Entrenados en la doctrina

Si esto enseñas a los hermanos, serás buen ministro de Jesucristo, nutrido con las palabras de la fe y de la buena doctrina que has seguido. 1 Timoteo 4:6

 Si enseñas estas cosas a los hermanos, serás un buen servidor de Cristo Jesús, nutrido con las verdades de la fe y de la buena enseñanza que paso a paso has seguido. (NVI)

 Si enseñas la verdad a los miembros de la iglesia, serás un buen servidor de Jesucristo. Estudiar y obedecer las enseñanzas cristianas, como tú lo haces, es lo mismo que alimentarse bien. (BLS)

La sana doctrina

Continuamos nuestro estudio a través de 1 Timoteo 4 y encontramos que para una vida de piedad debemos entrenarnos en la sana doctrina. Pero esta frase nos produce una cierta desconfianza, ya que la asociamos a fariseísmo y religiosidad. No estamos tan lejos de ello, porque la doctrina ha sido excusa, desde tiempos inmemoriales, para la rigidez y el legalismo. Miremos un ejemplo de ello:

¿Por qué tus discípulos quebrantan la tradición de los ancianos? Porque no se lavan las manos cuando comen pan. Mateo 15:2 

Unos fariseos habían venido de Jerusalén para “inspeccionar” este nuevo movimiento. Jesús había multiplicado los panes y peces y sanado enfermos, pero a ellos les llama la atención que sus discípulos “no se lavaran las manos”. Si te fijas en el texto ellos le reclaman que “invalidan la tradición de los ancianos”, no era algo que Dios hubiera establecido como ley; si bien había requisitos de lavados ceremoniales, el lavarse las manos fue introducido como ley sin serlo, los fariseos pusieron la tradición al nivel del mandato divino y juzgaban a quienes no la obedecían. Para ellos era mas importante lavarse las manos que dar de comer o sanar.

Cuando Pablo le hablaba a Timoteo de doctrina, ¿qué tenía en mente?

Si alguno enseña otra cosa, y no se conforma a las sanas palabras de nuestro Señor Jesucristo, y a la doctrina que es conforme a la piedad1Timoteo 6:3 

La doctrina debe estar conformada por la piedad y no por nuestros prejuicios o tradiciones de hombres. David había entendido esto y por eso pudo comer, junto a sus hombres, los panes consagrados, sin ser reprendido por Dios.

Piedad: Virtud que, por el amor a la divinidad, inspira devoción y reverencia a las cosas consideradas sagradas; y por el amor al prójimo, actos abnegados y compasivos. (Diccionario Hispano-Americano de la Misión)

Luego de leer esta definición de piedad podríamos decir que la doctrina debe estar basada en el amor a Dios y al prójimo y se debe traducir en actos de adoración y servicio. Esa es la sana doctrina. Y en ella debemos entrenarnos. Esto es lo que Pablo quería enseñar a Timoteo, que no se aferrara de manera inflexible a enseñanzas de hombres, sino que el amor (primero a Dios y luego a los hombres) diera forma a su doctrina.

La sana doctrina es nutritiva

Pablo le dice a Timoteo que esta doctrina, basada en el amor, nutre. Sabemos que para un atleta, la nutrición en sumamente importante. En este entrenamiento para la piedad es necesario estar nutridos con fe y doctrina sanos. Los nutrientes presentes en los alimentos son absorbidos y terminan fortaleciendo diversas áreas, lo cual nos hace más funcionales. La buena doctrina se impregna en nosotros y nos da salud y funcionalidad. Es por eso que no nos cansamos de decir que debemos volver a las Escrituras y leerlas con la guía del Espíritu, impregnados en el amor de Padre; descubriendo, en cada línea, a Jesús, la representación viva del amor. La letra sin Espíritu mata, seca, endurece; pero la doctrina en amor nos nutre desde adentro hacia afuera y se traduce el actos concretos de amor y obediencia al Padre y de amor activo al prójimo.

Sugerencia: Vuelve a leer la Biblia, trata de hacerlo en papel, un ejemplar que no esté marcado, así tus ojos no vuelven a lo mismo. Lee en actitud de oración y dependencia, dejándote enseñar. No busques que la Escritura respalde tus ideas sino que ella las modele. Pregúntate de qué manera lo que lees te ayuda a aumentar tu amor al Padre y a quienes te rodean. Ten la humildad de dejar que confronte tus actitudes y que te nutra profundamente, resucitando lo que se hubiera muerto o secado.

¡¡Sigamos entrenándonos para la piedad!!

FALTA POCO PARA PODER ENTRENARNOS A TRAVÉS DE TTLTRAINNING

 

7 Comentarios

  1. Jorge El 25 octubre, 2018 - 3:28

    Quisiera información acerca del ttltrainning,desde ya muchas gracias Dios los bendice!

    • TOMATULUGAR El 25 octubre, 2018 - 13:53

      Hola! No está disponible todavía, se está trabajando en ello.
      Un abrazo

    • Maria del Carmen Mariana El 30 octubre, 2018 - 0:57

      Gracias Marcos Brunet y equipo…bendicen e iluminan al pueblo de Dios. Anhelo verlos nuevamente en Buenos Aires y disfrutar de las predicas y musica!!!! Dios siga añadiendo abundantes bendiciones!!!!!

  2. kevin lopez El 25 octubre, 2018 - 5:00

    Muy buen mensaje me gusta y entendi que la doctrina en amor es lo que Dios quiere saludos desde Honduras

  3. Liceth real El 28 octubre, 2018 - 4:07

    Lo bendigo en el nombre de Jesús, admiro lo que Dios les ha entregado y me gustaría hacer contacto más cercano con ustedes.
    Vivo en Colombia cuando tengan algún evento en mi país, por favor avíseme 🙏🙏🙏

  4. Alejandro Espinosa El 28 octubre, 2018 - 6:10

    Excelente mensaje.
    Wow!. Sana Doctrina aunque es una frase que escuchamos muy seguido, nunca me había puesto a pensarla a profundidad. Buscar la manera de que la palabra en lugar de hacernos unos sabios orgullosos, siempre moldeandonos a Amar a Dios y a nuestro prójimo. Wow en verdad que me encanto ese tema a investigarlo más profundidad. Gracias
    Espero llegar lo mejor preparado para estar a la altura del entrenamiento. Un abrazo a todo el equipo TTL.

  5. Guadalupe El 3 noviembre, 2018 - 1:24

    Marco
    Estoy tomando in curso de raises Hebreas y dicen que debemos celebrate Las fiestas Del Eterno,como tabernaculos,trompetas etc.y guardar El sabado pique es eterno.
    Como interpretar la palabra realmente Dios lo pidio asi?

Deja un comentario

Su dirección de email no será publicada. Los campos marcados son obligatorios.