La Libertad de los hijos- Imagen

“Y respondió Dios a Moisés: YO SOY EL QUE SOY.” Ex.3.14

Libertad en cuanto a la propia imagen

El hombre en el jardín del Edén tenía sus tres necesidades básicas
cubiertas
 Provisión: no carecía de nada, tenía asegurado su sustento diario.
 Protección: no había un lugar más seguro, ningún peligro le
asechaba.
 Aprobación: tenía el amor de Dios y su amistad. El Creador
buscaba su compañía.
Cuando fue expulsado del huerto perdió estas tres cosas, tuvo que
luchar para obtener sustento y éste a veces pudo faltarle, conoció los
peligros comenzando a experimentar el temor y se supo desaprobado
por el Padre, como ya no tenía comunión directa no podía sentir Su
amor.
La búsqueda de estas tres cosas en lugares equivocados es lo que lleva
al hombre a situaciones que lo pueden esclavizar, ya vimos como la
necesidad de provisión y protección hacen que el hombre caiga en
relaciones insanas con el dinero o el trabajo. En su búsqueda de
aprobación y de recuperar la identidad perdida comienza a buscarla
basándose en tres cosas: en el hacer, en el tener o en el parecer
(trabajo, dinero e imagen).
La necesidad de tener una imagen aprobada es muy fuerte, como
evidencia de esto tenemos el próspero negocio de la estética en todas
sus ramas: desde lo cosmético a lo quirúrgico, pasando por la moda y el
culto al cuerpo.
En este proceso de reconocer esclavitudes establezcamos verdades
acerca de este tema

NO SOY LO QUE PESO

El culto a la delgadez, con sus consecuentes trastornos alimenticios, el
uso de esteroides para acentuar la musculatura, la cirugía estética, los
planes para adelgazar o engordar y muchas otras cosas nos demuestran
cuánto nos importa lo que pesamos. La mentira instalada es: “soy
gordo” o “soy demasiado delgado”, la verdad es que no SOY sino que
ESTOY (a veces incluso es una mentira y más que estar “me siento” o
“me percibo” a mí mismo de esa forma). Tal vez te parezca que no

importa la forma de decirlo, pero si te fijas, cuando piensas que ERES
algo, es el ser está implícito que no puedo cambiarlo, que es parte de mi
naturaleza, pero en la correcta expresión de decir ESTOY, lo que sea
que vea se transforma en algo que es modificable.

NO SOY MEJOR O PEOR POR LA EDAD QUE TENGA

Otro foco de complejos y angustias es la edad. Todos conocemos de las
crisis que ocurren al llegar a cumplir décadas de vida: la crisis de los 30,
de los 40, de los 50. Desde hace bastante tiempo la moda tiende a
adolescentizar la población, lo popular es ser adolescente, ser joven. Y
eso se refleja en la iglesia también, frases como: “a una mujer no se le
pregunta la edad” son muy comunes ¿Cuál es el motivo para no decir la
edad? ¿Vergüenza tal vez? ¿Es acaso que no percibimos los años de vida
como una bendición del Señor? Porque está escrito

“La bendición de Jehová es la que enriquece, Y no añade tristeza con
ella.” Proverbios 10:22 (RV1960)

Si la bendición no añade tristeza ¿por qué la gente se siente triste de
avanzar en edad? Simplemente porque no ven la bendición de tener un
año más de vida. Entonces, si no queremos envejecer pidamos al Padre
que nos quite la vida ¿No quisieras eso, verdad? Es que hay dos
caminos: o cumplir años e ir envejeciendo o dejar de cumplirlos y morir.
Por otra parte, aunque parezcamos menos edad de la que tenemos, eso
no cambia lo que dice el acta de nacimiento. Si tengo 50 y parezco de
30 o de 70, sigo teniendo 50, esa es la verdad y no me debo angustiar
por lo que es aparente sino vivir en la realidad.

Lo que SOY no está determinado por

 Lo que visto
 La raza a la que pertenezco
 Mis rasgos físicos
 El título que posea
 La familia de la que provengo

Cuando Moisés le preguntó a Dios quién era no le respondió hablando de
sus obras, de su posesiones o su apariencia.

“Y respondió Dios a Moisés: YO SOY EL QUE SOY.” Éxodo 3:14

No dejes que nada ni nadie disminuya quien eres: HIJO DE DIOS,
ESCOGIDO, ACEPTADO Y AMADO.

Por favor, toma tiempo para reflexionar
1. Responde a la pregunta ¿Quién soy? Escúchate a ti mismo y
medita qué dice tu respuesta de ti.
2. ¿Cuánto te afecta si alguien hace un comentario desprobatorio de
tu persona? ¿Por qué?
3. Si tienes problema con el peso ¿Lo quiere mejorar por tu salud o
por la estética? Sé honesto contigo ¿Qué dice esto de ti?
4. ¿Tratas de parecer más joven? ¿Consideras un halago que te
digan que pareces más joven? ¿Por qué?
5. ¿Te importa la marca de la ropa que usas? ¿Por qué? Si tuvieras
que elegir entre ropa o calzado de la misma calidad una sin marca
reconocida y otra de marca ¿Cuál elegirías? ¿Por qué?
6. ¿Te enorgullece o acompleja algún rasgo físico? ¿Qué dice eso de
ti?
7. ¿Exiges ser llamado por un título o buscas que así sea? ¿Qué dices
eso de ti?
8. ¿Estás pendiente de la aprobación de la gente a través de las
redes sociales? Si es necesario suspende su uso hasta que
consigas sanidad en esa área.
9. Por favor, toma tiempo, párate frente al espejo y dale gracias a
Dios por cómo eres, recuerda que cuando Él te mira te ve bueno
en gran manera. Menciona tus rasgos, los que consideras
agradables y los que no te parece que lo sean, Él no se equivocó
contigo.

NOTA
El fenómeno de las redes sociables nos ha introducido aún más
profundamente en un mundo de vanidad y superficialidad. No son malas
las herramientas de las redes sino lo que provoca en una persona que
no tiene su autovaloración e identidad resueltas. Cuando sientes la
necesidad de exponer todo lo que haces, cuando llenas las redes de
selfies, cuando tus poses son antinaturales, cuando tratas de aparentar
algo que no eres en una foto o en un video estamos frente a señales
claras de falta de identidad y búsqueda de aprobación.
La búsqueda de aprobación nos hace insensibles a la voz de Dios, como
Saúl cuando fue confrontado por Samuel.

“Y él dijo: Yo he pecado; pero te ruego que me honres delante de
los ancianos de mi pueblo y delante de Israel, y vuelvas conmigo para
que adore a Jehová tu Dios.” 1Samuel 15:30

Saúl reconoció su pecado pero fue algo a la ligera, no le importaba
haber sido desechado por Dios, quería la honra de los hombres y
cumplir con una parodia de adoración para parecer aceptado por Dios.
Sin embargo la actitud de David siempre fue diferente, no le importó lo
que pensara la gente con tal de adorar a Dios apasionadamente y clamó
amargamente cuando el profeta lo confrontó con su pecado. Lo de Saúl
lo entendemos cuando leemos

“Y dijo Samuel: Aunque eras pequeño en tus propios ojos, ¿no has
sido hecho jefe de las tribus de Israel, y Jehová te ha ungido por rey
sobre Israel?” 1Samuel 15:17

Saúl era acomplejado, tenía una autovaloración pobre a pesar que dice
la Biblia que era alto y apuesto, estaba engañado. Es por eso que
cuando probó la honra que le daba la gente se le volvió un vicio y le
importó más eso que lo que Dios dijera de Él.
Tengamos sumo cuidado con la búsqueda de la aprobación humana
porque nos lleva por un camino que nos aleja de Dios.
Por favor, toma tiempo para estar a solas con tu Papá, pregúntale cómo
te ve, déjale amarte y fortalécete en su amor.

 

5 Comentarios

  1. Joaquin El 13 octubre, 2017 - 16:34

    Hola! De bendición el articulo, pero Saúl fue confrontado por Samuel, no Moisés!

    • TOMATULUGAR El 18 octubre, 2017 - 17:16

      ¡Gracias por tu observación! Ya está corregido
      Abrazo
      TTL

  2. Karen treminio El 13 octubre, 2017 - 19:12

    Hola… no saber quien soy es algo con lo que luche mucho tiempo y buscaba realmente ser aprobada por las personas que mw roeaban.. pero esto la mayor parte del tiempo me hacia sentir mal porque aunque tuviera su aprobacion me sentia siempre vacia y sin amor.

    Hasta que papá me hizo verme en sus ojos.. su luz me saco de la oscuridad donde estaba.. donde no podia verme como él me hizo, ni darme cuenta de que su amor lo llena todo.

    Gracias por bendecir mi vida con este blog.

  3. Darlys Bohórquez El 13 octubre, 2017 - 21:49

    Buenas tarde,
    Es de gran bendición este TTL/blog para mi vida y se que lo sera para vida de mis chicos, en la célula que comparto con adolescentes.
    Que el Señor los siga utilizando de gran manera, para que su nombre sea cada vez más glorificado…
    Nota. Solo tengo algo que preguntar, sino estoy equivocada por favor excusen, pero no fue Samuel quien confronto a Saúl y no Moisés?
    Gracia!

    • TOMATULUGAR El 18 octubre, 2017 - 17:15

      ¡Gracias por tu observación! Así funciona el cuerpo de Cristo, si uno se equivoca están los hermanos para ayudarle a corregir
      A tu servicio
      TTL

Deja un comentario

Su dirección de email no será publicada. Los campos marcados son obligatorios.