La libertad de los hijos. Dinero

El que ama el dinero, no se saciará de dinero.” Eclesistés 5:10

Libertad con respecto al dinero

Nadie puede servir a dos patrones: necesariamente odiará a uno y amará al otro, o bien cuidará al primero y despreciará al otro. Ustedes no pueden servir al mismo tiempo a Dios y al Dinero.” Mateo 6:24 (BLA)

Debes saber que la raíz de todos los males es el amor al dinero. Algunos, arrastrados por él, se extraviaron lejos de la fe y se han torturado a sí mismos con un sinnúmero de tormentos.” 1 Timoteo 6:10 (BLA)

EL AMOR Y LA DEPENDENCIA DEL DINERO ES IDOLATRÍA

Cuando Jesús habla de servir a dos amos está queriendo decir en calidad de esclavo, que el dinero se pone en situación de dominio sobre el hombre y no a la inversa como debe ser. Todo aquello que me domine se instituye como señor sobre mi vida. El orden correcto es que yo domine al dinero y no que el dinero me dicte qué hacer o no hacer.

La propaganda materialista nos programa para creer que en la posesión de dinero se resuelven todos los males y hasta hay un dicho: “el dinero hace la felicidad”. A pesar de que en nuestro discurso decimos que ese refrán es mentira a menudo vivimos según esa premisa, casi sin darnos cuenta.

Desde que el hombre perdió la comunión con Dios, en el huerto, ha estado como quien va cayendo y trata de aferrarse a cualquier cosa que le dé seguridad, una de esas cosas son la posesiones materiales o su resumen, el dinero.

“Porque estar a la sombra del conocimiento es como estar a la sombra del dinero, Pero la sabiduría aventaja al conocimiento en que da vida a sus poseedores”. Eclesistés 7:12 (BTX3)

Porque escudo es la ciencia, y escudo es el dinero” (RV1960)

 

En autor de Eclesiastés nos dice que hay un cierto sentido de protección dado por el dinero. Es verdad que hay ventajas naturales al tener bienes, se puede acceder a educación, salud, vivienda digna, alimentación adecuada y muchas otras cosas pero de ninguna manera eso asegura la vida, por eso él considera mejor tener sabiduría a tener dinero, aun así vemos las multitudes corriendo detrás del dinero y muy pocos procurando la sabiduría. Eso se debe al engaño del sistema corrupto en que vivimos, el cual es anti dependencia de Dios.

EL HAMBRE DE DINERO DEJA AL HOMBRE SIEMPRE INSATISFECHO

El que ama el dinero, no se saciará de dinero.” Eclesistés 5:10

En la actualidad menos de diez personas tienen una fortuna tan grande como los dos mil millones de seres humanos más pobres del planeta todos juntos. ¿Qué los ha llevado a la acumulación egoísta de bienes? Simplemente que no están satisfechos con lo que tienen.

La realidad es que el hambre interior del hombre le hace consumir aquello con lo que piensa que llenará ese vacío, pero al no llenarse se crea un círculo vicioso, cuánto más se tiene menos se sacia y se provoca más hambre, haciendo que lo que se tiene parezca siempre poco.

El Salmo 63 nos muestra cómo Dios es el único que sacia el alma, el único que puede cubrir la necesidad interna más profunda y trae plenitud al hombre.

LO MALO NO ES TENER DINERO SINO PONER LA ESPERANZA EN ÉL

“Inculca a los ricos de este mundo que no sean arrogantes y que no pongan su esperanza en algo tan inseguro como el dinero, sino que la pongan en Dios que nos concede disfrutar de todo en abundancia.” 1 Timoteo 6:17 (BLPH)

La Palabra es clara que los ídolos han de caer indefectiblemente, poner la esperanza en los bienes materiales es de necios, es algo muy inseguro, dice Pablo.

Pablo no condena la posesión de riquezas sino el objeto de la confianza.

¿Cómo me doy cuenta dónde está mi confianza? Es muy simple ¿Me estresa no tener el dinero para hacer una inversión que Dios me dijo que hiciera o pagar alguna obligación? ¿Me quita el sueño? ¿Pienso acerca de ello en forma recurrente? ¿Me cuesta dar? Entonces es que mi confianza no está en Dios plenamente todavía.

EL APEGO AL DINERO PUEDE AHOGAR LA SEMILLA DE LA PALABRA

pero los problemas de la vida, el apego a las riquezas y otras apetencias, llegan y lo ahogan de manera que no da fruto.” Marcos 4:19 (BLPH)

No se puede servir a dos señores, si nos aferramos al dinero no podremos aferrarnos a Cristo. Si estamos apegados a las riquezas es porque estamos careciendo de la fe de que Cristo nos sostendrá, eso ahoga la semilla de fe que se encuentra en la palabra de Dios.

LA SEGURIDAD ESTÁ EN CRISTO, NO EN EL DINERO

Cuando examinamos la vida de los discípulos vemos que no hubo en ellos impedimento económico para realizar la obra del Señor. Trabajaron esforzadamente cuando fue necesario y se dedicaron por completo a la evangelización cuando se pudo. No fue el dinero quien dictó si Pablo tenía que ir a una ciudad o la otra, no hubo cancelación de viajes por cuestiones de presupuesto pero tampoco malgastaron.

DIOS ES SEÑOR DE MIS BIENES, A ÉL LE CONSULTO PARA ADMINISTRARLOS

Como hijos, somos “pasamanos” o intermediarios de los bienes del Padre, suya es toda la tierra y todo lo que en ella hay. Si esta premisa domina mi vida y Él es el Señor de mis pertenencias, es a quien consulto en cada circunstancia y entiendo que debo darle cuenta de lo que hago con lo suyo.

EN EL REINO NO ACUMULAMOS, DAMOS

El hábito de acumular denota temor, se guarda para no tener que pasar por la experiencia de no tener, eso significa que mi seguridad está basada en lo que tengo. Debemos diferenciar en nuestro corazón el guardar “por las dudas” que venga un tiempo de escasez o de enfermedad y estar ahorrando porque tengo que realizar un proyecto que excede mi ingreso normal, recordemos que el corazón es engañoso y la línea entre la prevención y el temor es muy delgada y sutil. El acumular también denota egoísmo porque habiendo tanta gente necesitada a mi lado guardo para mí en lugar de compartir.

El que es fiel en lo poco, también será fiel en lo mucho; y el que no es fiel en lo poco, tampoco lo será en lo mucho. De modo que si ustedes no son fieles con las riquezas de este mundo, ¿quién les confiará la verdadera riqueza? Y si no son fieles con lo ajeno, ¿quién les dará lo que les pertenece a ustedes?Lucas 16:10-12

 

Lo poco y ajeno son los bienes materiales y lo mucho y lo que me pertenece son los bienes espirituales. El Padre nos ama tanto que lo que nos regala supera largamente a lo otro, nos da herencia incorruptible, lo que no podemos perder, que no se apolilla ni oxida, los tesoros celestiales, aquello que nada ni nadie nos podrá arrebatar.

 

Por favor, toma tiempo para reflexionar

 

  1. ¿Has estado pensando que alguna situación problemática que pasas se resuelve con dinero? ¿Tienes el mismo grado de fe en Dios con respecto a ese tema? (O sea, si Dios interviene, aunque no tengas dinero, ¿se puede solucionar?
  2. ¿Te sientes satisfecho hoy con lo que tienes? Si la respuesta es negativa ¿es porque crees que te hace falta algo? (lee Filipenses 4:19)
  3. ¿Te cuesta desprenderte del dinero o las posesiones?
  4. ¿Das generosamente? ¿O consideras que porque diezmas y das algo de ofrenda ya está la cuota completa?
  5. Cuando tienes que emprender algo ¿Le consultas primero a Dios o a tus finanzas?
  6. Si tienes ahorros ¿son “por las dudas” o estás ahorrando para un proyecto específico?

 

NOTA:

Te recomendamos tomar tiempo viendo tus bienes materiales, examina cuánto de lo que tienes no usas pero sin embargo no quieres desprenderte. Piensa a quién puedes bendecir con eso y despréndete. En la carrera de la vida se avanza más rápido si vamos más ligeros de carga.

Compórtense como lo hizo Cristo Jesús, el cual, siendo de condición divina no quiso hacer de ello ostentación, sino que se despojó de su grandeza, asumió la condición de siervo.” Filipenses 2:5-7

 

Jesús se despojó, se vació de lo que tenía para hacerse siervo, que sea esa también nuestra ambición y propósito.

 

 

 

 

 

 

7 Comentarios

  1. Maria Benitez El 20 octubre, 2017 - 19:54

    Super!!! Este escrito!!👌

  2. Maria Benitez El 20 octubre, 2017 - 19:58

    Superrr que chevere

  3. Laurent Vargas El 21 octubre, 2017 - 2:05

    Amén, así es. Gracias!

  4. Camilo El 21 octubre, 2017 - 4:28

    🙏🏼🙏🏼🙏🏼

  5. Gaby Abinazar El 21 octubre, 2017 - 5:21

    Que bendición para mi vida es el equipo de Toma Tu Lugar, gracias por este artículo, me impactó muchísimo porque El Señor me ha guiado a formar una empresa, me dio el nombre y estrategia, pero ahora me toca dar un paso más en inversión y la falta de recursos me tenía preocupada, obviamente después de leer este escrito cargado de verdad, me vino una oleada de fe y confirmación de lo que Dios me ha estado hablando de no poner mi confianza en la cuenta bancaria. Además cuando hablan de que el dinero no fue un obstáculo para los discipulos quedé altamente impactada porque hoy El Señor me dio esta palabra:

    Entonces Jesús les preguntó: —Cuando los envié a predicar la Buena Noticia y no tenían dinero ni bolso de viaje ni otro par de sandalias, ¿les faltó algo? —No —respondieron ellos.
    Lucas 22:35 NTV
    http://bible.com/127/luk.22.35.NTV

    GRACIAS HERMANOS DE TODO CORAZÓN DIOS LOS BENDIGA GRANDEMENTE CON TODA CLASE DE BENDICIONES EN CRISTO JESÚS.

  6. Stephen Acuña Barrantes El 21 octubre, 2017 - 12:35

    Preciosa palabra que nos recuerda que no debemos consultar a mamón para hacer un diseño del Cielo.
    Gracias por una palabra que tiene como esencia la paternidad y la plenitud del Padre.
    Un abrazo fuerte hasta Argentina desde Costa Rica.

  7. Carlos Herrera El 30 octubre, 2017 - 19:02

    Excelente análisis y presentación de una realidad compleja, pero aún así explicada de forma sencilla. DIOS bendiga Toma Tu Lugar. Solo comento que prefiero la traducción Reina-Valera 1909, por estar más apegada a los textos originales (koine y TM). Que el Espíritu Santo nos guíe. Aunque reconozco que el castellano no es lo mío, y una que otra palabra es demasiado antigua, aún así la prefiero por ser una traducción más apegada (palabra por palabra) al texto griego y hebreo. Bendiciones, gracias a DIOS por sus vidas y ministerios y al Espíritu Santo que los guía, amén.

Deja un comentario

Su dirección de email no será publicada. Los campos marcados son obligatorios.