Hijos de libertad 4

“Torre fuerte es el nombre de Jehová; a él correrá el justo, y será levantado”  Proverbios 18:10 RV60

Muchas de las cosas que hacemos cotidianamente están  sobre la fina linea divisoria entre tener cuidado y tener temor y a veces ese límite divisorio se nos hace borroso. No hay mucha distancia entre hacer un chequeo médico rutinario por cuidado a hacerlo por temor a enfermedades, hacer una póliza por prevención o hacerla por el secreto miedo a que algo nos pase. Los ejemplos son muchos y variados, pero si te fijas el temor es un negocio para muchos: alarmas, rejas, armas, medicamentos, seguridad, etc

El temor  encarcela, es contrario a la libertad. No establecemos relaciones por temor a ser defraudados, no emprendemos cosas nuevas por temor a fracasar, no arriesgamos por temor a perder. El que teme está preso sin tener rejas que le impidan salir.

“Y ustedes no han recibido un espíritu que los esclavice al miedo. En cambio, recibieron el Espíritu de Dios cuando él los adoptó como sus propios hijos. Ahora lo llamamos «Abba, Padre»” Romanos 8:15 NTV

El Espíritu Santo nos concede la seguridad  de que somos hijos de Dios y esa seguridad nos libera, Él se convierte en una torre fortificada para nuestras vidas, podemos correr a Él, tenemos un refugio seguro e inexpugnable.

“Torre fuerte es el nombre de Jehová; A él correrá el justo, y será levantado”  Proverbios 18:10 RV60

“El nombre del SEÑOR es una fortaleza firme; los justos corren a él y quedan a salvo.” Proverbios 18:10 NTV

En tiempos bíblicos las torres era los lugares más fortificados, no solo servían como refugio sino para poner armas defensivas y como lugares de vigilancias desde donde se podía vislumbrar un peligro mucho antes de que llegara. El autor del libro de Proverbios nos dice que los justos pueden correr y refugiarse en el Nombre sobre todo nombre.

Un matrimonio que vive en Israel, en una zona amenazada constantemente por misiles, contaba que tenía libertad para ir a trabajar y dejar a sus niños de edad escolar en casa solos porque tenían un refugio antibombas en una habitación, como los niños estaban entrenados para ello e iban al refugio cuando sonaban las alarmas, no había mayor temor. Otro hubiera sido el panorama sin ese refugio en su casa, se hubieran vistos privados de la libertad de trabajar en paz sabiendo seguros a sus hijos.

Con nosotros pasa algo parecido, tenemos un Refugio Seguro, ya no somos esclavos del temor, podemos correr a Él con la certeza de ser protegidos y cuidados como hijos amados y podemos llevar a ese refugio todo cuanto nos es amado.

¡Maravillosa libertad tenemos en Cristo! ¡La libertad de los hijos es nuestra herencia!

 

 

6 Comentarios

  1. Cecilia El 20 julio, 2017 - 0:39

    Hermoso !!!Dios los bendiga ❤🎶🎤

  2. Ireri palacios El 20 julio, 2017 - 3:10

    Poderoso!! Ya no somos esclavos del temor; Jesús ya dejo todo temor en la cruz!! Aleluyaa!!

  3. Katalina Gavilán El 20 julio, 2017 - 4:01

    Amén, cuando creemos en espíritu y en verdad que somos Hijos de Dios inmediatamente dejamos de ser esclavos del temor pues ahora lo podemos llamar Abba Padre ¡

    Gracias por compartir este tipo de contenidos realmente solo El Señor sabe la bendición que ha sido este ministerio para mi vida, los bendigo ¡

  4. Efraín El 20 julio, 2017 - 9:31

    Bendiciones Jesucristo los bendice…

  5. claudia Rodríguez Godoy El 20 julio, 2017 - 17:03

    Gracias por compartir esta enseñanza

  6. Carolina Osorio El 17 agosto, 2017 - 15:46

    Que bello eres ! Gracias a Dios por tu estancia en esta tierra y conocerte . Que bendición sería un avivamiento con uds en Medellín , Colombia
    Súperbienvenidos

Deja un comentario

Su dirección de email no será publicada. Los campos marcados son obligatorios.