CONSTRUYAMOS BÚNQUERS 4

Hace un tiempo, un grupo de consejeros cristianos recibía diariamente decenas de personas que acudían a solicitar su servicio. Un buen día se dieron cuenta que había gente recurrente, que siempre venía a ellos con sus cargas y problemas buscando soluciones. Tuvieron temor de Dios de estar oficiando como mediadores entre Dios y los hombres, entonces implementaron un protocolo, antes de aconsejar preguntaban: “¿Ha orado y buscado respuesta en Dios a esta situación?” La mayoría de las veces la respuesta era negativa, les era más fácil acudir a los consejeros que acudir al Padre. Cuando recibían respuesta negativa les pedían que volvieran a sus casa, oraran y buscaran en la Palabra y recién entonces volvieran. La mayoría no volvía, algunos porque no cumplían con la asignación pero muchos porque al orar recibían la dirección buscada.

 “Y perseveraban en la doctrina de los apóstoles, en la comunión unos con otros, en el partimiento del pan y en las oraciones.” Hech.2.42 RVR1960

Ya vimos los tres primeros tópicos de este versículo, hoy desarrollaremos:

PERSEVERABAN EN LA ORACIÓN

El apóstol Pablo nos aconsejó:

“Orad sin cesar”. 1 Tesalonicenses 5:17 (RVR1960)

otras versiones lo dicen de la siguiente manera:

No cesen de orar.” (BLPH)

Oren en todo momento.” (DHH)

“Nunca dejen de orar.” (PDT)

Todos sabemos los beneficios de orar, hemos escuchado innumerables prédicas, leído libros y tomado escuelas y seminarios acerca de la oración pero aún así parece que orar de la manera que nos dice Pablo es un poco utópico. Por supuesto que nuestro deseo es que nuestra casa sea “casa de oración” pero la verdad es que a veces chocamos con la aparente imposibilidad de que ello suceda.

Lo privado sostiene lo público

Es necesario que entendamos que la oración no necesita ser siempre a solas. Nuestra relación con Dios es como cualquier relación de amor, debe tener momentos públicos y privados. La comunión privada sustenta la pública pero no la excluye sino que la potencia. Hagamos una analogía con el matrimonio, una pareja que tiene una vida íntima de diálogo lo manifestará en su trato cotidiano, no hay una pareja que se comunique profundamente en la intimidad pero luego, en público se ignore, eso sería incoherente, la dinámica privada  sostiene  la confianza y el trato en público. Cuando una persona tiene comunión íntima con el Padre eso lo mostrará en sus actos cotidianos. Será fácil sostener una vida de oración.

Omnipresencia revelada

Sin embargo hay gente que genuinamente ora a solas pero no lo hace fuera de las paredes de su cuarto o de ese lugar específico donde tiene comunión. Una de las causas de esto es la fortaleza mental de que Dios está en un lugar, se asocia la presencia a un espacio específico y, al salir de allí, es como si Dios se hubiera quedado. Las prácticas religiosas nos han robado la omnipresencia del Padre. Esto es un atentado a nuestra fe, ya que perdemos la conciencia de que siempre Él está con nosotros. Si permanentemente tenemos conciencia de su presencia no podremos ignorarlo, seremos movidos a hablar con Él en todo momento. Es imposible saber que alguien amado está a nuestro lado y no dirigirle la palabra, o no le amamos o no se nos ha revelado que Él está.

Casa de oración

y les dijo: «Está escrito: “Mi casa será llamada casa de oración”,pero ustedes han hecho de ella una cueva de ladrones.» Mat.21:13

Jesús dijo que a su casa se la conocería como casa de oración. En la antigüedad no había comercios y la gente vivía donde trabajaba, las casas recibían el nombre de aquello a lo que se dedicaban: una herrería es donde se hacen herrajes, una panadería es donde se hace pan,etc. La casa de Dios no sería llamada “casa de adoración”, “casa de predicación” o “casa de estudio bíblico” sino casa de oración porque esa es la ocupación principal de la casa. Tenemos la idea de que una casa es un lugar y eso era así en el antiguo pacto, en el nuevo pacto la casa somos nosotros

“Y ustedes también, como piedras vivas, sean edificados como casa espiritual y sacerdocio santo, para ofrecer sacrificios espirituales que Dios acepte por medio de Jesucristo.”  Pedro 2:5

Si nosotros somos casa de Dios, esta casa debe ser reconocida por la oración. Esa debe ser nuestra mayor ocupación, pero no vista desde la perspectiva rígida religiosa sino desde la dinámica relación de diálogo entre dos que se aman y pasan tiempo juntos.

Liberémonos de todo peso

“…liberémonos de todo peso y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante.” He.12:1

A veces pesa la religiosidad sobre nosotros y pensamos que solo podemos orar postrados, a solas y apartados. Al no ser fácil conseguir esos espacios nos frustramos. Pensemos lo siguiente: en las cárceles donde estuvo el apóstol Pablo ¿habría un lugar privado para orar? ¿Estaba en un templo? ¿Tenía música de fondo para “crear ambiente”? Por supuesto que no, aún así oraba sin cesar. Es porque Pablo era libre con respecto a dónde y cómo encontrarse con Dios. Sabia que su Padre era

“…Aquel que todo lo llena en todo” Efesios 1:23

Y si todo lo llena entonces está en todo lugar.

«Yo soy el Alfa y la Omega —dice el Señor Dios—, el que es y que era y que ha de venir, el Todopoderoso.» Ap.1:8

Y si tiene todo poder, primero recurría a Él.

Pablo podía orar sin cesar porque conocía un Dios siempre presente, interesado en él, de cuyo amor nada lo podía separar.

Nuestra vida de oración refleja cuánto conocemos de nuestro padre.

Nuestra casa, un lugar de oración

Oremos en privado, es fundamental, pero también hagamos de nuestro hogar un lugar donde se ore permanentemente. No es necesario cerrar los ojos y arrodillarse, porque hay actividades cotidianas que no lo permiten, es necesario simplemente saber que Él está.

La vida de oración que el niño de hoy adquiera será la plataforma de dependencia al Padre del hombre de mañana y le asegurará una vida plena en Dios.

Algunas sugerencias prácticas

  • La pizarra de oración siempre es un buen recurso. Haz algo atractivo. Decórala para que sea llamativa y agradable a la vista.
  • Tarjetas con formas y colores variados de acuerdo al motivo, puedes pegarlas con magnetos en las zonas de metal.
  • Tarjetas adhesivas con motivos renovados pegados en lugares estratégicos de la casa.
  • Una pizarra o algo similar donde escribir oraciones de gratitud.
  • Un mapa donde colocar cartelitos adhesivos con motivos especiales (misioneros, zonas de conflictos u otros).
  • Un cartel con recortes de periódicos o revistas (ideal para hacerlo con los niños), que las imágenes nos sirvan como recordatorios de oración. Es especialmente útil con los pequeños que todavía no leen.
  • Cantar canciones que sean oraciones y enfatizar en lo que se está pidiendo. Ej: Mi inspiración, Toma Tu Lugar. (podemos preguntar a los integrantes de la familia a quién quisiera que Dios tocara o qué situación quisiera que cambiara y cantar creyendo que Él ya está escuchando y contestando)
  • Orar pasajes bíblicos. Ej. Salmo 51
  • Hacer salidas de oración. Ej. ir a los lugares de gobiernos y orar por los gobernantes, pasar por escuelas orando por quienes allí se educan o educan a otros, dejarnos guiar para ver nuestro barrio con los ojos del Padre e ir orando por lo que vemos.
  • Cuando llevamos los niños a sus distintas actividades ir orando por sus compañeros, preguntarles por situaciones que les angustien o preocupen y orar por eso.

En el siguiente link encontrarás material gratuito para ayudarte a enseñar acerca de la oración a los niños.

http://delostales.blogspot.com.ar/search/label/Oraci%C3%B3n?m=0

Como el cuerpo se enriquece al compartir, nos gustaría que nos cuentes tu experiencia, seguramente alguien será inspirado o desafiado con ello. ¿contamos contigo?

8 Comentarios

  1. Carmen El 5 Abril, 2017 - 19:06

    Me ha encantado la idea de la pizarra, hasta para los mayores, bendiciones Dios continue engrandeciendo este ministerio.

  2. Irvin Archaga El 5 Abril, 2017 - 19:49

    Excelente, gracias por compartir!

  3. Analia El 5 Abril, 2017 - 23:39

    Excelente todo lo que están compartiendo, que sea de inspiración para muchas familias!

  4. Emanuel El 6 Abril, 2017 - 7:08

    Tremendo como estas prácticas sencillas trae armonía en el hogar,estoy casado y con dos preciosos hijos de 9 y 1año/4meses simplemente gracias!!

  5. Daniel El 7 Abril, 2017 - 13:27

    Hola .. mas que acertado. Recuerdo siempre que cuando nuestro hijo Samuel fué ordenado al ministerio le preguntaron cuando Dios le habia llamado al ministerio, el respondiò: No lo se, recuerdo que en casa teniamos un mapa donde habia fotos de misioneros y que todos los dias orabamos (los cinco integrantes de la familia uno por vez) por los misioneros…..

  6. Alessandra Prado El 19 Abril, 2017 - 15:46

    Dios usa grandemente sus vidas para ayudar a otros .gracias por compartir! Ahora termine el libro Dios no tiene favoritos tiene intimos…una bendicion!

  7. Diana El 16 Mayo, 2017 - 2:45

    Excelente enseñanza y recomendaciones

  8. Carlota El 23 Mayo, 2017 - 17:35

    Muy pero muy bueno realmente muchas verdades positivas y reales lo de la pizarra genial

Deja un comentario

Su dirección de email no será publicada. Los campos marcados son obligatorios.