Familia de fe vs Orfanato 4

Mucho antes de que el hombre inventara medios para orientarse Dios proveyó la misma naturaleza para que podamos seguir el camino sin desviarnos, las estrellas, el tronco de los árboles, el sol y otras señales han sido durante milenios la forma de tomar una ruta certera. Nuestro Padre siempre estuvo interesado en que no perdiéramos el camino.

Soy hijo, tengo guía

Consciente o inconscientemente los padres marcan el camino de sus hijos,  les trazan una senda que es como una “huella familiar” a seguir. Los niños juegan a hacer o decir las cosas como sus padres, se ponen sus zapatos, imitan sus actividades, las niñas disciplinan a sus muñecas de la misma forma que lo hace su madre. Cuando llegamos a adultos nos encontramos haciendo aquellas cosas que vimos hacer a nuestros padres, conducimos, cocinamos, hablamos, caminamos, reaccionamos como les hemos visto hacerlo, hasta desarrollamos el gusto por los mismos placeres y, en el peor de los casos, los mismos vicios. Pero, a la vez, esa guía nos define en nuestra identidad. Los niños que no han tenido una figura a imitar tienen más inconvenientes a la hora de ser y hacer, son vulnerables a adoptar ídolos, dudan más que los otros niños al tomar decisiones, tienden a ser excesivamente independientes o enfermizamente dependientes. Pero en la definición de la personalidad también juega un rol importante la sociedad y sobre todo los pares. En el pasaje de niño a adulto está la adolescencia, el período donde se trae un vagaje familiar al que se le suma la interacción social. Es por eso tan importante la elección de amigos, maestros, guías espirituales y todo lo que ayude a la formación de la identidad en esa etapa.

Lo anteriormente dicho es una realidad espiritual también. Nuestro Padre siempre quiso ser guía para nosotros, que seamos un espejo que le refleje.

Mi Padre, mi guía

Desde el mismo momento de la creación, al poner los astros, su intención fue guiarnos. Cuando le dice a Abraham que le mostraría la tierra donde morar está implícito que lo guiaría allí. El fue el que le mostró a Moisés que debía volver a Egipto a liberar al pueblo, proveyó la columna de noche y la nube de día para indicarles el camino en el desierto, les dio guías humanos que repitieran su voz, como Moisés, Samuel o los profetas, les dio la ley y los guió de tantas maneras que David cantó

“Confortará mi alma; Me guiará por sendas de justicia por amor de su nombre”. Sal 23:3

O como dijo Isaías

No tendrán hambre ni sed, ni el calor ni el sol los afligirá; porque el que tiene de ellos misericordia los guiará, y los conducirá a manantiales de aguas.” Isa 49:10

Si vamos al Nuevo Testamento vemos a Jesús mismo decir

“Respondió entonces Jesús, y les dijo: De cierto, de cierto os digo: No puede el Hijo hacer nada por sí mismo, sino lo que ve hacer al Padre; porque todo lo que el Padre hace, también lo hace el Hijo igualmente. Porque el Padre ama al Hijo, y le muestra todas las cosas que él hace; y mayores obras que estas le mostrará, de modo que vosotros os maravilléis.” Jua 5:19-20

El Padre, por amor, le mostró a Jesús todas las cosas y, en su identidad de hijo, no hizo nada que no le fuera mostrado. El Padre guió a Jesús con su ejemplo y Él fue dócil, obediente y humilde en hacer solo lo que le era mostrado. Aquel que tiene identidad de hijo no hace nada por su cuenta, el ejemplo del Padre y la guía que le proporciona es su rector en todas las cosas.

Por otro lado Jesús dijo

“Yo y el Padre uno somos.” Jua 10:30

En la unidad no puede haber direcciones diferentes, no hay independencia. Es por eso que la dirección dada por el Padre se vuelve aún más importante.

“Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí”. Jn.14.6

Para reflexionar

  • ¿Busco el consejo de mi Padre en toda circunstancia?
  • ¿Qué hago ante una negativa de Dios a algo?
  • ¿Leo regularmente la Biblia, sabiendo que contiene su consejo?

Soy parte de una familia que me guía

Un “niño” espiritual llega a una familia de fe y va creciendo, en la transición de niño a adulto los pares (los hermanos) son fundamentales, si la congregación está formada por hijos que reflejen al Padre, ese recién nacido irá adquiriendo identidad de hijo y se irá convirtiendo en maduro hasta que él mismo pueda reflejar al Padre y ser ejemplo y guía para otros. Así como en el Antiguo Testamento Dios proveyó una nación, la de Israel, hoy provee una nación santa, la iglesia. No somos seres individuales, hemos sido creados para habitar en familia y esa experiencia nos da identidad. Es por eso que necesito a mis hermanos y soy necesitado por ellos, haya o no reconocimiento de esto. Es una verdad que está escrita.

“de quien todo el cuerpo, bien concertado y unido entre sí por todas las coyunturas que se ayudan mutuamente, según la actividad propia de cada miembro, recibe su crecimiento para ir edificándose en amor.” Efe 4:16

Todo el cuerpo crece cuando se ayuda mutuamente interactuando en unidad. Vamos formando identidad de hijos por medio de la familia de fe. Si esa familia está formada por gente que aún no tiene resuelta su identidad de hija, o sea es gente huérfana operativa, que no puede reflejar la imagen de alguien a quien en realidad no conocen, entonces los niños que ingresen no alcanzarán madurez. ¿Cómo podemos evaluarnos? Con la ayuda del Padre, para que nuestra evaluación no sea nublada y podamos ver la verdad. Los hijos actúan en sujeción al Padre, no hacen nada por sí mismos, valoran la familia de fe, tienen vínculos estrechos y firmes, se sienten responsables por los otros pero a la vez no demandan nada, son dependientes del Padre pero interdependientes unos de los otros, se deleitan en estar en familia, la comunión no les es una carga pesada sino que se complacen en ello. Jesús dijo:

“Y les dijo: !!Cuánto he deseado comer con vosotros esta pascua antes que padezca! “Lc.22.15

Había dicho antes que su familia eran los que hacían la voluntad del Padre, ahora vemos que, al tener que enfrentarse con la adversidad, su delicia y descanso estaba entre sus hermanos, ¡lo había deseado!

Cuando tenemos ojos que ven y la humildad para ver a los demás como superiores a nosotros mismos, llegamos a percibir el reflejo del Padre en los demás y a querer imitarlos. La paz, el servicio, el compromiso, la amabilidad, la perseverancia, el amor, la voluntad firme, la sabiduría y tantas cosas más que veo en mi prójimo me hace amarles y desear imitarles. De esa manera el cuerpo se convierte en guía, el camino que cada uno trazó para alcanzar ese nivel hace senda en la cual andar a los que vienen detrás, eso es discipulado práctico.

Para reflexionar

  • ¿Soy parte activa, involucrado en una familia de fe?
  • ¿Me dejo dirigir o pretendo siempre dirigir?
  • ¿Cómo demuestro en la práctica que necesito a mis hermanos?
  • ¿Cómo demuestro en la práctica mi responsabilidad hacia los otros?
  • Si hiciera una balanza y pusiera en un lado lo que doy y en otro lo que recibo o demando, ¿cuál es más pesado?
  • Haz una lista de, por lo menos, diez hermanos, míralos con los ojos de Cristo y ve qué cosas han desarrollado que te demuestran que es un hijo de Dios, procura aprender de ellos en lo que veas que a ti te falta.

Quiera el Señor llenarnos de gozo por su guía infaltable y por la iglesia, esa familia que nos ha regalado para completar el crecimiento a través de su amor y corrección.

¡Soy hijo,mi Padre me guía y habito una familia que completa Su obra  en mi vida!

4 Comentarios

  1. Licia Valeria Cuervo El 11 Mayo, 2017 - 0:00

    Bendecidos!!!! Es muy muy impresionante ver como papá habla y sus hijos podemos deleitarnos en su voz. Nosotros somos Licia y Jorge Filo. Hace 8 años nos dedicamos como familia de tránsito para niños vulnerados. Desde el 2012 Papá viene hablando sobre esto pero a nivel de la falta o corrupción q sufren estos niños. Hoy junto a Germán y Santoña Palermo estamos trabajando para formar una fundación de casa de familia que imparta y transmita de generación en generación este DISEÑO ORIGINAL DE LA FAMILIA CON TODA SU GLORIA.

    • TOMATULUGAR El 11 Mayo, 2017 - 1:19

      Sea bendecido ese proyecto!
      TTL

    • Paola El 13 Mayo, 2017 - 14:09

      Precioso vuestro corazón! Dios siga danoles fuerza y firmeza en esta tarea.

  2. Rocio El 11 Mayo, 2017 - 4:49

    🙂 Gracias! La verdad en este tiempo he estado aprendiendo a ser parte de una nueva familia de fe! Hace un año que me mude a la Capital de Bs As y la transicion de una casa a otra no me fue facil, yo creci espiritualmente en Mendoza con una hermosa familia de fe, aprendi y mucho, y me resulto dificil entrar en otra casa con otra vision y otras costubres y reglas otras formas, llegue muy estructurada y con pensamientos negtivos a algunas costumbres de esta nueva casa, por momentos me sentia confundida aun me sigue pasando :/ , entendi acerca de la multiforme grcia de Dios y las distintas visiones que el da a cada casa con el mismo objetivo, habri mi corazon para aprender de los demas hermanos y me encontre con cosas hermosas que me ayudaron.. Pero hay tiempos en los que me siento sola, con un sentir dentro de mi que no logro entenderme con los demas hermanos.. En fin esto es de mucha bendicion para mi. Gracias.

Deja un comentario

Su dirección de email no será publicada. Los campos marcados son obligatorios.