La libertad de los hijos. Adicciones

¿A quién tengo yo en los cielos sino a ti? Y fuera de ti nada deseo en la tierra.Sal 73:25

Libertad de las adicciones

Vivimos una cultura netamente hedonista, entendiendo como hedonismo la búsqueda del placer y la supresión del dolor como objetivo y razón de vida. Si vemos los comerciales publicitarios, por ejemplo, vamos a encontrar que lo recurrente en el mensaje es que tengamos placer y nos alejemos del sufrimiento. Si simplemente ponemos en Google las palabras “publicidad” y “placer” veremos ofertas de todo tipo, desde gaseosas hasta viajes, en realidad esta última palabra es una de las más reiterativas en los anuncios publicitarios.

En el cerebro hay un área del placer que se activa a través de una hormona llamada dopamina. Se hizo un experimentos con ratas a las cuales se les puso un electrodo en el lugar encargado de la sensación del placer a fin de que aprendieran a bajar una palanca, cuando lo hacían recibían una descarga y sentían la gratificación. Algunas de las ratas se hicieron tan adictas al estímulo que dejaban de aparearse a pesar de estar en celo, de cuidar a sus crías recién nacidas o de alimentarse y beber, hasta el punto de morir de inanición porque lo único que les interesaba era repetir la experiencia placentera.

Si bien no somos roedores, el funcionamiento cerebral con respecto al placer es igual. Cuando no hay una identidad correcta, cuando nos sentimos frustrados, insatisfechos, angustiados, con ansiedades, si no hemos aprendido a ir a Cristo, sanar y descansar todo EN ÉL, buscaremos formas alternativas de paliar la angustia y conseguir placer.

Un adicto es una persona que vuelve una y otra vez a un medio de autogratificación hasta el punto de depender de ello y cambiar su estilo y calidad de vida afectado por esa búsqueda. Un comprador compulsivo gastará más de lo que tiene porque comprando cosas obtiene el placer de poseer algo más, en realidad no es lo que compra sino lo que cree poseer efímeramente lo que lo gratifica. El Dr Sebastián Palermo, a quien aconsejamos recurrir para más información sobre este tema, dice que para salir de las adicciones hay que trabajar aquello que provocó la angustia, o sea ir al origen.

No queremos ni podemos por lo corto del espacio y nuestra incompetencia en el tema abordar la resolución de las adicciones a sustancias químicas, eso es necesario abordarlo desde la salud física, emocional y espiritual,  recomendamos que si tienes problemas adictivos con alguna sustancia busques ayuda de inmediato.

Una de las adicciones silenciosas y enmascaradas es la de los medicamentos (para la ansiedad, para dormir, para adelgazar, para generar músculos, etc) no te autoengañes acerca de la importancia de este tema, todo lo que nos esclaviza no debe ser bienvenido a nuestras vidas, recuerda que el corazón es engañoso y no esgrimas argumentos contrarios a la Palabra de Dios con respecto a este tema. Busca ayuda de inmediato.

He aquí una lista de algunas de las adicciones que se conocen:

  • A substancias químicas
  • Al tabaco
  • Al alcohol
  • A psicofármacos
  • A los juegos de azar
  • A la comida
  • A las compras
  • A internet
  • A personas
  • A videojuegos
  • Al sexo
  • A la pornografía
  • Al trabajo
  • Al ejercicio
  • A la limpieza

Te recomendamos hacer un examen para ver si no hay alguna tendencia con respecto a esto en tu propia vida, hazlo en oración, escuchando a Dios y si hubiera indicio de que algo de esto está en tu vida pídele ayuda y liberación pero no dejes de hablarlo con una persona espiritualmente madura para buscar el origen. Si sólo atacamos los síntomas pero no tratamos el origen seremos como quien, para quitar un árbol, solo poda las ramas sin remover la raíz.

Pregúntate por qué no encuentras tu deleite y placer en Cristo, ve a Él, permite que te revele su amor perfecto para que puedas saciar cualquier necesidad y calmar cualquier angustia en Él.

Toma tiempo para reflexionar

  • ¿Alguien te ha dicho que tienes conductas adictivas en algún aspecto? (tu cónyuge o gente allegada que te conoce)
  • Si haces un cálculo del uso de tu tiempo ¿hay algo en lo que inviertas demasiado tiempo? (A veces no es una adicción pero va camino a serlo si no nos detenemos a tiempo)
  • ¿Puedes pasar un día completo si tu celular? (una de las adicciones silenciosas es al celular, porque lo podemos disfrazar de trabajo)

 

La Biblia dice:

“Hombre necesitado será el que ama el deleite.” Proverbios 21:17ª

Y, en contraposición:

¿A quién tengo yo en los cielos sino a ti? Y fuera de ti nada deseo en la tierra.Sal 73:25

 

Cuando Él se convierte en deleite, cuando estar con Él es nuestro placer y anhelo es cuando recobramos nuestra identidad de hijos y recibimos sanidad del alma, nuestras emociones se ordenan y podemos traer gloria a Su nombre.

 

NOTA

Adicción: del latín addictus, era el deudor insolvente que, por falta de pago, era entregado como esclavo a su acreedor. Ese es el significado de la palabra adicto. Pero recuerda que nada le debes a quien te está esclavizando. ¡Cristo te llamó a libertad y Él es tu amo, Señor y Padre amoroso!

 

Link recomendado:

 

Deja un comentario

Su dirección de email no será publicada. Los campos marcados son obligatorios.