Uno en Cristo- Tuya es la victoria

“y esta es la victoria que ha vencido al mundo, nuestra fe.” 1 Juan 5:4b

“ya que los hijos de Dios están equipados para vencer al mundo. Nuestra fe, en efecto, es la que vence al mundo,  pues quien cree que Jesús es el Hijo de Dios, triunfará sobre el mundo.” 1 Juan 5:4-5  (BLPH)

Cuando leemos todo el pasaje de 1 Juan 5 vemos que comienza hablando de que quien tiene fe en que Jesús es el Mesías es hijo de Dios y al ser hijo ama al Padre. Luego relaciona ese amor a Dios con dos cosas: la obediencia al Padre y el amor a los otros hijos. Esa es la fe que vence al mundo, la fe que es obediente y que ama incondicionalmente. Cuando somos obedientes por amor al Señor y amamos a los hermanos practicamos ser UNO y entonces el mundo creerá.

“Te pido que todos vivan unidos. Como tú, Padre, estás en mí y yo en ti, que también ellos estén en nosotros. De este modo el mundo creerá que tú me has enviado.” Juan 17:21

FE EN CRISTO→AMOR AL PADRE→OBEDIENCIA A DIOS Y AMOR A LOS HERMANOS→EL MUNDO CREE→¡VICTORIA!

¡Estamos equipados para vencer al mundo y llevarlo a Cristo! Tenemos la capacidad de ser obedientes a Su voz y amar a los hermanos, manifestando la unidad y así convenciendo al mundo de la verdad de Cristo.

La muerte fue vencida por siempre, por eso proclamamos vida a través del UNO: vida en las relaciones entre esposos, entre generaciones, entre hermanos. ¡Esa victoria proclamamos cuando renunciamos a nosotros mismos y nos unimos!

“Alguien se encontró una vez a un chico que iba a la escuela, en aquellos tiempos en que no había transporte escolar, llevando a sus espaldas a otro chico más pequeño que estaba impedido y no podía andar. El extraño le dijo al chico: «¿Le llevas así a la escuela todos los días?” ” Sí,» le contestó el muchacho. «Eso es una carga muy pesada para ti,» dijo el extraño. «No es una carga -dijo el chico-. Es mi hermano.» El amor hacía que la carga no lo fuera en realidad. Así debe pasar entre nosotros y Cristo. Sus mandamientos no son gravosos, sino un privilegio y una oportunidad para demostrar nuestro amor. Son difíciles, pero no son gravosos; porque Cristo nunca le impuso a nadie un mandamiento sin darle las fuerzas para cumplirlo; y un mandamiento nos provee de otra oportunidad de demostrar nuestro amor.”*

“El caballo se alista para el día de la batalla; Mas Jehová es el que da la victoria.” Proverbios 21:31

Nosotros nos disponemos en obediencia y amor, de Él viene la victoria.

*Comentario del Nuevo Testamento. William Barclay

7 Comentarios

  1. Belén El 30 agosto, 2017 - 20:12

    Hola que tal

  2. Dolores Jimenes V El 31 agosto, 2017 - 2:06

    Es muy sierto que cuando obedecos con amor todo deja de ser carga, para pasar a ser un plaser gloria a Dios por lo que se aprende de esta palabra gracias que Dios los bendiga en todo lo que hagan porque la victoria ya fue ganada

  3. Walter alejandro El 31 agosto, 2017 - 3:05

    Hola muy buenas tarde,
    Me dirigo a ustedes, con el fin de poder contratalto, a su grupo de alabanza toma su lugar, con el fin de poder celebrar y poder llegar con sus temas a los jóvenes y toda criatura de este mundo, desde ya mucha gracias, y esperamos q nos conteste..

    • TOMATULUGAR El 31 agosto, 2017 - 13:48

      Buen día, Alejandro. Para cualquier invitación debes escribir a agenda@tomatulugar.com.
      Bendiciones
      TTL

  4. Pastor Alvaro García Toscano El 31 agosto, 2017 - 3:40

    Amén, y nuestra fe tiene que incrementarse para poder ver y apreciar la presencia del Señor en lo que está por venir…Dios le siga Bendiciendo Marcos Brunet…

  5. Ester El 31 agosto, 2017 - 14:31

    Asi es, creo que en unidad vencemos muchas batallas, logramos el objetivo principal del evangelio, que es alcanzar a muchos para quien se entrego por nosotros. Y bien no se equivoca el dicho secular “en la unidad esta la fuerza”

  6. Richard perez El 3 septiembre, 2017 - 13:56

    Una bendicion saber como se logra la victoria la obediencia y el amor,

Deja un comentario

Su dirección de email no será publicada. Los campos marcados son obligatorios.