Somos uno-Día 3- Naciones

Unidad en el Espíritu

Cuando no reconocemos que el ser y el hacer son por la gracia de Dios es cuando vienen los velos de orgullo, de división y de egoísmo, porque si algo tengo es por Su gracia. Cuando reconozco la gracia de Dios en mi, la puedo ver en otros y reconocer que lo que hacen es por Su gracia.

Para reflexionar: ¿Qué estoy entregando para ser uno con mi familia? ¿Qué tenemos, como familia, para entregar a la comunidad, para servir?

La familia sirve cuando está en orden. Necesitamos crecer juntos en revelación.

Hay que pagar el precio por ser una persona de pacto, tener toda nuestra vida organizada en torno a lo que agrada a Dios

El proceso es: yo me entrego, me deshago del individualismo y soy UNO con mi familia, encontramos nuestra gracia. Nuestra familia se funde con otras familias para formar iglesia. Nuestra congregación, que es una parte del cuerpo de Cristo.

No todo tiene  que ser como nosotros ni todo tiene que pasar en nuestra congregación

“El mismo Dios que facultó a Pedro como apóstol de los judíos me facultó también a mí como apóstol de los gentiles.  En efecto, Jacobo, Pedro y Juan, que eran considerados columnas, al reconocer la gracia que yo había recibido, nos dieron la mano a Bernabé y a mí en señal de compañerismo, de modo que nosotros fuéramos a los gentiles y ellos a los judíos.” Gálatas 2:8-9

Reconocer la gracia del otro nos hace complementarnos, no competir. En el Reino de Dios no competimos, nos complementamos. Cuando sé que soy lo que soy y hago lo que hago por la gracia de Dios en mí, al que llega lo veo como alguien que viene a sumar. Ya no hay deseo de edificar imperios personales sino solamente el Reino. Cada vez que no disfrutamos quienes somos eso nos pone en posición de envidia. Ponerte de acuerdo con Dios, con respecto a tu identidad te libera y te sana, te ubica en el cuerpo.

Para hacer: buscar en el Nuevo Testamento todas las veces que dice “los unos a los otros”.

Humilde es quien sabe la medida de la gracia que porta. Es el que sabe volver a su asignación. Si se cae se levanta, si se corre, se corrige.

El liderazgo bíblico no está sobre sino entre ( 2 Samuel 23:3, Salmo 22:22, 1 Pedro 5:1)  El que gobierna sobre es porque teme a la gente y necesita someter, el que gobierna entre es porque teme a Dios y confía en la gracia que le ha sido dada.

Para reflexionar y actuar: ¿Cómo voy a reconocer la gracia en mi hermano? ¿Qué voy a hacer para manifestar que lo reconozco?

Cristo es la verdad, los que están EN Cristo tienen comunión entre sí.

Nuestra autoridad consiste en una casa en orden. Lo que determina autoridad son los principios que nos gobiernan.

El que se sujeta a La Voz, a través del cuerpo verá una casa en orden. Como congregación podemos ser agentes de sanidad a naciones

El estado de la nación es el reflejo del estado de la iglesia. Si nos reconciliamos con Cristo, en Él, podemos restaurar todas las cosas y traer luz. La nación es la medida de justicia de la iglesia.

La disciplina de la intimidad nos preserva del sistema corrupto, cuando salimos del lugar de intimidad lo hacemos en autoridad. El fuego de Dios es para salir a encender.

La mesa de Cristo es la única a la que nos podemos sentar todos, sin distinción de ningún tipo. En Cristo se derribaron las barreras que proceden del nacimiento y la nacionalidad, las barreras procedentes de las ceremonias y del ritual, las barreras entre civilizados e incivilizados y la barrera entre las clases.

En Cristo, no se puede amar una nación menos que otra. Su amor nos reúne.

“Vístanse con la nueva naturaleza y se renovarán a medida que aprendan a conocer a su Creador y se parezcan más a él. En esta vida nueva no importa si uno es judío o gentil,si está o no circuncidado, si es inculto, incivilizado, esclavo o libre. Cristo es lo único que importa, y él vive en todos nosotros.” Col 3:10-11

“Él ha puesto fin en su propio cuerpo a la ley mosaica, con sus preceptos y sus normas, y ha creado en su propia persona con los dos pueblos una nueva humanidad, estableciendo la paz.”Efesios 2.15

 

Nota: el texto anterior son frases destacadas de la charla grabada en el video.

1 Comentario

  1. Jorge El 22 Junio, 2017 - 19:54

    excelente,muy buena apreciación para la unidad de la iglesia y de los hermanos..

Deja un comentario

Su dirección de email no será publicada. Los campos marcados son obligatorios.