Para discipular naciones: ¡Perseveremos!

Seguir leyendo

Así continuó por espacio de dos años, de manera que todos los que habitaban en Asia, judíos y griegos, oyeron la palabra del Señor Jesús. Hechos 19:10

¿Cuántas veces hemos leído en la parábola del sembrador acerca de la semilla que cayó en buena tierra? Es la semilla que lleva mucho fruto. Muchas veces oramos o escuchamos oraciones acerca de esta tierra, que la semilla caiga allí y fructifique. Hay una palabra que es clave en esa abundancia de resultados:

Mas la que cayó en buena tierra, éstos son los que con corazón bueno y recto retienen la palabra oída, y dan fruto con perseverancia. Lucas 8:15

Cuando nos detenemos a pensar en esa palabra, perseverancia, nos damos cuenta que la semilla no da fruto abundante de un día para el otro, que hay una tarea de permanencia, de paciencia, algo un poco escaso en nuestro días, por la aceleración en la que vivimos.

Es curioso que la palabra perseverancia está muy presente en el libro de los Hechos, cuando la iglesia recién nacía:

perseveraban en la doctrina de los apóstolesHechos 2:42a

perseverando unánimes cada día en el templo…Hechos 2:46a

La iglesia de los primeros tiempos era perseverante, cuando comenzaba algo lo seguía haciendo, tenía paciencia en repetir lo mismo, hasta hacerlo un hábito, una forma de vida.

En el Nuevo Testamento hay abundante consejo sobre perseverar: en la gracia (Hechos 13:43), en hacer el bien (Romanos 2:7), en el evangelio (1 Corintios 15:1), en la oración (Colosenses 4:2), en la libertad (Santiago 1:25), en la doctrina (2 Juan 1:9)…

Pablo perseveraba enseñando, lo hizo todos los días durante tres años y el fruto de esa paciencia no se hizo esperar, al cabo de ese tiempo no había persona en la región que no hubiera escuchado de Cristo. Muchos de los que escucharon creyeron y también perseveraron en la fe; por eso vemos una Éfeso cambiada, donde la gente quemó sus libros de magia (pensemos que cada libro valía fortunas, tal vez el salario de un año) y dejó en bancarrota el comercio del templo de Diana (Piensa en el santuario pagano más grande que conozcas y piensa que con tu perseverancia puedes hacer que quede abandonado).

La perseverancia de Pablo dio como fruto una ciudad que adquirió la cultura del Reino. ¿Puedes imaginarte lo que lograría tu perseverancia?

La iglesia de Éfeso fue embebida de ese ejemplo:

Has perseverado y sufrido por mi nombre, sin desanimarte. Apocalipsis 2:3 NVI

Oremos para que la perseverancia sea el sello sobre la iglesia de este tiempo

Para reflexionar:

¿Hay dinámicas espirituales que hagas todos los días?

¿Has permanecido en el mismo trabajo, carrera o ministerio?

Cuándo estás esperando algo, tal vez en una fila ¿Puedes esperar o te vas si no eres atendido rápidamente? (recuerda que paciencia y perseverancia son hermanas)

si perseveramos, también reinaremos con El...2Timoteo 2:12

Composiciones que transforman

Seguir leyendo

«La palabra poeta, del griego poietes, significa hacedor o creador. El primer poeta de la historia
es nuestro Dios, necesitamos conocerlo a Él como creador porque cuando le reconocemos en
este aspecto, se activa en nosotros su ADN de creatividad.» Extracto del curso Composiciones que transforman de TTLtraining https://ttl-training.com/p/composiciones-que-transforman

Entrenando una generación de gobierno

Seguir leyendo

«Daniel llegó a Babilonia teniendo entre los quince y dieciocho años, desde el desarrollo evolutivo se podría decir que no es la edad de mayor estabilidad para una joven (cambios, procesos, duelos). Todos nos admiramos de la capacidad que tuvo para mantenerse sin contaminarse siendo radical en sus decisiones y cómo el Señor mostraba su gracia y favor en todo lo que Daniel se proponía. Aquí es donde encontramos la respuesta a esta capacidad: Daniel ya era Daniel al llegar a Babilonia, su entrenamiento había sido dado en los primeros años de su vida. Él no se educó como un niño más, su crianza fue diferente y eso dio su fruto.»

Extracto del curso Entrenando una generación de gobierno https://ttl-training.com/p/generaciondegobierno

Pasión por lo secreto

Seguir leyendo

«La ansiedad y la aceleración son características de este mundo, el estar conectado con varias cosas a la vez para distraernos, pero cuando aprendemos a desconectarnos de las cosas de este mundo parece que nos conectamos más con Él, nos damos cuenta que realmente no estamos solos. No es necesario ir a un desierto físico, vivir solo en una montaña, aislado del mundo; los amigos de Dios viven en ciudades o donde sea, no hay un parámetro para esto, los profetas de la antigüedad nacieron y vivieron vidas diferentes, unos en palacios, otros humildemente, unos en ciudades, otros en pueblos, pero el común denominador es que aprendieron a apasionarse por el secreto. No importa en qué ciudad o contexto social vives, entiende que Dios va a hablarte en lo secreto.»

Extracto de la clase Pasión por lo secreto del curso Amigos de Dios. https://ttl-training.com/p/amigos-de-dios