Las iglesias de Apocalipsis: Laodicea y el peligro de la falsa riqueza

Seguir leyendo

Dices que eres rico, que te ha ido muy bien y que nada te hace falta; y no te das cuenta de que eres un desdichado, miserable, pobre, ciego y desnudo. Apocalipsis 3:17 DHH

La ciudad de Laodicea era un centro financiero, era por lejos la más opulenta del imperio. En el año 61 AD un terremoto la devastó y los pobladores rehusaron recibir ayuda del imperio, volviendo a levantarla con sus propios recursos. También era un centro muy importante de confección de ropa y sus túnicas de finas lanas era reconocidas en todo el imperio. Así mismo se la conocía como un centro de salud, porque allí se elaboraban colirios muy preciados como remedio para la vista.

La iglesia de Laodicea se veía externamente viviendo en abundancia, pero todo lo que para los laodicenses era motivo natural de orgullo eran graves falencias espirituales: eran pobres llenos de dinero, ciegos aunque tenían a mano los mejores remedios para la vista y estaban desnudos viviendo en el centro de la industria textil. Es que una cosa es la apariencia externa y otra muy distinta la realidad espiritual, la condición que Dios ve.

Jesús dijo:

Afortunados los que reconocen su necesidad espiritual, porque el reino de Dios les pertenece. Mateo 5:3 PDT

La abundancia en que vivían los había hecho olvidar su dependencia. No reconocían su necesidad espiritual. Uno de los mayores peligros de la prosperidad y seguridad naturales, es que dejemos de ir a Dios, que nos sintamos satisfechos.

Lo maravilloso del carácter de nuestro Padre es que, aun dejándole de lado, Él sigue tocando a nuestra puerta y esperando que le demos su lugar. Y no solo eso, sino que a personas sin valor alguno en lo espiritual, si nos volvemos a Él, nos dará un lugar de autoridad, en su mismo trono.

He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo. Al que venciere, le daré que se siente conmigo en mi trono, así como yo he vencido, y me he sentado con mi Padre en su trono. Apocalipsis 3:20-21

Es un buen momento para replantearnos si no nos hemos sentido demasiado cómodos hasta el punto de dejar de depender de Él y su infinita gracia.

Y les daré un corazón para que me conozcan, porque yo soy el SEÑOR; y ellos serán mi pueblo y yo seré su Dios, pues volverán a mí de todo corazón. Jeremías 24:7

Las iglesias de Apocalipsis: Filadelfia y la fuerza escasa

Seguir leyendo

Yo conozco tus obras; he aquí, he puesto delante de ti una puerta abierta, la cual nadie puede cerrar; porque aunque tienes poca fuerza, has guardado mi palabra, y no has negado mi nombre. Apocalipsis 3:8

La ciudad de Filadelfia estaba situada en una zona de gran actividad sísmica, no eran sismos fuertes sino muy repetidos, lo que perjudicaba las viviendas y tenía a los habitantes en constante alerta. Era tal la situación que muchos se habían ido a vivir a las afueras, ya que existía el peligro, en la ciudad, de que una pared cayera de pronto. Los que se animaban a vivir dentro sabían del valor de tener una puerta abierta de escape, en estos casos.

En esta carta una de las cosas que Cristo dice de sí mismo es que es el que es verdadero, esta palabra, en el original representa la idea de lo que es real. Él es la realidad. Estando en Cristo, vivimos en Su realidad, que es opuesta a la que perciben nuestros sentidos físicos.

A esta iglesia se le ofrece una puerta abierta, lo cual es una invitación a cruzarla. Los de Filadelfia conocían el valor de una puerta abierta que les permitiera salvar la vida. Cristo les ofrecía la puerta para pasar a Su realidad, del lado natural de esa puerta, ellos tenían pocas fuerzas, del otro lado tenían fuerzas de búfalo; del lado natural los judíos los amedrentaban y hostigaban, del otro lado esa gente estaba de rodillas, sin poder ni autoridad sobre los cristianos fieles; del lado natural hay prueba y tribulación, pasando la puerta está la protección del Padre.

La puerta está abierta para los siervos fieles, para los hijos. Para que no tengan que vivir en la irrealidad de este mundo sino en lo verdadero, en la realidad del reino de Dios, donde toda necesidad está cubierta en Él: allí somos sabios, fuertes, enriquecidos…

Parte de la promesa que se hace a esta iglesia es:

Al que venciere, yo lo haré columna en el templo de mi Dios, y nunca más saldrá de allí… Apocalipsis 3:12a

La persona que ha logrado, con las escasas fuerzas que tenía, trasponer esa puerta y comenzar a vivir en la realidad celestial, es inamovible y puede sostener el peso de la edificación del Reino en el lugar que Cristo le asigne.

Para los postreros tiempos se necesitan cristianos que vivan la REALIDAD de Cristo, que venzan el sistema de esa manera.

¿Serás uno de ellos?

Las iglesias de Apocalipsis: Sardis y la necesidad de vigilar

Seguir leyendo

Ponte en vela y afirma las cosas que quedan, que estaban a punto de morir, porque no he hallado completas tus obras delante de mi Dios. Apocalipsis 3:2 NBLA

La ciudad de Sardis había sido muy grande e importante. Seiscientos años antes de Cristo había sido la capital del imperio lidio, llegando al apogeo de su esplendor bajo el reinado de Creso. Esta ciudad estaba asentada sobre una meseta, rodeada de acantilados, en una posición casi inexpugnable, eso lo había llenado de orgullo y también de confianza en sí mismos. Creso se animó a desafiar al imperio persa, fue derrotado por sus fuerzas y huyó a refugiarse en la ciudad capital, pensando que allí estaba seguro y podría reagrupar sus tropas. Los persas sitiaron durante días la meseta, sin encontrar cómo hacerla caer. El rey persa, Ciro, ofreció una recompensa al soldado que encontrara cómo entrar, eso motivó a la tropa, la cual descubrió que podían escalar por una grietas, al llegar a la cima se encontraron que nadie vigilaba ese lugar, estaban demasiado confiados, fueron demasiado perezosos para montar guardia. La orgullosa ciudad cayó en manos de los persas y nunca más recuperó su esplendor.

Doscientos años después se volvió a repetir una historia similar. La ciudad había pasado a formar parte del imperio de Alejandro Magno y a su muerte, hubo guerras por el dominio de los territorios. Aqueo disputaba la ciudad con Antíoco, el primero se refugió en la ciudad y resistió el asedio durante un año, pero un puñado de hombres repitió la hazaña realizada dos siglos antes por los persas, entrando por el mismo lugar. el cual nuevamente estaba desprotegido de vigilancia.

Podemos decir que Sardis era una ciudad degradada, de ser esplendorosa capital había pasado a ser una sombra.

Cuando a la iglesia de Sardis se le advierte sobre ser vigilante y el costo de no vigilar, lo entendían perfectamente, vivían viendo el resultado de ese descuido.

La falta de vigilancia había ido minando la iglesia, se había ido muriendo y no reaccionaban. Cristo los exhorta a volver a vigilar para que lo que está en peligro de morir sea afirmado.

¿Cómo podemos estar vigilantes?

  • Alertas en completar la obra: a la iglesia de Sardes se les dice que sus obras no son perfectas, esta palabra se traduce como completas, en otras traducciones. Comenzar algo y no completarlo es como no hacerlo en absoluto. A Saúl, el comenzar la guerra contra los amalecitas y no exterminarlos, le costó el trono, su obra no había sido perfecta porque no estuvo completa. Cristo en la cruz exclamó: «¡Consumado es!», o sea, ya está completada la obra. Pablo dijo que había completo su carrera (2 Timoteo 4:7)
  • Alertas en contra de las asechanzas del diablo: «Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar» 1Pedro 5:8
  • Alertas en contra de la tentación: «Velad y orad-dijo Jesús-para no caer en tentación» Mateo 26:41
  • Alertas contra las falsas enseñanzas: » Porque yo sé que después de mi partida entrarán en medio de vosotros lobos rapaces, que no perdonarán al rebaño. Y de vosotros mismos se levantarán hombres que hablen cosas perversas para arrastrar tras sí a los discípulos. Por tanto, velad…« Hechos 20:29-31
  • Alertas esperando la venida del Señor. Pablo, hablando del día del Señor nos dice: «Por tanto, no durmamos como los demás, sino velemos y seamos sobrios.» Hechos 20:29-31

Nuestros frentes de vigilancia son varios, vigilando por nosotros mismos. por nuestras familias, por la iglesia…Somos llamados a velar, eso se hace en oración y dependencia del Padre.

¿Estás ocupando tu lugar de vigilancia?

Las iglesias de Apocalipsis: Tiatira y el pecado de la tolerancia

Seguir leyendo

Pero tengo unas pocas cosas contra ti: que toleras que esa mujer Jezabel, que se dice profetisa, enseñe y seduzca a mis siervos a fornicar y a comer cosas sacrificadas a los ídolos. Apocalipsis 2:20

La carta a la iglesia a Tiatira es la más larga de las siete y la más enigmática, por causa del poco conocimiento que tenemos, en la actualidad, acerca de la ciudad, la iglesia y de la identidad de la persona nombrada como Jezabel.

Como vimos en las entradas anteriores de este blog, nos estamos centrando en las correcciones que se les hace a las iglesias, ya que entrar en un estudio profundo de todos los componentes de cada carta sería muy extenso. En el caso particular de Tiatira, son muchos los puntos a favor de esta congregación:

Yo conozco tus obras, y amor, y fe, y servicio, y tu paciencia, y que tus obras postreras son más que las primeras. Apocalipsis 2:19

Al leer este versículo vemos una iglesia vibrante, llena de servicio, de obras buenas, pero…

Pero tengo unas pocas cosas contra ti: que toleras que esa mujer Jezabel, que se dice profetisa, enseñe y seduzca a mis siervos a fornicar y a comer cosas sacrificadas a los ídolos. Apocalipsis 2:20

El cuadro rebosante de salud se empaña. Hagamos una analogía con la salud física, si vamos al chequeo médico y nos dicen: «sus pulmones, su hígado, riñones, corazón, sistema vascular y digestivo están muy sanos, solo tenemos un problema, Ud. tiene un tumor maligno en el cerebro, que pone en riesgo su vida».

Hasta que leemos el versículo veinte, todo parece perfecto en la iglesia. Lo que Dios tenía contra Tiatira era poco, pero era grave. Vemos en iglesias anteriores como Éfeso y Pérgamo que el tema de las doctrinas corruptas era común; hubo, hay y habrá un intento del enemigo de infiltrarse y debilitar la iglesia desde adentro.

¿Por qué es particularmente peligroso aquí, el tema de las falsas doctrinas? En Éfeso la iglesia las odia y combate, en Pérgamo tiene infiltrados a los que retienen estas doctrinas, pero en Tiatira se le ha dado lugar a Jezabel para que las enseñe, usurpando un puesto de autoridad como profetiza. En esta iglesia está institucionalizado el error y el resto de la iglesia lo tolera.

William Barckay traduce el versículo veinte de la siguiente manera: «Pero tengo contra ti que no haces ningún esfuerzo para poner en su debido lugar a esa mujer Jezabel, que se considera profetisa…»

¿Quién es Jezabel y qué enseñaba? Antes que nada consideramos que ese nombre es simbólico, no es probable que ningún judío llamara así a una hija suya, debido al bagaje de perversidad que conllevaba, recordando a la perversa e idólatra esposa del rey Acab. Entonces podemos especular que Jezabel era una persona con la influencia que tuvo la esposa de Acab sobre él y, por consiguiente, sobre el reino. La mencionada en esta carta tiene un rol protagónico en la congregación, se atribuye a ella misma uno de los cinco oficios ministeriales, pretendía hablar de parte de Dios, dando suprema importancia a sus enseñanzas.

No podemos extendernos mucho hablando acerca de Jezabel, porque lo que nos interesa en este caso es la reprensión que se hace a la iglesia: «Tengo contra ti…que toleras..» El pecado que se corrige es el de la tolerancia. En la actualidad se habla mucho de tolerancia, se exige mucho ser tolerante con todos y la intolerancia se mira con muy malos ojos. Cuando alguien opina de manera que otro pueda sentirse ofendido, hasta puede ser castigado por la autoridad civil por intolerante. Lo que Dios está corrigiendo en esta congregación es la permisividad, la pasividad que no le permite esforzarse por poner las cosas en su lugar.

En Tiatira había gremios que regulaban la vida comercial de la ciudad, gremios de trabajadores de la lana, la piel, el lino y el bronce, fabricantes de ropa exterior, tintoreros, alfareros, panaderos y hasta de traficantes de esclavos. Formar parte de esos organismos significaba asistir a comidas rituales en los templos paganos, ya que allí se hacían las reuniones, pero no integrar uno de ellos era un suicidio comercial. Aparentemente, Jezabel proponía llegar a un acuerdo con los principios del mundo en interés del comercio y el negocio, manteniendo, sin duda, que el Espíritu Santo podía guardarlos de todo mal. Muchos habrían sido contaminados con la enseñanza pervertida ya que se menciona a los amantes y los hijos de Jezabel.

No pareciera tan grave lo que proponía esta mujer, no sería tan malo comer lo sacrificado a los ídolos si era con el fin de que no hubiera necesidades económicas en la iglesia. Tal vez por eso mismo ellos podían hacer tantas obras de caridad. Pero el que tiene los ojos como llamas de fuego ve lo más profundo, las intenciones del corazón. No hay amistad entre Dios y los demonios, no hay comunión entre los hijos del Padre y las tinieblas. Todo lo que es a medias bueno, es definitivamente malo, esa es la tolerancia que tenía la iglesia y por la que fue exhortada.

El «nos es tan malo», no debería existir en nuestro lenguaje. Para mantenernos en pie en una sociedad con tanta mezcla es necesario ajustarnos a la santidad.

…y el que es santo, santifíquese todavía. Apocalipsis 22:11

No estamos hablando del hermano que practica algunas cosas porque todavía no tuvo convicción de pecado o no ha alcanzado madurez. Aquí hablamos de la enseñanza dentro de la misma congregación. Tal vez para no parecer tan religiosos, o tan estrictos, o para que la gente no se vaya de la iglesia, se permiten enseñanzas que apoyan que se puede practicar lo no tan bueno.

Es tiempo de esforzarnos en la santidad, de ajustarnos más que nunca a la voluntad de Padre, más allá de los «beneficios» que nos pueda dar el mundo.

La iglesias de Apocalipsis: Pérgamo, viviendo donde Satanás tiene su trono

Seguir leyendo

Yo conozco tus obras, y dónde moras, donde está el trono de Satanás; pero retienes mi nombre, y no has negado mi fe, ni aun en los días en que Antipas mi testigo fiel fue muerto entre vosotros, donde mora Satanás. Apocalipsis 2:13

Pérgamo era otra ciudad ubicada en Asia Menor, o lo que hoy se conoce como península de Anatolia. El nombre ya es sugerente, porque el significado probable es «matrimonio mixto» (gamos en griego significa matrimonio). Esta ciudad fue conocida en la antigüedad por su gran biblioteca, de cerca de dos cientos mil pergaminos (incluso allí se comenzó a manufacturar el pergamino, que terminó desterrando el uso del papiro)

Por otro lado, fue la primera ciudad del imperio que erigió un templo para adoración del emperador, se cuenta que los cristianos eran obligados a ofrecer incienso en el altar del césar a cambio de permanecer con vida. Pérgamo era la sede del culto al emperador en toda la provincia. El procónsul que tenía su cuartel en esta ciudad era ius gladii, o sea que tenía derecho a espada, podía condenar a muerte y era lo que hacía con los que no quisieran decir que césar era kiryos, o sea señor.

También era el centro de adoración del dios Esculapio, el templo de este ídolo era el hospital de la antigüedad. Allí los sacerdotes cuidaban a los enfermos y los trataban con toda clase de supercherías mezcladas con algo de ciencia.

Pérgamo poseía un antiguo templo a Zeus, emplazado en la saliente de una roca y que tenía forma de un inmenso trono.

Por todo lo anterior podemos decir que no era nada fácil ser cristiano en Pérgamo. Los cristianos eran perseguidos, a pesar de la aparente erudición que la biblioteca aportaba. Es que conocimiento intelectual no necesariamente va divorciado de intolerancia y discriminación. Que una persona tenga su intelecto lleno de información no la hace misericordiosa, necesariamente. El orgullo intelectual suele ser uno de los mayores enemigos de la fe, porque no la puede comprender, nótese que decimos el orgullo y no el conocimiento en sí.

En medio de un lugar tan peligroso, tan hostil. Sufriendo las peores circunstancias, ellos se mantuvieron fieles y fueron valientes. O sea que el hecho de que vivieran en un lugar donde Satanás mismo tenía su trono no era el verdadero inconveniente.

Hoy vivimos en una sociedad que no difiere en mucho de la de aquella época, solamente que todavía no peligra nuestra vida. Pero el intectualismo soberbio, la adoración al sistema, la idolatría mezclada con superstición de la llamada Nueva era y la intolerancia de los grupos «progresistas» hacen el caldo de cultivo perfecto para la resistencia a la iglesia.

¿Cuál es el llamado de atención?

A pesar de todo lo mencionado, no se da ninguna advertencia relacionada al gobierno del enemigo en esa región. La alerta es interna:

Pero tengo unas pocas cosas contra ti: que tienes ahí a los que retienen la doctrina de Balaam, que enseñaba a Balac a poner tropiezo ante los hijos de Israel, a comer de cosas sacrificadas a los ídolos, y a cometer fornicación. Y también tienes a los que retienen la doctrina de los nicolaítas, la que yo aborrezco. Apocalipsis 2:14-15

Es que NADA puede afectar externamente a una iglesia que interiormente está fuerte, aun vivir donde Satanás tenga su trono.

Notemos que se le dice: «tengo unas pocas cosas contra ti». No dice que esas pocas cosas sean pequeñas, no significa eso. Son pocas pero importantes: «tienes a los que retienen la doctrina…», de la misma manera que se tiene un tumor y no se lo erradica. Había una inacción de parte de la iglesia, no tomaban una determinación con respecto a las doctrinas que se habían infiltrado. Que se mencione la palabra doctrina quiere decir que no solo practicaban sino que enseñaban sus prácticas perversas. Una de las estrategias más empleadas por las tinieblas es mezclarse desde adentro con la iglesia, como lobos en medio de ovejas, como cizaña entre el trigo. Esa es la manera más efectiva de debilitar el cuerpo de Cristo. El peligro no era externo, los fieles de Pérgamo podrían haber vivido en el infierno mismo, mientras estuvieran firmes por dentro.

Nicolás significa lo mismo que Balaam en su origen etimológico, es probable que se esté refiriendo a lo mismo. Los que seguían esta doctrina, básicamente, trataban de persuadir a los cristianos de que no había nada malo en adaptarse «prudentemente» al mundo. Confundían la libertad cristiana con la promiscuidad pagana. Eran la clase de personas a las que Pablo advertía que no usaran la libertad como una oportunidad para vivir conforme a la carne (Gal_5:13 ). Probablemente argumentaban que el cristiano estaba tan defendido por la gracia que podía hacer todo lo que fuera sin sufrir ningún daño (semejante a lo que es hoy el mensaje de la hipergracia).

A veces estamos tan enfocados en protegernos de los embates externos que bajamos la guardia con respecto a las doctrinas que abrazamos. El Cristo victorioso va a pelear contra las falsas doctrinas con la espada de su boca. con su misma palabra, que es más cortante que acero de dos filos. Lo importante es que nos encuentre alertas a esto, siendo como los de Éfeso, que odiaban las falsas doctrinas, que Cristo mismo odia, no permitiendo que el cáncer de las doctrinas herejes nos debilite.

¿Hay alguna doctrina que abraces, que sea una adaptación al mundo y sus deseos? Es tiempo de revisar en qué creemos y por qué creemos eso. Los postreros tiempo serán como se describe a la iglesia de Pérgamo, como viviendo donde reina Satanás, pero el mantener doctrinas y prácticas puras serán un preventivo para poder mantenernos en pie. No comulgamos con el mundo, sino con la VERDAD misma y vivimos según ella.

Las iglesias de Apocalipsis: Esmirna y el temor a sufrir

Seguir leyendo

No te asustes por los sufrimientos que vienen. Escucha, el diablo va a meter a algunos de ustedes en la cárcel para ponerlos a prueba. Van a sufrir durante diez días, pero sigue firme en tu fe, incluso si tienes que morir. Si no renuncias a tu fe, yo te premiaré con la vida eterna. Apocalipsis 2:10 PDT

Hay una idea dando vueltas, aun entre los cristianos, de que los hijos de Dios tenemos asegurada una vida terrenal de felicidad, satisfacción, libre de dolores. Pero eso jamás fue prometido por Dios, al  contrario:

Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo. Juan 16:33

Jesús nos advirtió acerca del sufrimiento, pero juntamente con esto nos dice que miremos su ejemplo: Él ha vencido a ese mundo que nos causa aflicción.

El dolor es parte de la vida, en algún momento perderemos algo o alguien, tendremos algún tipo de frustración, seremos incomprendidos o malentendidos, nos atacarán, herirán o despreciarán. Y eso también fue anticipado por Jesús 

Bienaventurados sois cuando por mi causa os vituperen y os persigan, y digan toda clase de mal contra vosotros, mintiendo. Gozaos y alegraos, porque vuestro galardón es grande en los cielos; porque así persiguieron a los profetas que fueron antes de vosotros. Mateo 5:11-12

No estamos haciendo una apología del masoquismo. No decimos que debemos autoflagelarnos, esa no es la idea del sufrimiento cristiano. 

Hay dos grandes causas de sufrimiento: 

1- El que es causado por el propio pecado del hombre: por ejemplo un hombre engaña a su esposa y por ese acto de adulterio la familia se disuelve trayendo sufrimiento al adúltero, a la esposa engañada, a los hijos y aún a los cónyuges e hijos de los hijos porque hubo un mal modelo de padre y de familia. Todo ese sufrimiento es causado por el hombre. 

2- El sufrimiento por seguir, servir y obedecer a Cristo: por ejemplo la pérdida de trabajo por no querer hacer las cosas deshonestas que se piden en ese lugar.

El sufrimiento es inevitable, porque nadamos contra la corriente del mundo y es inevitable el choque. Pero cada choque nos hace más fuertes, más sabios, más maduros. Cada prueba por la que pasamos es una oportunidad de conocer más a nuestro Padre, de crecer en fe viéndole actuar en nuestro favor.

La iglesia primitiva sabía esto, no encontramos registros de personas desilusionadas por haber sido defraudada por Dios. Ellos sabían, desde el primer momento que volverse cristianos los haría vulnerables a la ira del imperio, aun así la iglesia no dejaba de crecer. 

El consejo que se da a Esmirna no es a no sufrir, sino a no temer el padecimiento . En la medida en la que estemos preparados será más fácil sobrellevar el dolor. 

Amados, no os sorprendáis del fuego de prueba que os ha sobrevenido, como si alguna cosa extraña os aconteciese, 1 Pedro 4:12

Pensemos en nuestra vida como una carrera de maratón, si nos preparamos para correr cuarenta kilómetros y luego se nos pide hacer una carrera de doce, tendremos resistencia de sobra. Pero si entrenamos para correr dos, no completararenos los doce. De la misma manera, si nos preparamos para entregarlo absolutamente todo por Cristo no sufriremos tanto al perder algo, porque en nuestro corazón ya lo habíamos sacrificado en el altar. 

El temor tiene su raíz en el pensamiento de que algo malo va a acontecer y no tendré las herramientas para impedirlo o superarlo. Pero quiero darte una buena noticia: no importa lo malo que vaya a suceder, tienes LA herramienta para superarlo, tu Padre está contigo. Y eso es más que suficiente. 

No nos refugiamos en nuestra propia fortaleza o sabiduría. Nos refugiamos en nuestro Lugar Seguro, en nuestra Torre Fuerte, nos cobijamos bajo sus alas y nos dejamos abrazar por el Consolador. 

Las iglesias de Apocalipsis: Éfeso, volver al primer amor

Seguir leyendo

Escribe al ángel de la iglesia de Éfeso: Esto dice el que tiene las siete estrellas en su mano derecha y se pasea en medio de los siete candelabros de oro: Conozco tus obras, tu duro trabajo y tu perseverancia. Sé que no puedes soportar a los malvados, y que has puesto a prueba a los que dicen ser apóstoles, pero no lo son; y has descubierto que son falsos. Has perseverado y sufrido por mi nombre, sin desanimarte. Sin embargo, tengo en tu contra que has abandonado tu primer amor. ¡Recuerda de dónde has caído! Arrepiéntete y vuelve a practicar las obras que hacías al principio. Si no te arrepientes, iré y quitaré de su lugar tu candelabro. Pero tienes a tu favor que aborreces las prácticas de los nicolaítas, las cuales yo también aborrezco.  El que tenga oídos, que oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. Al que salga vencedor le daré derecho a comer del árbol de la vida, que está en el paraíso de Dios. Apocalipsis 2:1-8

Por cuestiones de espacio no podemos entrar a hablar de cómo es visto Cristo en cada carta o la recompensa que se promete a cada iglesia. Vamos a centrarnos en aquellas cosas que es necesario cambiar o reforzar, porque ese mensaje es importante para cómo nos preparamos para los tiempos del fin.

En el caso de Éfeso, vemos que se alaba su obra, trabajo y perseverancia, por otro lado, que ha tenido celo en cuidarse de los falsos ministros. En el otro extremo de la balanza se le reprocha haber perdido su primer amor. Esa palabra, primer, denota primero en importancia. Lo que habían perdido los efesios era el amor más importante. Hacía muchas cosas y con gran esfuerzo, pero el primer lugar en sus afectos estaba equivocado. No dice que no amaran, sino que había un orden invertido.

Aquél, respondiendo, dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con todas tus fuerzas, y con toda tu mente; y a tu prójimo como a ti mismo. Lucas 10:27 

La prioridad en el amor nos la dio el mismo Jesús: primeramente, al Señor y en segundo lugar el prójimo y uno mismo en el mismo plano. ¿Por qué es tan importantes esto? Porque lo espiritual se resiste con el espíritu opuesto. Está escrito:

Porque habrá hombres amadores de sí mismos…amadores de los deleites más que de Dios, 2Ti 3:2-4

En un mundo donde el amor está enfocado en el ego, la iglesia con el orden de amor bien establecido brillará como una luz en las tinieblas.

¿Por qué perdió el primer amor?

El texto no lo dice, pero puede estar inferido en el mismo:

  1. Tanto enfocarse en el duro trabajo y en las obras se volvió activista pero fría: cuando lo que hacemos es más importante que por quién lo hacemos estamos ante el peligro de haber perdido el primer amor. Cuando no podemos frenar lo que hacemos para escuchar a otro, para darle tiempo y atención. Esto es aplicable tanto a Dios como a la gente. Podemos decir que el amor se mide en tiempo brindado. (¿Cómo está tu tiempo dedicado a Dios y a las personas que dices que amas?)
  2. Tal vez sea porque ellos aplicaron el discernimiento para no dejar entrar el error y a los impostores a la iglesia, podemos decir que fueron muy correctos en la ortodoxia. Pero tal vez esa ortodoxia se les volvió una trampa, porque la amaron más que a las personas. Tratando de descubrir quién era falso se volvieron desconfiados, recelosos y comenzaron a “separar el trigo de la cizaña”, no encontraron el equilibrio y perdieron el amor hacia los hermanos. Hay doctrinas que no son negociables, las que tienen que ver con la persona de Dios y con la salvación, por ejemplo, pero hay prácticas y tradiciones completamente periféricas, cuando nos enfocamos en esas tradiciones humanas para dividirnos unos de otros, estamos frente a la pérdida del primer amor.

¿Cómo se recupera el primer amor?

Allí mismo está el antídoto contra la pérdida del primer amor:

  1. Recuerda: activar el recuerdo nos hace revivir la experiencia. Cristo le dice a la iglesia: “Recuerda de dónde has caído”, o sea que hubo un tiempo donde se elevó en amor. Él es el mejor psicólogo, los buenos recuerdos nos hacen reflotar la emoción de ese momento. ¿Puedes recordar hoy cuando conociste al Señor? ¿Qué sentías? Cuando todavía no habías naturalizado su presencia ¿Qué emociones te embargaban al saberlo cerca, al comprender que te amaba, que era tu Padre? ¿Recuerdas cómo les hablabas a todos acerca de Él porque habías descubierto el mejor tesoro? Y con respecto al prójimo ¿Recuerdas cuando hablabas a uno con tanto amor como si fuera una multitud? ¿Recuerdas cuando no te habías contaminado con denominaciones o “la iglesia de tal o cual” y te alegrabas al conocer a un hermano? ¿Y cuando diste generosamente por esa persona? ¿Puedes recordarlo? Entonces seguimos al segundo punto.
  2. Arrepiéntete: arrepentimiento es cambio de pensamiento, no es lo mismo que remordimiento. Los pensamientos condicionan las acciones, por eso es necesario tener los pensamientos adecuados que nos lleven a acciones adecuadas. Tal vez dejaste de tener tiempo con Dios porque estás haciendo cosas importantes para Él, hoy es tiempo de cambiar de pensamiento y vivir que Él es más importante que cualquier cosa que hagamos en su nombre. Tal vez comenzaste a filtrar tu amor por el prójimo con parámetros humanos, con tradiciones de hombres, hoy es un buen día para volver a amar sin prejuicios, dando la otra mejilla, sin reservas.
  3. Vuelve a practicar las obras del principio: seguramente, mientras recordabas qué sentías, también te vino a la mente lo que hacías, ¡vuelve a hacerlo! Bríndate como al principio, primeramente, a Dios y también al prójimo. Haz las obras que tienen como fundamento el amor.

Si queremos ser efectivos en estos postreros tiempos debemos volver a poner en orden la prioridad del amor. Amando vamos a ir contra la corriente de este mundo y vamos a mostrar a Cristo a una generación sedienta de amor genuino.

Las iglesias de Apocalipsis: Introducción

Seguir leyendo

¿Alguna vez, al leer el libro de Apocalipsis tuviste la idea como si los capítulos dos y tres no tuvieran nada que ver con el resto del libro? Y, en realidad, no has estado muy errado, la clave la tenemos en :

Después de esto miré, y he aquí una puerta abierta en el cielo; y la primera voz que oí, como de trompeta, hablando conmigo, dijo: Sube acá, y yo te mostraré las cosas que sucederán después de estas. Apocalipsis 4:1

Lo que sucede en los tres primeros capítulos, acontece en la tierra, mientras que todo lo demás Juan lo ve «desde arriba», ya que «subió», y lo pongo entre comillas porque no es un plano natural sino espiritual, superior.

En el primer capítulo tenemos la preparación de Juan para recibir la revelación, el encuentro con el Cristo glorioso, esa visión que lo cambiaría para siempre.

En los capítulos dos y tres tenemos a la iglesia. Siete, simbólicamente significa totalidad; es la totalidad de la iglesia recibiendo la observación correctiva de Cristo, el cual se muestra multifacético, de acuerdo a lo que a esa iglesia, en particular, le hace falta. Había muchas más congregaciones, aun en la misma península de Anatolia, donde están las siete que se registran en el texto, no es que estas fueran más importantes sino que veremos que cada una de ellas tenía un aspecto que será necesario revisar hoy para estar aprobados en Su venida.

Podemos decir que en esos dos capítulos tenemos a la iglesia preparándose, purificándose para lo que vendrá. Recibiendo la dirección necesaria para salir triunfante. En esta serie veremos:

  • Éfeso: volver al primer amor
  • Esmirna: el temor a sufrir
  • Pérgamo: viviendo donde Satanás tiene su trono
  • Tiatira: el pecado de la tolerancia
  • Sardis: la necesidad de vigilar
  • Filadelfia: la fuerza escasa
  • Laodicea: el peligro de la falsa riqueza

Vamos a meditar, a través del estudio de estas iglesias en las cosas que debemos corregir, afianzar, conseguir mientras Cristo prepara Su regreso.

Apologética siglo XXI: ¿Qué dice la Biblia sobre la vida en gestación?

Seguir leyendo

Se suele ver mucho debate con respecto a en qué momento un embrión se considera ser vivo. Esta discusión obedece a que muchas de las constituciones establecen proteger el individuo desde el primer momento de vida y se desean establecer mecanismos que permitan suprimir la vida en gestación cuando se crea necesario hacerlo.

No vamos a discutir ese tema en este artículo, ya que está visto que es un diálogo infructuoso. Podemos decir, como lo hemos dicho en otras publicaciones anteriores, que nadie verá nada donde no quiere verlo.

Por eso nos vamos a centrar en lo que dice nuestro Padre al respecto. Es hermoso ver la realidad de una persona que todavía no nació, según la perspectiva de Dios.

Jeremías: destinado antes de ser concebido

 Antes de darte la vida, ya te había yo escogido; antes que nacieras, ya te había apartado y te había destinado a ser profeta de las naciones. Jeremías 1:5. DHH

Es maravilloso ver que antes de su existencia física Jeremías ya había sido visto por Dios, quien lo escogió, lo apartó y le dio un propósito. Él no vio un grupo de células, tuvo una visión clara de la persona que iba a ser y su propósito en el plan eterno. Ese ser fue pensado en la eternidad y se le adjudicó un rol a cumplir. No fue un accidente, no fue voluntad de sus padres, fue diseño de Dios desde antes de su propia gestación.

Juan el bautista y la sensibilidad espiritual


Tan pronto como Elisabet oyó el saludo de María, la criatura saltó en su vientre. Entonces Elisabet, llena del Espíritu Santo, exclamó: —¡Bendita tú entre las mujeres, y bendito el hijo que darás a luz! Pero, ¿cómo es esto, que la madre de mi Señor venga a verme? Te digo que tan pronto como llegó a mis oídos la voz de tu saludo, saltó de alegría la criatura que llevo en el vientre Lucas 1:41-44 

En este hermoso relato vemos una verdad tremenda: el cuerpo y lama de este ser son inmaduros, pero su espíritu, lo que lo conecta al Creador, ya es maduro. Es por eso que Juan, siendo un feto, reconoce al Mesías prometido en el vientre de María. ¿Puedes verlo? Un feto teniendo discernimiento espiritual y visión profética

Jacob y Esaú: dos naciones en el vientre


Rebeca tenía mucho malestar por causa de su embarazo, sin saber que era múltiple y consultó a Dios:

y él le contestó: «Dos naciones hay en tu seno” Génesis 25:23 a

No le dijo: “hay dos niños”, sino dos naciones. Cada ser humano nace con la capacidad de multiplicarse y la responsabilidad de hacerlo. El Padre ya los veía por lo que serían, no se quedó con la mirada en el hoy y ahora. Rebeca estaba sufriendo mucho, si leemos el pasaje completo vemos que aun pensaba en su propia muerte, no era un embarazo agradable y placentero. Pero consultó a Dios y Él le dio una palabra que la fortalecería para seguir adelante.

Resumiendo

Eso tan pequeñito en el vientre, Dios ya lo vio, lo llamó, le dio destino y propósito y lo nombra por lo que llegará a ser. Nuestros ojos (a través de la ciencia) ven un grupo de células, Dios ve naciones.

Si estás gestando vida te invito a que le pidas al Padre verlo con Sus ojos y no con los tuyos, para ser certero al criarlo.

Que no te queden dudas que el Dador de la vida lo ha diseñado y por eso debemos verlo como alguien sagrado. ¡Qué hermoso regalo y desafío es portar el propósito vivo de Dios en el vientre!

Apologética siglo XXI: fiestas paganas

Seguir leyendo

El hijo de Dios debiera ser la persona más feliz del universo, porque tiene motivos más que suficientes para estar gozoso. De hecho, la misma ley mosaica establecía fiestas, que se cumplieron en Cristo. El carácter festivo se pone en evidencia cuando vemos que la culminación de los tiempos es con una celebración de bodas, una fiesta multitudinaria y ruidosa.

 Gocémonos y alegrémonos y démosle gloria; porque han llegado las bodas del Cordero, y su esposa se ha preparado. Y a ella se le ha concedido que se vista de lino fino, limpio y resplandeciente; porque el lino fino es las acciones justas de los santos. Y el ángel me dijo: Escribe: Bienaventurados los que son llamados a la cena de las bodas del Cordero. Y me dijo: Estas son palabras verdaderas de Dios. Apocalipsis 19:7-9

La pregunta que ronda a algunos cristianos es con respecto a las fiestas paganas en sus entornos: la celebración de los muertos en México, el culto a la Pachamama en las regiones del antiguo imperio Inca, el carnaval, halloween, las celebraciones a los distintos santos, fiestas de origen oriental como la holi hindú y tantas otras. A veces somos presionados, directa o indirectamente, cuando en el trabajo, la escuela o el entorno nos invitan a participar. Entonces surge la disyuntiva sobre qué hacer.

Nos va a servir de guía ver el consejo de los apóstoles a la iglesia recién nacida:

que os abstengáis de lo sacrificado a ídolos, de sangre, de ahogado y de fornicación; de las cuales cosas si os guardareis, bien haréis. Pasadlo bien. Hechos 15:29 

Para nosotros, hoy, no tiene nada de exigente no comer lo sacrificado a los ídolos, pero en el contexto del imperio romano significaba no poder participar casi de ningún evento social, ya que normalmente la carne provenía de un animal que había sido llevado a un altar y sacrificado a algún dios. Los cristianos primitivos, en este sentido, eran casi parias sociales.

Elías instó a los israelitas a que eligieran a quién iban a servir, pero que no había puntos intermedios, era cuestión de decisión.

Entonces Elías, acercándose a todo el pueblo, dijo: –¿Hasta cuándo vais a continuar con este doble juego? Si el Señor es el verdadero Dios, seguidle a él, y si lo es Baal, a él deberéis seguir. El pueblo no respondió palabra. 1 Reyes 18:21

Hoy sigue en pie el mismo consejo, no mezclarnos con ritos idolátricos. No queremos aquí hablar de los ritos en sí, ya que hay información más que suficiente en la red, sino tratar de traer luz sobre cómo podemos actuar con respecto a ellos.

A veces la presión de participar en esas “fiestas” es no parecer diferente, pero he aquí una gran verdad: ¡Eres diferente!, santo significa justamente eso. Se escucha decir: “no quiero que piensen que soy aburrido o aguafiestas”, pero si tu vida es una constante celebración, si te alegras y lo manifiestas cuando hay un nacimiento, una boda, una promoción, un ascenso, cualquier tipo de victoria, si eres de los que ponen flores porque llegó primavera, si honras en su día a tus amigas o compañeras , si celebras a tus amigos en sus cumpleaños o aniversarios; entonces no pensarán mal de ti porque no participes de alguna festividad, simplemente se sentirán curiosos de saber por qué, justamente tú,  no lo celebras y eso te dará oportunidad de hablar de ello, sin soberbia o juicio, ya que la luz que hoy tienes te la ha dado el Padre.

El gozo cristiano no se pone de manifiesto en una fiesta, sino cada día, en todo momento. Más que un estado eventual de ánimo es una constante que debería caracterizarnos.