Familia de Fe vs Orfanato 3

¿Quién soy? Es una pregunta que viene consciente o inconscientemente a nosotros repetidas veces. El medio en el que nos movemos todo el tiempo está diciéndonos algo de nosotros, de manera directa o indirecta: si alcanzamos el estándar que la sociedad impone se nos considera exitosos o fracasados, de acuerdo a la talla de ropa somos pequeños, medianos o grandes,

de acuerdo a los logros académicos somos más o menos inteligentes, de acuerdo a las expectativas de los demás se nos considera más o menos divertidos, simpáticos, amigables, etc. Puede ser verdad o no, pero normalmente es una media verdad, o sea una mentira. Y las mentiras repetidas incansablemente se nos figuran como una verdad: “soy feo”, ” no doy la talla”, “si tengo ese trabajo seré mejor persona”, “soy buena persona porque hago tal cosa”, “si hago aquello seré amado”, “voy a la iglesia y eso me hace buen cristiano”…Normalmente situamos quiénes somos fuera de nosotros mismos y de acuerdo a lo que se dice que somos. El tema de hoy es:

Identidad de hijo

Nuestro esquema de prioridades está determinado por lo que creemos de nosotros mismos y de quiénes tenemos que llegar a ser. Nuestra autoimagen programa lo que hacemos o dejamos de hacer. En términos generales las personas tienen su identidad basadas en tres premisas incorrectas:

Soy por lo que hago

Al preguntarle a alguien quién es, a menudo te responderán a qué se dedican : soy maestro, soy médico, soy madre, soy estudiante. Hay personas que basan su identidad en lo que hacen, esta es la razón por la que muchos trabajadores entran en crisis al jubilarse o perder su trabajo, porque se sentían definidos por eso. En el ámbito cristiano sucede con los lugares de servicio, personas que creen que son más amadas o bendecidas por Dios si cumplen tal o cual rol y si lo pierden entran en conflicto con su identidad.

 Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros? Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad” Mat.7:22-23

Estas personas decían que habían hecho muchas cosas pero nada de esto servía, su motivación no era correcta, el hacer debe estar fundamentado en el ser, porque soy puedo hacer pero nunca al revés, el Reino de Dios es orden y solo tiene autoridad para hacer el que es. Dios mismo se definió como el gran “Yo Soy” a pesar de sus innumerables y magníficas obras, los hombres le llamaron: Creador, Proveedor, Sanador, Maestro y muchas cosas más pero todo eso es derivado de su SER. 

Para reflexionar

Si hoy tuvieras que dejar de hacer lo que haces, sea en al ámbito que sea, ¿Eso afectaría tu autovaloración? ¿Reclamas o esperas que se te llame por un título porque te sientes más importante de esa manera?

Soy por lo que tengo

En una sociedad materialista como la actual esto es muy fuerte, la gente lucha por tener y corren una alocada carrera por poseer cosas y personas. Hay 8 hombres en occidente que tienen la misma riqueza que la mitad de la población mundial, o sea 3600 millones. Esta desigualdad obscena ocurre por el hambre desmedido de tener para ser. Tenemos impresas mentiras tremendas: “una casa mejor te hará feliz”, “Un mejor salario te hará la vida más fácil”, “necesito un mejor carro para ser mejor aceptado en la sociedad”. Pero la codicia y la falta de identidad hacen que, cuando alcanzamos la meta no nos sintamos satisfechos y queramos más, elevando la exigencia. Uno de los mandamientos al que prestamos casi nula atención es:

“No codiciarás la mujer de tu prójimo, ni desearás la casa de tu prójimo, ni su tierra, ni su siervo, ni su sierva, ni su buey, ni su asno, ni cosa alguna de tu prójimo.” Deut.5.21

La codicia viene no tanto por poseer por necesidad sino porque asociamos lo que somos a lo que poseemos. Simón el mago quiso tener poder, ese poder le iba a dar “status”. En el ámbito cristiano queremos tener reconocimiento, títulos, ministerios. Una mujer dijo hace poco: “nuestra congregación trabaja con gente de mucho dinero así que tenemos que tener ropa de marcas reconocidas para que nos escuchen”, el mensaje escondido es lo que tengo determina quién soy. Esto es una gran mentira porque el Evangelio es poder, no son nuestras ropas las que nos hacen efectivos sino la presencia del Espíritu dentro de nosotros.

Para reflexionar

Si hoy Jesús te dijera lo mismo que le dijo al joven rico: “vende todo lo que tienes y dalo a los pobres”, ¿Lo harías? ¿Y si te pidiera renunciar a la ropa de marcas top? ¿Y si te pidiera cambiar tu carro, ofrendar la mitad del dinero y comprar otro con lo que resta?

Soy por lo que parezco

La industria cosmética, el negocio de la estética, la rama de la medicina abocada a la imagen, como cirugías plásticas , por ejemplo, recaudan fortunas incalculables diariamente. La gente quiere lucir joven, parecer adinerado, divertido, elegante y muchas otras cosas más. Hay toda una cultura de simulación, por eso surgen las marcas falsas, para aparentar que la chaqueta que uso es más cara de lo que verdaderamente es. Es la cultura de lo postizo, de lo artificial, lo ficticio, o sea, la mentira. Todo en pos de parecer y eso está presionado por el medio, por la sociedad, por los estereotipos culturales.

El Señor dijo “Yo soy el que soy”, no soy el que parezco, soy genuino, soy quien muestro que soy. Esas caretas de apariencia es lo que la Biblia menciona como hipocresía.

“!Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque sois semejantes a sepulcros blanqueados, que por fuera, a la verdad, se muestran hermosos, mas por dentro están llenos de huesos de muertos y de toda inmundicia.” Mat.23:27
No es importante parecer joven, sino ser como niños para la malicia y andar en novedad de vida, no es tan importante parecer rico sino serlo en amor para con el prójimo (1 Tim.6.18), no es importante parecer inteligente sino adquirir la sabiduría que nace del temor de Dios, no es importante parecer poderoso sino serlo en el poder del Espíritu.
David nunca tuvo temor de parecer uno más del montón al adorar al Padre, porque se sabía elegido. Sabía quién era y no priorizó su apariencia.

Para reflexionar

¿Qué imagen te devuelve el espejo cada día? ¿Puedes dar gracias por ser como eres fisicamente e intelectualmente? ¿Acostumbras buscar alguien a quien confesarle tus pecados o temes por tu imagen?

La verdad que me rige: soy porque mi Padre ES. Soy hijo

“Porque en él vivimos, y nos movemos, y somos; como algunos de vuestros propios poetas también han dicho: Porque linaje suyo somos.” Hechos 17.28

Somos en Él, nuestra identidad se define por lo que Él dice que somos.

Familia de fe

Una familia formada por gente que se sabe hija haga lo que haga lo hará obedeciendo la voluntad del Padre, glorificándole, se ayuda mutuamente a alcanzar la meta, no importa quién sea la “cara visible”, lo único que busca es que el Padre se goce con su tarea. Lo que posee es del Padre y lo da generosamente, lo rinde en función del cuerpo y del reino. Son genuinos, no esconden sus pecados, los confiesan cuando los cometen y se apartan, practican la genuina piedad, son en lo íntimo lo mismo que en público. Su fortaleza es saberse hijos y vivir de acuerdo a esta verdad.

 

 

 

18 Comentarios

  1. Pia Benitez El 3 mayo, 2017 - 20:03

    Excelente ,como siempre alineado y guiado por el espíritu para este tiempo .

  2. Videla dario El 3 mayo, 2017 - 20:13

    Sólo puedo decir AMEN y GRACIAS… Sueño con mi familia así en la perfecta voluntad de Dios…soy director de alabanza y hace 3 meses mi mujer me dejó por otro hombre y hoy en este desierto sólo aprendo a estar con el en intimidad plena… No voy a renunciar a mi familia estoy PELEANDO con Dios de mi lado…

  3. wilson El 3 mayo, 2017 - 20:40

    Que excelente reflexión me alegro que el espíritu de Dios este hablando a sus hijos y recordando verdades del reino

  4. Gustavo Rivas Guzmán El 3 mayo, 2017 - 20:51

    Wow!! Amén! Que bendición este material, que el Señor les siga dando la gracia y siga poniendo el querer como el hacer en cada uno de ustedes para seguir bendiciendo al cuerpo de Cristo ? bendiciones!!

  5. Camilo Andrés Quintero El 3 mayo, 2017 - 22:18

    Cuanta luz trae a mi vida estas grandes verdades.
    Dios les bendiga

  6. Rach El 3 mayo, 2017 - 22:24

    Tanta verdad!! Soy Hija eso me llena el Corazón!

  7. Michelle El 3 mayo, 2017 - 22:47

    Fue Dios que me llevó a leer esto, que su tarde termine bien y en paz junto a Dios.

  8. Jorge El 3 mayo, 2017 - 23:36

    Excelente, gracias al Padre que nos recogió y nos adoptó como sus hijos.

  9. NATHALIE CABALLERO El 4 mayo, 2017 - 0:57

    GRACIAS POR COMPARTIR SUS ENSEÑANZAS.SON DE BENDICIÓN PARA MUCHOS.SALUDOS DESDE VENEZUELA.

  10. Juan Israel Méndez Reta El 4 mayo, 2017 - 1:49

    Muchas gracias por escribirlo, me identifiqué mucho con el articulo puesto que he esperado a que “las cosas en mi vida se me den para saber quien soy”; Muchas gracias, Dios les bendiga.

  11. Alejandra El 4 mayo, 2017 - 4:57

    Wow, un oasis de verdad genuina en medio de un mundo lleno de mentiras. Muchas gracias, Dios bendiga este hermoso ministerio?

  12. Neyda Abigail Alvarez El 4 mayo, 2017 - 5:29

    Que Dios les bendiga y les guarde !

  13. Maira El 4 mayo, 2017 - 5:47

    Cuanta verdad!

  14. Jeannette El 4 mayo, 2017 - 13:02

    Impecable; para pegarlo en la heladera, leerlo a diario y vivirlooo!

  15. sollieth El 4 mayo, 2017 - 15:47

    AMEN DE BENDICIÓN DIOS NOS AMA

  16. Elsy Stella Galindo González El 5 mayo, 2017 - 3:19

    Excelente reflexión a la luz de la palabra de Dios…esto reafirma mi identidad con Cristo la cual no tenia…me la has hecho comprender. Marcos Brunet Dios te bendiga, te siga usando, eres una bendición para mi vida y las naciones…

  17. Carina El 6 mayo, 2017 - 13:19

    Dios siga prosperando el ministerio toma tu lugar, en cada articulo que leo me queda dando vueltas en mi cabeza y mi corazón, es lo que genera la motivación al cambio. Gracias Dios los bendiga!!. En que iglesia en Cba se congregan?, tengo familiares que necesitan conocer un lugar donde ir.

    • TOMATULUGAR El 6 mayo, 2017 - 13:26

      Buen día, Carina. Te respondimos a tu correo. A tu servicio

      TTL

Deja un comentario

Su dirección de email no será publicada. Los campos marcados son obligatorios.