Entrenados en enseñar

Si esto enseñas a los hermanos… 1 Timoteo 4:6

Esto manda y enseña. 1 Timoteo 4:11

Entre tanto que voy, ocúpate en … la enseñanza. 1 Timoteo 4:13


En un mismo capítulo, Pablo insiste a Timoteo tres veces que enseñe. Cuando se repite mucho algo es porque es importante. El padre espiritual le enfatizaba a su hijo la prioridad de la enseñanza. Era necesario enseñar por causa de los tiempos, muchos falsos maestros estaban confundiendo al pueblo y la enseñanza correcta era el antídoto.

Tal vez puedas decir que esto no tiene nada que ver contigo, porque Timoteo era pastor y tal vez tú no lo eres. Pero lee el siguiente pasaje:

Porque debiendo ser ya maestros, después de tanto tiempo, tenéis necesidad de que se os vuelva a enseñar cuáles son los primeros rudimentos de las palabras de Dios; y habéis llegado a ser tales que tenéis necesidad de leche, y no de alimento sólido. Hebreos 5:12

El autor les dice a todos que ya deberían ser maestros, pero no todos tienen el don de la enseñanza, ¿entonces por qué les dice esto? Porque hay obligaciones ineludibles, por ejemplo, no todos somos evangelistas pero todo debemos evangelizar, todos tenemos la responsabilidad de dar aunque no tengamos el don de la liberalidad, todos tenemos que vivir por fe aunque no tengamos el don de la fe. Tal vez no todos tengamos herramientas para enseñar cosas intrincadas, pero en lo cotidiano enseñamos aquello que hacemos habitualmente; una madre enseña a sus hijos administración básica hogareña, sin haber estudiado, la práctica la hace experta en el tema; una persona que practica regularmente un deporte o disciplina puede enseñar lo básico a un novato, etc. Todos debemos ser tan expertos, por causa de la práctica, que podamos enseñar, no sólo con palabras sino con los actos; expertos en amor, paciencia, pureza, fe, mansedumbre…

En la entrega anterior vimos la necesidad de entrenarnos en la doctrina, la cual, basada en el amor, es la que podemos enseñar con confianza y es la que se espera que enseñemos.

¿Por qué es importante que nos entrenemos en enseñar?

1- Por causa de lo falso. Los falsos maestros se levantan en este tiempo y nada pone más en evidencia lo falso que la confrontación con lo que es verdadero. Pero si los que deben enseñar callan, entonces la falsedad no es confrontada y sigue su derrotero.
2- Por amor, para preparar a los más nuevos. Enseñar es como poner una lámpara al paso de una persona que camina en oscuridad. Enseñar es traer luz, iluminar, es ser imitadores del Padre, que instaló la luz y con ello erradicó las tinieblas. No necesitamos una magistral exposición teológica para enseñar a confiar, a perdonar, a buscar a Dios, a buscar la comunión con Dios y con los hermanos. Esas son cosas naturales para un hijo de Dios, maduro.
3- Por obediencia, Jesús nos mandó a hace discípulos. Para ello se necesita enseñar. Y de este mandato nadie está ajeno, es universal. ¿A quién estás formando?, ¿Quién es tu discípulo?, puede ser tu hijo o alguien asignado por la congregación, tal vez tu compañero de trabajo o de estudio. No se necesita un título o reconocimiento oficial, se necesita solo amor e interés en que la otra persona alcance luz.

enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén. Mateo 28.20

Jesús está con nosotros en esta tarea. Pero que se nos pida enseñar no significa que tenemos que estar estresados pensando a quién le he enseñado algo hoy, ya que si somos, de eso impartimos. Nuestras conversaciones no serán vanas sino que una y otra vez volverán a la causa de origen, Cristo. Llenémonos de Él cada día, cuanto más tengamos de Él, más enseñaremos, más mostraremos de Su persona.

Sugerencia:

Esta semana piensa en tus discípulos, pídele al Espíritu que te ayude a evaluar tu tarea para con ellos. Si no los tienes de manera formal piensa a quiénes estás formando directa o indirectamente, ora por ellos, pide sabiduría para continuar la tarea. Si tus discípulos son tus hijos haz lo mismo, pide los recursos inagotables del cielo, verlos con los ojos del Padre, tener su sensibilidad y poder iluminar sus vidas. Oramos para que cada oportunidad de comunión sea un tiempo de mostrar y expresar a Cristo con tu vida.

 Así alumbre vuestra luz delante de los hombres…Mateo 5.16 a

3 Comentarios

  1. Alejandro Espinosa El 1 noviembre, 2018 - 16:31

    Soy el Maestro de adolescentes, y si la verdad que es un reto pero a la vez una satisfacción muy grande.

    Y la palabra que resalto mucho “Si ya somos de eso impartimos”, además de la buena enseñansa que puedes dar lo que impartas, tal vez algunos solo escuchan y entienden pero no queda el mensaje en ellos, pero lo que si queda es lo que impartes.

    Por eso como también lo marcan muy bien, tenemos que estar maduros… y Primero Nosotros Ser Para Hacer.
    Que todos los que no están estudiando la Biblia, la puedan estudiar en el día a día de lo Hijos de Dios.
    En verdad muchas gracias por sus aportes, siempre me nutro mucho. Los amo equipo TTL.

  2. Denise El 1 noviembre, 2018 - 19:00

    ” …ya que si somos, de eso impartimos…”
    Me quedé pensando en esa frase, “¿ qué soy? ¿qué hago?¿en qué pienso?¿qué decisiones tomo? ¿de qué me estoy llenando?”, si lo que soy se manifiesta en mis actos, pensamientos, decisiones, cuán importante es que mi ser sea renovado a la esencia de Cristo que mi SER sea lleno por completo de él, porque sólo de ese modo voy a impartir en mi alrededor su fragancia, su presencia.
    Que seamos llenos del Espíritu Santo para impartirlo y ser luz.
    Bendiciones

  3. Rocio El 3 noviembre, 2018 - 14:05

    Amados Hermanos, Dios es inmensamente bueno, justamente lo que necesitaba, la Gracia del Señor en su ministerio es evidente y eso nutre tanto mi vida … Dios les Bendiga y sigan adelante con estos blogs, los cantos y todo lo que esta hermosa familia de toma tu lugar hace pasa transmitirnos el corazón del padre .. simplemente veo a Cristo en todo lo que hacen 😊

Deja un comentario

Su dirección de email no será publicada. Los campos marcados son obligatorios.