que tienes una comisión dada por Dios, que es tu razón de vivir, para eso fuiste formado.

Hay llamados que son generales a todos los habitantes del Reino, por ejemplo: «Vayan y hagan discípulos», «Amarás al Señor tu Dios..», «Ámense los unos a los otros» y muchos más. Pero también hay envíos que son particulares, por ejemplo a Moisés se lo envió a liderar la salida del Pueblo de Egipto, a Noé a hacer un arca en la que se salvara su familia o a Pablo a predicar a los gentiles; pero el llamado individual no los eximió de lo que se les había enviado a hacer a todos.

En general, el hombre está mirando qué provecho saca de su trabajo, cuánto va ganar económicamente con esa actividad, o qué rédito obtendrá. En el Reino no es así, no avanzamos al objetivo por algo que se nos vaya a dar sino porque ya se nos ha dado,  la paga ha sido previa a la obra, Él ya nos ha bendecido con toda clase de bendiciones espirituales en Cristo, nos salvó, nos limpió, nos amó (y lo sigue y seguirá haciendo); nosotros, los enviados, vamos en gratitud y sin especulaciones egoístas. Eso fue lo que le pasó a Isaías, él no sabía a dónde ni para qué, solo escuchó que Dios necesitaba algo y su corazón agradecido se aceleró ¡Tenía que hacer algo! ¡Ese llamado era para él!

Un enviado no va para obtener algo, va porque ya ha estado en las manos del Padre y desde allí, es lanzado. Va porque ya sintió el calor de las manos del Padre, fue acariciado por ellas y eso le sirve de fuerza para llegar a su objetivo.

Tú has sido enviado para algo en particular, si todavía no sabes qué es, ora, escucha al Padre, ten la disposición a obedecer y mientras tanto, haz las cosas que sabes con certeza que todos hemos sido enviados. Si no se te ha revelado que estás en Sus manos amorosas y desde allí eres enviado, toma tiempo para estar con Él, disfruta de su abrazo y verás que, aunque ames estar allí, ese mismo abrazo te impulsará a ir. Si tener un encuentro de amor con el Padre no te impulsa a ir a cumplir tu cometido, entonces fue una mera ilusión de tu alma.

¡Descubre tu envío desde el corazón del Padre! ¡Avanza y alcanza tu objetivo! ¡Has sido enviado!

 

http://tomatulugar.com/saetas/

3 Comentarios

  1. Gabriela Chirinos El 6 febrero, 2019 - 16:28

    ¡Wow!
    Eso es justo lo que le vengo pidiendo a Dios, dirección ya que sé mi llamado. Que palabras tan alentadoras, yo sé que El me llamó para grandes cosas y me pongo a Su disposición. La ministracion y alanbaza es lo que mi Padre me llamó a hacer y siento que ya es el tiempo de retomar lo que puse en pausa despues de dar a luz a mi tercer hijo. Estoy preparada para aprender todo lo que tiene que ver con mi llamado, tan solo le pido a Dios dirección para saber donde es que me va a equipar.

  2. TATY CASTRO El 12 febrero, 2019 - 22:28

    ME DEJA SIN PALABRAS LA VERDAD
    YO SUELO ANDAR UNA PULSERA QUE DICE ENVÍAME A MI… PERO REALMENTE NO SABIA EL SIGNIFICADO EXACTO DE ESTAS PALABRAS. DE VERDAD FUIMOS CREADOS CON UN PROPÓSITO Y ESE ENVÍAME A MI HOY TIENE UN SIGNIFICADO Y UNA RAZÓN.

  3. Juan El 12 abril, 2019 - 18:05

    Jesús es el camino la verdad y la vida

Deja un comentario

Su dirección de email no será publicada. Los campos marcados son obligatorios.